NFL intenta sacar demanda de Brian Flores de la corte y llevarla a la mediación

Los abogados del coach argumentan que la demanda, por su objeto, pertenece en una corte federal, donde se pueda garantizar la transparencia del proceso

La NFL interpuso una promoción legal en un corte federal para intentar obligar que la demanda colectiva iniciada por Brian Flores en contra de la liga y varios equipos, en la que él y otros coaches colegas alegan discriminación racial en sus prácticas de contratación, se vaya a la mediación.

El recurso se presentó en la Corte de Distrito del Distrito Sur de New York, e incluyó los contratos editados para todos los coaches que son nombrados como demandantes en la acción legal: Flores, Steve Wilks y Ray Horton. El recurso también incluye una copia de la constitución y normas de la NFL.

La NFL argumentó en su promoción que los tres coaches accedieron al firmar sus contratos a la mediación en caso de cualquier reclamo contra los equipos que los emplearon, y que "las provisiones de mediación en la constitución de la NFL a la cual accedieron los demandantes, cubren reclamos involucrando a dos o más clubes miembros entre cualquier coach y cualquier club miembro, precisamente el caso que se presenta aquí".

La NFL también argumentó en su recurso que esos contratos firmados también obligan a cualquier reclamo en contra de la liga se vaya a la mediación, y que el precedente de la Suprema Corte requiere lleve su proceso de mediación de forma individual.

Flores, quien inició la demanda en febrero, también alegó que el propietario de los Miami Dolphins, Stephen Ross, le ofreció 100,000 dólares por derrota durante la campaña del 2019, su primera con el equipo, para mejorar su posición de draft. En su recurso interpuesto el día martes, la NFL expuso que no es una cuestión para las cortes federales, escribiendo, "Las cortes son particularmente renuentes a interferir en tales asuntos, porque los estándares internos de las ligas deportivas profesionales 'no son necesariamente familiares a las cortes, y obviamente requieren alguna especialidad en su aplicación'". Como apoyo a ese argumento, la NFL citó Charles O. Finley & Co. v. Kuhn (1978) y Crouch v. NASCAR (1988) como precedentes.

Douglas Wigdor, uno de los abogados de Flores, había argumentado ante un juez en mayo que la mediación es el camino equivocado para resolver la demanda, Los abogados de Flores también dijeron en un comunicado emitido en abril, que cuando la NFL expresó en primera instancia su deseo de llevar el caso obligadamente a la mediación, hacerlo eliminaría la muy necesaria transparencia del caso.

Los abogados de Flores desean que el caso se mantenga en la corta para un juicio ante jurado, donde eventualmente se mudaría a la etapa de descubrimiento, y cada parte tendría acceso a los documentos relevantes de la contraparte.

Es probable que un juez federal de Manhattan no haga una determinación sobre el asunto hasta finales del verano, por muy pronto.

David Gottlieb, un abogado para los coaches, dijo el miércoles que mover el caso hacia el secreto de la mediación era, en efecto, "despojar a nuestros clientes de sus derechos".

"La mediación es privatizar a la rama judicial", sentenció Gottlieb. "Todo lo que pedimos es un proceso justo y abierto".

Dijo que los abogados para los coaches argumentarán que la demanda contra la liga pertenece a la corte federal porque cualquier acuerdo que lleve a la mediación fue firmado con los equipos, en lugar de la liga.

Flores alega discriminación de los Dolphins por su despido en enero, y de los Denver Broncos, New York Giants y Houston Texans, equipos con los que se entrevistó para vacantes de head coach, pero que no lo contrataron. Flores alegó que recibió entrevistas "fingidas" por parte de los Broncos y Giants para satisfacer los requerimientos de la 'Rooney Rule' que exige entrevistar a coaches minoritarios. Los Texans fueron agregados más tarde a la demanda, después de que Flores alegara que el equipo condujo "represalias" en su contra por la demanda, al no contratarlo.

Los Arizona Cardinals y Tennessee Titans fueron agregados a la demanda en abril cuando Wilks y Horton se unieron a la acción legal. Wilks alega que "no se le brindó una oportunidad significativa para tener éxito", por los Cardinals, quienes lo despidieron después de una temporada en la que Arizona finalizó con registro de 3-13. Horton fue descartado por la vacante de los Titans en favor de Mike Mularkey, en el 2016.

Mularkey, quien había sido el head coach interino para los nueve partidos finales de la campaña del 2015, dijo en una entrevista para un podcast en el 2020 que los propietarios de los Titans le dijeron que se quedaría con el puesto, antes de completar el proceso de entrevistas, incluyendo las entrevistas a dos candidatos minoritarios.

Flores está actualmente empleado por los Pittsburgh Steelers como un asistente defensivo senior y coach de linebackers. Wilks está actualmente empleado por los Carolina Panthers como coordinador del juego defensivo de pase, y coach de secundaria. Copias editadas del contrato de Flores con los Steelers y de Wilks con los Panthers también fueron añadidas a la promoción de la NFL, así como el contrato de Flores con los New England Patriots, equipo para el que laboró antes de ser contratado por los Dolphins.

Horton está ahora retirado.

Información de AP fue utilizada en la redacción de esta nota.