Colin Kaepernick entrenará con Las Vegas Raiders esta semana

play
Análisis: 'Ojalá sea una genuina oportunidad la de Colin Kaepernick' (1:28)

Ciro analiza la oportunidad del QB de entrenar con los Raiders de Las Vegas (1:28)

Marcará el primer entrenamiento de Kaepernick con un equipo de la NFL desde que se exilió

El exmariscal de campo de los San Francisco 49ers, Colin Kaepernick, quien jugó a nivel profesional por última vez en 2016, el año en que comenzó a arrodillarse durante el himno nacional de los Estados Unidos para protestar contra la injusticia racial, está programado para entrenar esta semana con Las Vegas Raiders, dijeron fuentes de la liga a ESPN.

Marcará el primer entrenamiento de Kaepernick con un equipo de la NFL desde que se exilió, y será la primera vez que el ex mariscal de campo visita un equipo desde que voló a Seattle para reunirse con los Seattle Seahawks en mayo de 2017 antes de que dejaran pasar la oportunidad de firmarlo.

Kaepernick jugó en la Universidad de Nevada, Reno, que fue la única escuela que le ofreció una beca, y ahora el equipo profesional de Nevada es el único en la NFL que está abierto a darle otra oportunidad al activista de los derechos civiles.

El propietario de los Raiders, Mark Davis, está siguiendo el espíritu de su difunto padre Al Davis, quien participó activamente en los derechos civiles. Al Davis se convirtió en el primer propietario de la NFL en la era moderna en contratar a un entrenador en jefe negro - Art Shell-, una directora ejecutiva -Amy Trask-, y también se convirtió en el segundo propietario de la NFL en contratar a un entrenador en jefe latino -Tom Flores-.

La NFL había dicho que animaba a los equipos a darle una oportunidad a Kaepernick. Pero Kaepernick no solo no ha firmado contrato con ningún equipo, tampoco ha recibido un solo entrenamiento hasta el que ahora está previsto para esta semana.

Derek Carr actualmente es el mariscal de campo titular de los Raiders, quienes también cambiaron por el suplente Jarrett Stidham a principios de este mes en un acuerdo con los New England Patriots. Las Vegas también tiene al mariscal de campo Nick Mullens, quien firmó con los Raiders esta temporada baja.

Kaepernick, de 34 años, lanzó recientemente a receptores no seleccionados en el draft para los cazatalentos de la NFL en el medio tiempo del juego de primavera de Michigan, por invitación de Jim Harbaugh, su ex entrenador con los San Francisco 49ers.

En una entrevista con el podcast "I Am Athlete", Kaepernick señaló que sus dos exentrenadores de los Niners, Harbaugh y Chip Kelly, dijeron que "mejoró el vestuario", contrastando la narrativa de que sería una distracción para cualquier equipo que lo firme.

"Esa temporada 2016, mi último año, mis compañeros de equipo me votaron como el jugador más valiente e inspirador", dijo. “Entonces, cuando hablas con las personas que están en el edificio, nunca se ha dicho que he sido una distracción. Nunca se ha dicho que he sido un problema para las personas con las que he jugado. "

Kaepernick también dijo en la entrevista que la NFL de hoy debería estar más "alineada" con sus puntos de vista sociales, dada la postura de la liga sobre otros asuntos relacionados con las relaciones raciales en los EE. UU.

"Deben tener la leyenda 'Fin al Racismo' en la parte posterior de la zona de anotación. Deben tener 'Black Lives Matter' en tu casco. Todo lo que he dicho debe estar alineado con lo que estás diciendo públicamente", dijo. "Es un negocio de US$16 mil millones. Cuando me arrodillé por primera vez, mi camiseta pasó a ser la número 1. Cuando hice el trato con Nike, su valor aumentó en seis mil millones de dólares. Seis mil millones. Con una B.

"... Entonces, si estás hablando del lado comercial, muestra que es beneficioso. Si estás hablando del lado del juego, entra, déjame competir. Puedes evaluarme desde allí. Se supone que la NFL es una una meritocracia. Entra, déjame competir. Si no soy lo suficientemente bueno, deshazte de mí. Pero déjame entrar y mostrarte".

Kaepernick dijo que finalmente quiere ganar un campeonato después de estar tan cerca con los 49ers en el Super Bowl XLVII, donde San Francisco se quedó corto en una jugada en la derrota 34-31 ante los Baltimore Ravens.