No preocupa a 49ers ausencia de Nick Bosa en campamento de entrenamiento

El Jugador Defensivo del Año reinante se ha mantenido alejado del club mientras espera lo que proyecta como una extensión de contrato récord para la NFL

SANTA CLARA -- Los San Francisco 49ers casi han completado la primera semana de su campamento de entrenamiento y siguen sin el ala defensiva Nick Bosa, pero el gerente general John Lynch dijo no estar preocupado "para nada" respecto a alcanzar un acuerdo con el Jugador Defensivo del Año reinante de la NFL.

"No me gusta no tener aquí a uno de mis mejores jugadores", admitió Lynch este lunes, antes de que los 49ers celebraran su primera práctica con equipamiento completo del campamento. "Tenemos un historial realmente muy bueno del que estoy orgulloso de poder contar con nuestros jugadores, pero también lo comprendo. Y, comprendo que vamos a tener que mostrar algo de paciencia y comprender que al final esto se va a resolver".

Oficialmente, Bosa está considerado como boicot mientras se mantiene alejado del complejo del equipo en espera de que se complete una lucrativa extensión de contrato que, se espera, lo convierta en el jugador defensivo mejor pagado en la historia de la liga.

Bosa está por comenzar el quinto y último año de su contrato de novato, firmado en el 2019. El pasado receso de temporada, los Niners y Bosa acordaron esperar otro año antes de hablar de una extensión.

Todo lo que hizo Bosa en ese tiempo fue liderar a la liga con 18.5 capturas junto a 51 tacleadas, dos balones sueltos forzados y 58 apresuramientos de quarterback (tercero en la NFL) en camino a ganar su primer premio como Jugador Defensivo del Año y obtener su primer nombramiento como All-Pro de primer equipo, además de su tercera invitación al Pro Bowl.

Esa producción puso a Bosa en fila para igualar o superar el promedio de 31.67 millones de dólares anuales que cobra el tackle defensivo Aaron Donald de Los Angeles Rams, y los 80 millones de dólares en garantías totales que el linebacker externo T.J. Watt obtuvo de los Pittsburgh Steelers.

Cuando se le preguntó respecto a convertirse en el defensivo mejor pagado de la liga al término de la pasada temporada, Bosa señaló que no había pensado demasiado en eso, y que solamente "voy a ver hacia dónde va".

Bosa, quien prefiere entrenar junto a su hermano Joey en casa en Florida durante el receso de temporada, no se apareció al minicampamento obligatorio de San Francisco en junio, y mostró un tono optimista de que algo se resolvería justo antes del inicio del campamento de entrenamiento, o apenas iniciado. Ese fue el camino que siguieron otros estelares de los Niners, como el ala cerrada George Kittle, linebacker Fred Warner y receptor abierto Deebo Samuel, quienes firmaron acuerdos de cantidades altas alrededor del arranque del campamento de entrenamiento en años recientes.

Eso no ha sucedido aún para Bosa, quien está sujeto a multas de 40,000 dólares diarios por prácticas perdidas. Pero, el contrato colectivo de trabajo de la liga permite a reclutas de primera ronda que empiezan su quinto año de contrato que las multas sean perdonadas.

Como señal de buena fe, es lo que planean hacer los Niners, y Lynch indicó este lunes que no planean emplear las multas como herramienta para negociar.

"No creo que eso realmente sea necesario", opinó Lynch. "Eso no lo va a traer aquí. Ambos estamos apuntando a lograr lo mismo, así que nos enfocaremos en eso".

Por ahora, los Niners no están preocupados de que Bosa, quien se ha ganado una reputación por llegar a los campamentos en gran forma física y quien rara vez participa en encuentros de pretemporada, se pierda demasiado tiempo valioso en el campamento de entrenamiento. Pero, incluso para alguien que siempre se cuida, hay un punto en el que el equipo desearía contar con él, para ponerlo en forma específica para jugar al fútbol americano.

"Nick es un espécimen, y es un espécimen porque fue dorado con muy buenos genes, pero también es un espécimen porque trabaja tan duro como cualquier que haya visto en este deporte", notó Lynch. "Su plan es meticuloso. Es ajustado cada año. Teniendo eso, pienso que existe un punto en el que todos [necesitan volver]. ... No sé cuál es ese momento. Lo hemos discutido internamente, pero pienso que es importante para no solo darte la mejor oportunidad de jugar al más alto nivel, sino mantenerte sano".