57 razones para no perderse el Super Bowl LVII

play
¿Quién lo gana Eagles o Chiefs? Los pronósticos de los conductores de ESPN (1:56)

Ciro, Kary, Caro, Paulina, Sergio, Lalo y Miguel te comparten a quién ven quedándose con el triunfo. (1:56)

Llegó el ansiado día para concoer al nuevo campeón de la NFL, y como no podía ser de otra forma, el Super Bowl aguarda con grandes tramas a seguir

Llegó el tan esperado domingo del Super Bowl LVII, y es momento de conocer al campeón de la temporada del 2022-23 de la NFL.

Los Kansas City Chiefs y Philadelphia Eagles terminaron como los mejores equipos en la temporada regular de sus respectivas conferencias, y sobrevivieron a los desafíos de playoffs para llegar hasta este momento.

Motivos para no perderse el juego, sobran, y aquí enumeramos 57 razones para no perderse el Super Bowl LVII (5:30 tiempo del centro de México, ESPN y Star+):

1. El espectáculo. Más allá de lo que representa el Super Bowl LVII como culminación de la temporada, es un show increíble por sí mismo. Extraoficialmente, es considerado un día festivo en los Estados Unidos, y poco a poco va sumando nuevos televidentes alrededor del planeta.

2. Los quarterbacks. No existe una posición más importante en el fútbol americano que la de quarterback, y en Super Bowl LVII presenta el duelo entre los que mejor se desempeñaron en la posición a lo largo de la temporada regular, algo que no siempre sucede en el deporte colectivo por excelencia.

3. El Trofeo Vince Lombardi. La pieza de poco más de 3 kilogramos de peso y casi 53 centímetros de altura es creado por Tiffany Co. desde 1966. El trofeo tarda unos cuatro meses en elaborarse, con un costo cercano a los 50,000 dólares. Sin embargo, el valor real del trofeo, bautizado en honor al ex head coach de los Green Bay Packers, puede considerarse incalculable.

4. State Farm Stadium. Inaugurado en el 2006, el escenario del Super Bowl LVII está recibiendo su tercer partido por el Trofeo Vince Lombardi en su historia. entre las características más especiales del estadio, está que emplea pasto natural, a pesar de ser un inmueble techado. La superficie del juego es ingresada y extraída por medio de una apertura en una de las cabeceras del estadio sobre una "charola" inmensa.

5. Patrick Mahomes. No solamente estamos ante el mejor quarterback en la actualidad, sino un talento de época que ya a superado estadísticamente a varios de los pasadores que tienen bustos de bronce en el Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional. Así de bueno es. Kansas City tiene un mago en los controles, con una capacidad sin paralelo para hacer que funcionen las cosas cuando todo parece perdido. Esa habilidad para improvisar garantiza que, siempre que pise un emparrillado, habrá jugadas espectaculares con el sello Mahomes.

6. Jalen Hurts. La mayor revelación de la temporada, Hurts tranquilamente pudo haber ganado el premio a Jugador Más Valioso de la temporada, de no haber sido por una lesión que le robó un par de partidos hacia el final de la campaña. Pocos quarterbacks logran un salto cualitativo tan grande en tan poco tiempo, y ahora que Philadelphia se ha animado a emplear a Hurts más por tierra que en el pasado, realmente se ha destapado el potencial de Hurts. Rodeado por una plantilla que cree firmemente en él, es un digno rival para Mahomes en el duelo de quarterbacks.

7. Se escribe historia para quarterbacks afroamericanos. Hace 35 años, Doug Williams se convirtió en el primer quarterback de raza negra en iniciar como titular un Super Bowl, y ganar el mismo. Fue nombrado Jugador Más Valioso del Super Bowl XXII con Washington. No obstante, la puerta no se ha terminado de abrir, por completo, para los quarterbacks afroamericanos. Desde entonces, solamente dos quarterbacks de raza negra lo han ganado todo desde entonces: Russell Wilson y Patrick Mahomes. El Super Bowl LVII es apenas la primera ocasión en la historia de la NFL en que saltan al campo dos quarterbacks de raza negra como titulares.

8. La interpretación del himno de los Estados Unidos. La interpretación del himno correrá a cargo de Chris Stapleton. Una de las apuestas más populares en torno al juego es la duración del mismo. El Sportsbook de FanDuel tiene su línea de altas/bajas para la duración del himno este año en 119.5 segundos --o un minuto con 59.5 segundos--, un poco más alto del promedio de 1:57 segundos desde el Super Bowl XXV (Whitney Houston).

9. Un sobrevuelo especial. Como parte de las festividades previas al partido del Super Bowl LVII, habrá una ceremonia especial de reconocimiento para las mujeres aviadoras de la fuerza naval, a 50 años de que se les permitiera ingresar por primera ocasión a la academia de vuelo. Siete mujeres conformado una formación de diamante ejecutarán el tradicional sobrevuelo, siempre sincronizado a la perfección para coincidir con el cierre del himno.

10. ¿Cara o cruz? En la historia del Super Bowl, 27 veces ha caído el lanzamiento de moneda en cara, mientras que las otras 29 veces ha caído en cruz. aunque la diferencia entre una y otra proposición están dentro delo esperado para un evento azaroso con dos resultados posibles, se trata de otra de las apuestas populares en torno al juego. DraftKings Sportsbook y Bet MGB tienen las probabilidades para apostar cara o cruz en -105, mientras que FanDuel está en -104. Quizás más interesante, está que Fan Duel tiene a Chiefs en +310 para ganar el volado y ganar el partido, y a Eagles en +260 para ganar el volado y ganar el partido.

11. Un duelo fraternal. En el Super Bowl XLVII, los hermanos Jim y John Harbaugh se convirtieron en los primeros hermanos enfrentándose en un Super Bowl. Jim Harbaugh fungía --y se mantiene-- como head coach de los Baltimore Ravens, mientras que John Harbaugh llegaba en el mismo puesto, pero para los San Francisco 49ers. Este año, Jason y Travis Kelce se convierten en el primer par de hermanos que se encuentran en un Super Bowl como rivales, pero en calidad de jugadores. La gran ganadora, sin embargo, ha sido su madre, Donna Kelce, una de las estrellas de la semana previa al gran partido.

12. Futuros inmortales del Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional. No faltan los grandes estelares en el mayor escenario de la NFL. En este punto, puede asegurarse con total seguridad que Patrick Mahomes y Travis Kelce, de los Chiefs, tienen prácticamente asegurado su ingreso a Canton una vez que concluyan sus carreras como jugadores. Jason Kelce, Ndamukong Suh y Fletcher Cox, de los Eagles, podrían meterse en la conversación en algún punto, con los tres ya cerca del final de sus trayectorias. Chris Jones, de Kansas City, va en camino, pero todavía le falta mucha senda para recorrer hacia Canton, Ohio.

13. El arte de 'La Morena'. Lucinda Hinojos, conocida como 'La Morena', fue la encargada de crear parte del arte visual del Super Bowl LVII, incluido el diseño de los boletos del partido, un balón conmemorativo del encuentro, y un enorme mural en Phoenix. Hinojos es la primera mujer de raíces chicanas y nativo-americanas en ser distinguida con este honor.

14. Revancha para Andy Reid. El head coach de los Chiefs es apenas el quinto entrenador en la jefe en la historia del juego en enfrentar a su equipo en un Super Bowl. También, es el segundo en conducir a los dos equipos en cuestión hasta el gran escenario, luego de que Dan Reeves lo hiciera primero con los Denver Broncos (XXI, XXII y XXIV), y luego contra ellos, al frente de los Atlanta Falcons (XXXIII). Reid condujo a los Eagles hasta el Super Bowl XXXIX. La última vez que se enfrentaron estos equipos, en la campaña regular del 2021, la victoria de los Chiefs sobre los Eagles fue el triunfo N° 100 para Reid en Kansas City, convirtiéndolo en el primer head coach en la historia del juego en amasar una centena de triunfos con dos franquicias diferentes, después de haberlo logrado previamente en Philly.

15. Casino en State Farm Stadium. En agosto pasado, justo antes del inicio de la campaña regular, BetMGM y State Farm Stadium debutaron el primer casino de apuestas deportivas en un estadio de la NFL, inaugurando una nueva era de entretenimiento. Eso significa que el Super Bowl LVII será el primer juego por el título de la NFL en su historia jugado en un estadio con su propia casa de apuestas. Se espera que este año se impongan récords de apuestas en torno al Super Bowl, y con toda seguridad habrá mucha acción in situ. Progresa, así, la apertura de la NFL hacia un tema que, hasta hace muy poco seguía siendo tabú.

16. El juego terrestre de Eagles. Los Eagles fueron el equipo con el quinto mayor total de yardas terrestres en la NFL (2,509), pero lideraron a la liga en touchdowns terrestres (32), ocho más que el segundo lugar. También, fueron segundos en primeros intentos conseguidos por tierra, y cuartos en acarreos de al menos 10 yardas. Esperen ver una alta dosis de juego terrestre para Philadelphia en el partido más importante del año, sobre todo, considerando que la lesión en el hombro de Jalen Hurts no ha sanado del todo.

17. El juego aéreo de Chiefs. Por aire, los Chiefs lideraron a la liga en Total QBR (77.4), yardas por pase (5,062), pases de anotación (41), y porcentajes de pase completos (66.8), gracias principalmente a Patrick Mahomes. Sin embargo, vale la pena reconocer que todo eso se logró a pesar de que el equipo se deshizo de Tyreek Hill en un canje de receso de temporada, lo que ensalza todavía más el trabajo del pasador.

18. Cuatro en doble dígito de capturas. Por primera vez en la historia de la NFL, hubo un equipo con cuatro jugadores alcanzando al menos 10 capturas durante la campaña regular. Los Eagles consiguieron dicha hazaña gracias a Haason Reddick (16), Javon Hargrave (11), Josh Sweat (11) y Brandon Graham (11). Contar con una campaña de 17 partidos de temporada regular sin duda ayudó, pero no se puede minimizar el talento de esta unidad.

19. "The helmet catch". Los dos Super Bowls previos realizados en el State Farm Stadium han aportado jugadas imborrables para la historia del juego. El primero de ellos, Super Bowl XLII, es recordado sobre todo porque los New York Giants vencieron a los New England Patriots impidiendo que completaran apenas la segunda temporada perfecta en la historia moderna de la liga. La jugada crucial fue una recepción de David Tyree, apresando el balón con una mano contra el casco mientras era derribado por dos defensivos en el centro del campo, a pase largo de Eli Manning después de haberse escapado de lo que parecía una captura segura. Quien haya visto esa jugada en algún momento no la olvidará jamás.

20. Las adiciones de media temporada. El año pasado, Odell Beckham Jr. anotó el primer touchdown del Super Bowl LVI antes de quedar fuera por una lesión de rodilla. Este año, nombres como Ndamukong Suh firmó como agente libre a media temporada para Philadelphia, mientras que Robert Quinn llegó a los Eagles y Kadarius Toney a los Chiefs vía canje, justo antes del plazo límite. ¿Quién de ellos tendrá un impacto clave en el juego?

21. Isiah Pacheco. De origen puertorriqueño, Pacheco es un novato de séptima ronda que poco a poco ganó protagonismo en el ataque de los Chiefs, hasta hacerse con el puesto de corredor titular. No son muchos los novatos de séptima ronda de los que puede esperarse un papel preponderante en el plan de juego para un Super Bowl, pero ese será el caso para Pacheco este día, con todo y que Clyde-Edwards-Helaire fue activado desde la lista de reservas lesionados a tiempo para participar en el encuentro.

22. La larga historia de los Eagles. La historia de los Philadelphia Eagles comienza en 1933, cuando un grupo liderado por Bert Bell, eventual comisionado de la NFL, adquirió los derechos de la franquicia tras la desaparición de los Frankord Yellow Jackets de Philadelphia. Han sido campeones de la NFL cuatro veces, tres antes de la era del Super Bowl (1948, 1949 y 1960) y una vez más en la era moderna del juego (Super Bowl LII).

23. La no tan larga historia de los Chiefs. Los Kansas City Chiefs surgieron a la vida como los Dallas Texans en 1959, participando en la campaña inaugural de esa liga en 1960. En 1963, se mudaron a Kansas City y cambiaron el nombre a Chiefs. Fueron campeones de la AFC en tres ocasiones antes de la fusión de las ligas: 1962, 1966 y 1969. Han sido campeones del Super Bowl en dos ocasiones, en la edición IV, último antes de la fusión de las ligas, y en el Super Bowl LIV.

24. Bonos por cobrar. JuJu Smith-Schuster podría embolsarse un millón de dólares adicionales, a lo ya programado por la temporada, si participa en más de la mitad de las jugadas ofensivas de Kansas City, y los Chiefs resultan campeones. Eso es por una cláusula de incentivo en su contrato. Otros jugadores que podían ganarse bonos adicionales por incentivos en el Super Bowl LVII son Brnadon Williams y Ndamukong Suh, de los Eagles. Nada mal para un domingo de trabajo.

25. Carl Cheffers y las cebras. Por segunda ocasión en tres años, y tercera ocasión en total, Cheffers liderará a los oficiales en el Super Bowl. Los Chiefs cayeron en el Super Bowl LV, la asignación más reciente de Cheffers en el gran partido. Ya tiene mucho tiempo, pero en la postemporada de la campaña del 2017, Travis Kelce fue multado por criticar severamente a Cheffers luego de que Kansas City cayera ante los Pittsburgh Steelers en la Ronda Divisional.

26. Ventaja mínima para Kansas City. En la serie histórica entre los dos equipos, los Chiefs están arriba, por lo mínimo, 5-4. La última vez que se enfrentaron fue en la campaña regular del 2021, cuando una actuación de cinco pases de anotación de Patrick Mahomes entregó la victoria a Kansas City por 42-30 en Philadelphia.

27. Rihanna en el medio tiempo. La artista originaria de Barbados no ha lanzado un álbum nuevo desde el 2016 ("Anti"), pero nadie puede decir que ha estado perdiendo el tiempo. Después de todo, es la segunda mujer más rica en la industria del entretenimiento, y primera en el mundo de la música, según Forbes, gracias a su éxito como empresaria con sus líneas de maquillaje y lencería, sus apariciones en cine, y la música que ha lanzado en los años recientes, incluyendo una pista para la película "Black Panther: Wakanda Forever", lanzada el año pasado. Con un tour programado para el 2023, su espectáculo de medio tiempo promete estar a la altura de los más memorables en la historia del Super Bowl.

28. Los invitados al espectáculo de medio tiempo. En años recientes, se ha hecho costumbre que el artista principal se ve acompañado por otras personalidades durante el medio tiempo. Entre las contadas excepciones están The Weeknd y Lady Gaga, pero nombres inmensos como Lenny Kravitz, Beyoncé, Bruno Mars, Red Hot Chili Peppers, 50 Cent y Bad Bunny han aparecido como invitados especiales en ediciones pasadas. No se ha anunciado un invitado especial para este año, pero siempre puede haber sorpresas.

29. Los comerciales del Super Bowl LVII. El Super Bowl ha marcado, desde hace tiempo, una fecha crítica en el calendario de las campañas publicitarias. Muchas empresas utilizan el gran evento para lanzamiento de productos o campañas nuevas. Eso explica que, en promedio, 30 segundos de tiempo aire durante el partido costarán 7 millones de dólares para este año. Después, siempre queda calificar quiénes estrenaron los mejores y peores comerciales del Super Bowl.

30. Robert Quinn. Junto a Isiah Pacheco, se trata de uno de dos latinoamericanos presentes en el Super Bowl LVII, ambos con raíces boricuas. Quinn ya no es la fuerza dominante de otros años, pero es parte importante de una rotación incasable que no da tregua a los quarterbacks rivales. Si gana Philadelphia, se trataría de otro gran logro para su familia. Su hermana, Jasmine Camacho-Quinn, fue medallista de oro en 100 metros con vallas, representando a Puerto Rico, en la más reciente justa olímpica.

31. La intercepción de Malcolm Butler. El Super Bowl XLIX fue el segundo en celebrarse en el State Farm Stadium, aunque en ese tiempo llevaba otro nombre, por cuestiones de patrocinio. En esa instancia, también hubo una jugada insólita que definió el encuentro. En la yarda 1 de los Patriots, y con cerca de 20 segundos en el reloj de juego, los Seahawks estaban por darle la vuelta a un marcador de 28-24. Seattle mandó una jugada de pase, pero el envío corto y rápido de Russell Wilson a Ricardo Lockette fue interceptado por Butler gracias a una anticipación increíble que ayudo a New England a conservar el resultado y con ello, sumar otro anillo de Super Bowl. Es recordada como una de las mejores jugadas defensivas en la historia del gran juego.

32. El tobillo de Patrick Mahomes. El quarterback de los Chiefs sufrió un esguince en la parte alta del tobillo durante el triunfo de la Ronda Divisional contra los Jaguars. Debió abandonar el partido, aunque regresó más tarde para culminar el juego, y participó en la totalidad del Juego de Campeonato de la AFC, visiblemente disminuido. Con dos semanas más de rehabilitación, Mahomes debe estar en mejor forma, pero seguramente no al 100 por ciento. Mover las plataformas de lanzamiento de sus envíos es importante para el quarterback que pasa más seguido desde fuera del bolsillo, por lo que el efecto de la lesión en el juego no puede desestimarse.

33. Frank Clark. En el Juego de Campeonato de la AFC de la campaña del 2018, Dee Ford se alineó sobre la zona neutral de la línea de golpeo y ese castigo le costó a Kansas City el resultado ante los New England Patriots. Unas semanas más tarde, Clark arribó a los Chiefs como su reemplazo. Aunque ya no es el mismo jugador de antes, suma 13.5 capturas en la postemporada de NFL, tercero en la lista de todos los tiempos, detrás de Willie McGuinest con 16 y Bruce Smith con 14. Tres capturas en el Super Bowl LVII le significarían catapultarse hasta el primer lugar histórico en esa lista.

34. Revancha para Nick Sirianni. Cuando Andy Reid fue despedido al término de la campaña del 2012 como head coach de Philadelphia, encontró acomodo de inmediato en el mismo puesto, para Kansas City. Ahí trabajaba como coach de receptores abiertos Nick Sirianni, quien no fue retenido con la llegada del grupo de trabajo de Reid, quedándose sin empleo hasta que aterrizó con los San Diego Chargers. Eventualmente, Sirianni llegó al timón de los Eagles, completando uno de los círculos más inusuales.

35. Haason Reddick. La gran revelación defensiva de los Eagles en este año fue Haason Reddick, quien venía de pasar una temporada, también muy fructífera, con los Carolina Panthers, luego de iniciar su carrera con los Arizona Cardinals. Un 2022 que le vio ganar su primera invitación al Pro Bowl, una selección al segundo equipo All-Pro, y un cuarto lugar en la votación por Defensivo del Año puede verse coronada por una gran actuación en el Super Bowl LVII.

36. Los osos del Super Bowl. Desde el intento fallido de pase de Garo Yepremian para los Miami Dolphins en el Super Bowl VII, hasta los dos pases de Neil O'Donnell lanzados directo a las manos de Larry Brown en el Super Bowl XXX, pasando por el increíble pase de touchdown dejado caer de las manos por Jackie Smith de los Dallas Cowboys en el Super Bowl XIII, el súper domingo ha estado lleno de jugadas insólitas por las razones equivocadas. ¿Cuántas de esas veremos entre Eagles y Chiefs?

37. Los receptores abiertos de Chiefs. Hace un año, Kansas City presumía en su plantilla al receptor abierto más eléctrico de la NFL. Durante el receso de temporada, sin embargo, Tyreek Hill fue traspasado a los Miami Dolphins. A pesar de ello, Patrick Mahomes lideró a la liga en yardas por apse y pases de touchdown, aunque el peso específico de sus armas ofensivas perimetrales se diluyó notablemente. Llegaron JuJu Smith-Schuster, Marquez Valdes-Scantling y Kadarius Toney de diferentes equipos, y Skyy Moore vía draft, y la ofensiva de los Chiefs logró adaptarse lo suficiente para regresar al gran escenario del súper domingo.

38. ¿Tom Brady en la mira? No, nadie está a punto de arrebatarle el récord a Brady de mayor número de títulos de Super Bowl, con sus siete. Pero, con una victoria, Mahomes podría ganar su segundo anillo a la edad de 27, mientras que Hurts aspira a su primero a los 24, misma edad de Brady cuando él obtuvo también el primero. El camino es muy largo por delante, pero Brady obtuvo cuatro de esos siete pasando los 36 años de edad, así que hay tiempo. Además, por un lugar hay que empezar.

39. El hombro de Jalen Hurts. Una lesión en el hombro obligó a Hurts a perderse dos partidos de la temporada regular. Seguro, ya han pasado varias semanas, y el hombro está cerca de la normalidad, aunque no está ahí del todo. El problema es que el juego terrestre de Hurts es ingrediente importante para la ofensiva de Hurts, y si el quarterback todavía no se siente seguro para afrontar el contacto, como ha sido evidente en los playoffs, la ofensiva de Philadelphia podría estar jugando sin una de sus mejores armas para asegurar la victoria.

40. A.J. Brown. Todos recuerdan la sorpresa durante el Draft 2022 cuando los Tennessee Titans decidieron traspasar a Brown a los Eagles, en lugar de brindarle la extensión de contrato que pedía a su equipo original. Menos de un año más tarde, Brown tiene su contrato en la mano y está ante la posibilidad de obtener un anillo de Super Bowl, luego de una temporada en la que estableció toda clase de récords personales como el arma aérea más importante para Philadelphia.

41. Kendall Blanton. Normalmente, no hablaríamos de un ala cerrada de escuadra de prácticas, pero Blanton inició en este mismo escenario, hace un año, para Los Angeles Rams. Blanton no jugará el Super Bowl LVII para los Chiefs, pero si la victoria en para Kansas City, Blanton uniría su nombre al de Ken Norton Jr. (Cowboys, XXVII y XXVIII/49ers XXIX), Deion Sanders (49ers, XXIX/Cowboys, XXX), Derrick Martin (Packers, XLV/Giants XLVI), Brandon Browner (Seahawks, XLVIII/Partitos XLIX), Chris Long (Patriots, LI/Eagles LII), LeGarrette Blount (Patriots LI/Eagles LII) y LeSean McCoy (Chiefs, LIV/Buccaneers LV) en alcanzar la hazaña.

42. Travis Kelce. Se puede esgrimir fácilmente que Kelce es el mejor ala cerrada de la NFL, o al menos uno de los mejores dos, junto a George Kittle de los San Francisco 49ers. En términos de juego aéreo, no tiene igual. Con ocho selecciones al Pro Bowl y cuatro designaciones como All-Pro de primer equipo, es un talento generacional en la posición, y el hombre más cercano a Patrick Mahomes en la ofensiva. La mayor parte de la ofensiva de los Chiefs pasará por él.

43. El trío de Reid. Jason Kelce, Brandon Graham y Fletcher Cox son los tres jugadores de Philadelphia reclutados por Reid durante su tiempo al frente de los Eagles, que se mantienen en plantilla. Reid ha hablado maravillas, y lo sigue haciendo, respecto a su tiempo con el equipo, y durante el Opening Night, el head coach de los Chiefs saludó efusivamente al trío. Pero, por cerca de tres horas y medias, habrá toda la intención de vencerse mutuamente entre los tres baluartes de Philadelphia y el entrenador que les dio su primera oportunidad en la liga.

44. DeVonta Smith. A pesar de ganar, entre muchos otros galardones individuales, el Trofeo Heisman del 2020 durante su temporada final como universitario en Alabama, no muchos creyeron en el potencial de Smith para la NFL, considerando su espigada carrocería y poco tonelaje. Con apenas 170 libras en sus 6 pies de estatura, el argumento era que no estaba construido para soportar el castigo de la NFL. Casi dos años más tarde, es una pieza clave para los campeones reinantes de la NFC, contribuyendo semanalmente con atrapadas espectaculares que lo separan de la abrumante mayoría de jugadores en su posición.

45. ¿Jerseys blancos, o de color? Una de las supersticiones más curiosas respecto al Super Bowl tiene que ver con el color de los jerseys. En 36 de las 56 ediciones previas del Super Bowl, el equipo portando jerseys blancos ha resultado campeón, incluyendo 15 de los últimos 18. Entre las notables excepciones, los Eagles ganaron el Super Bowl LII portando jerseys verdes, y los Chiefs conquistaron el Super Bowl LIV portando jerseys rojos. Este año, los Eagles salen usando el verde --, de hecho, nunca han jugado de blanco en ninguna de sus ahora cuatro apariciones de Super Bowl--, y los Chiefs jugarán de blanco, apenas la segunda ocasión en que usen ese color, después de portarlo en el Super Bowl I.

46. Contratos en juego. Jugadores de Eagles y Chiefs tienen la mente en otra cosa en estos momentos, pero el Super Bowl LVII será el último partido para varios de ellos con su actual uniforme. Para Philadelphia, nombres como Brandon Graham, Javon Hargrave, Fletcher Cox, Jason Kelce, James Bradberry, Isaac Seumalo, Kyzir White, Miles Sanders, Boston Scott y C.J. Gardner-Johnson son elementos más importantes que apuntan a la agencia libre. Para Kansas City, hay que considerar a Orlando Brown Jr., JuJu Smith-Schuster, Andrew Wylie, Carlos Dunlap, Chad Henne, Jerick McKinnon, Mecole Hardman y Juan Thrnhill entre los elementos más importantes.

47. L'Jarius Sneed. Después de Mahomes, el lesionado de mayor impacto potencial para Kansas City es Sneed, su mejor esquinero. Apareció como partícipe total en el reporte final de lesionados de la semana del Super Bowl, pero todavía un día antes fue mencionado como limitado. Sneed se perdió prácticamente la totalidad del Juego de Campeonato de la AFC por una conmoción sufrida al inicio. Sin Sneed, frenar los pases largos hacia el exterior para A.J. Brown y DeVonta Smith se complica exponencialmente.

48. Jerick McKinnon. Durante el Super Bowl LIV, los Chiefs obtuvieron una producción inesperadamente útil hacia su triunfo contra los San Francisco 49ers por parte del corredor Damien Williams, un jugador de rol que se destapó ese día para más de 100 yardas terrestres y un touchdown. McKinnon podría ser el nuevo Williams. Estancado detrás de Clyde Edwards-Helaire al inicio de la campaña, McKinnon ha ido ganando protagonismo semana a semana a lo largo del año, incluso a pesar de que Isiah Pacheco es el titular. McKinnon es un ex quarterback universitario altamente versátil por aire y por tierra, y podría resultar clave para abrir espacios en la defensiva de Philly.

49. Darius Slay. El mejor esquinero de Philadelphia parece un nombre olvidado, jugando en la sombra de una frontal defensiva dominante. De cualquier manera, no podemos olvidar que estamos ante un cinco veces seleccionado al Pro Bowl que puede ajustarse a cualquier cobertura. Luego de pasar el inicio de su campaña acumulando malos resultados colectivos con los Detroit Lions, Slay puede coronar una carrera ejemplar con los Eagles, su segundo equipo.

50. La maldición del MVP. La última vez que un Jugador Más Valioso de la temporada regular pudo ganar, también, un Super Bowl, fue en el siglo pasado. En la campaña de 1999, Kurt Warner consiguió la proeza, convirtiéndose en el sexto MVP en alzar, también, el Lombardi. Desde entonces, nadie más lo ha logrado, con Mahomes encarando este domingo la posibilidad de unir su nombre a los de Bart Starr, Terry Bradshaw, Emmitt Smith, Joe Montana, Steve Young y Warner como los únicos en conseguirlo en la historia del juego.

51. Ndamukong Suh. Una de las figuras más polarizadoras en la NFL, Suh es un ex Defensivo del Año que se ha ganado fuertes críticas por tácticas de juego que rayan en la ilegalidad. Suh llegó a dominar en la liga jugando para un equipo malo, los Detroit Lions, y aunque ya está en la parte final de su trayectoria, fue campeón con los Buccaneers hace un par de años, como titular en la línea defensiva. Hoy, es parte de una rotación de alto calibre, pero no sería sorpresivo si estamos ante el último partido de NFL de uno de los linieros defensivos interiores más súper dotados de años recientes.

52. La línea ofensiva de Kansas City. Para todo lo que se ha hablado de la enorme calidad de los defensivos de Philadelphia especializados en presionar a los quarterbacks, junto con la posible falta de movilidad ideal de Patrick Mahomes por su tobillo, está claro que buena parte del peso del resultado para Kansas City este domingo descansa en los hombros de sus cinco linieros ofensivos. Tres de ellos, el tackle Orlando Brown Jr., el guardia Joe Thuney y el centro Creed Humphrey, fueron elegidos al Pro Bowl este año. Tranquilamente, el otro guardia, Trey Smith, pudo haber sido elegido, también. El tackle derecho Andrew Wylie, por su lado, es un nómada de la NFL que encontró un nicho en las trincheras de Kansas City, a pesar de no haber sido la primera elección para el puesto. Los reflectores estarán posados sobre él.

53. Récord de capturas en juego. Los Eagles se quedaron a apenas dos capturas de igualar la marca de los Chicago Bears de 1985 para capturas en una temporada, de 72.

54. Andy Reid. Cuando decida que ha sido todo, le esperará con las puertas abiertas el recinto de Canton, Ohio. Reid pasará a la historia como una de las grandes mentes ofensivas en la historia moderna de la NFL, y mientras tenga a Patrick Mahomes a su lado, seguirá compilando grandes números. Eso sí, hay que aceptar que, un anillo de Super Bowl para tan larga y exitosa carrera sabe a poco, hasta ahora. Quizás, todo eso cambie este domingo por la noche.

55. Nick Sirianni. Llegó al puesto de head coach de los Eagles en un momento de mucha confusión y disputas internas, sucediendo a Doug Pederson, quien hacía no mucho había llevado a Philadelphia a ganarlo todo. Sirianni poco a poco le ha imprimido un sello particular al vestidor, y sus pupilos creen firmemente en él. Uno de los head coaches más jóvenes en la NFL, el camino es todavía bastante largo para él, pero si algo debió aprender de su predecesor, es que nada está garantizado.

56. Jugador Más Valioso. Los quarterbacks, lógicamente, tienen las mejores probabilidades, con líneas de apuesta para Patrick Mahomes y Jalen Hurts que oscilan ente +130 y +140. Después, hay un salto importante hasta Travis Kelce, en +1300. Todavía más lejos aparecen A.J. Brown en +2200, Miles Sanders en +2500 y DeVonta Smith en +3000. Haason Reddick es el defensivo con las mejores probabilidades, en +3500, seguido por Chris Jones en +5000. Isiah Pacheco también aparece asignado con una línea de +5000.

57. El campeón de la NFL. La era del Super Bowl ya abarca más tiempo que la primera era de la NFL. Una victoria significaría para los Chiefs su segundo campeonato de la NFL, y tercer Super Bowl, mientras que los Eagles podrían coronarse por quinta vez en la NFL, y segunda vez en un Super Bowl. En ambos casos, las victorias de Super Bowl son recientes para estos clubes. Como sucede con todo, nada es suficiente. Ni siquiera un anillo. Cualquiera de los dos equipos que gane este domingo está mejor construido para seguir peleando en el futuro inmediato que los dos últimos campeones del Super Bowl, Tampa Bay Buccaneers y Los Angeles Rams, clubes cargados de veteranos entrados en años y con contratos inflados. Después del Super Bowl LVII, habrá mucha charla alrededor de la palabra dinastía. ¿Quién podrá reunir los elementos necesarios para considerarse como la siguiente gran dinastía de la NFL?