¿A qué se debe la mejoría repentina de Jordan Love en Green Bay?

El quarterback de los Packers ha dado un salto de calidad importante en los últimos cautro partidos


GREEN BAY -- Estable y consistente. Es lo que se ha escuchado de los Green Bay Packers cuando se trata de describir a Jordan Love.

Fueron rasgos considerados deseables para un quarterback que inicia como titular por primera ocasión.

Aunque Love no se vería sacudida con facilidad, ni es propenso a criticar públicamente a sus compañeros cuando no cumplen, esos rasgos no necesariamente se traducen en mucho más en términos de producción --ni, sobre todo-- resultados.

Y luego, el coach de receptores Jason Vrable notó algo diferente un día.

"Gritó a nuestros chicos un par de veces en ese día, y de hecho me emocioné un poco, ver que empieza a arribar, y cuando ellos se equivoquen, que los corrija", describió Vrable esta semana. "Pero, al mismo tiempo, Jordan ha sido un excepcional líder para ellos, y creo en la confianza de Jordan en ellos y lo que ellos dicen en la sala de reuniones cuando él comenta, 'Ey, sigan con eso. Es lo que necesitamos. El balón va en camino tuyo'".

No es que Love se haya convertido en Aaron Rodgers y muestre su disgusto cuando un jugador joven comete un error, pero fue una señal de que Love se ha acomodado mejor en el puesto.

El coach de quarterbacks Tom Clements recordó un momento específico cuando Love arremetió contra un jugador que corrió la ruta equivocada.

"Un tipo corrió una ruta diferente, no lo que se llamó en el huddle", compartió Clements sin identificar al jugador ni el partido. "Escuchó algo diferente. Eso sucede en ocasiones. Intentas eliminarlo. Pero fue en un punto importante del juego. Jordan se molestó y se fue en su contra. Después de eso, el jugador comprendió, y es una de esas cosas que suceden durante el curso del juego. Debes escuchar. Si no funciona bien, debes corregirlo. Y, lo corrigió, y seguimos adelante".

Y, los resultados han seguido.

A lo largo de los cuatro partidos pasados, el porcentaje de pases completos de Love se ha disparado a un 65 por ciento y los Packers se fueron 3-1. Con un registro de 5-6, los Packers se han puesto de vuelta en el panorama por los playoffs de cara a un compromiso de domingo por la noche en contra de los Kansas City Chiefs. A lo largo de los siete primeros encuentros, Love completo la peor marca de pases completos de la liga, un 58 por ciento, y promedió 213.1 yardas por pase, en comparación con las 276.8 de los últimos cuatro. En ese mismo lapso, ha tirado ocho pases de touchdown contra dos intercepciones, en comparación con 11 y ocho en los primeros siete duelos.

"El último mes, ha habido muchas cosas buenas", manifestó el analista para ESPN, Dan Orlovsky, quien pasó 12 años en la NFL como quarterback. "Escuchas los términos pisos y techos. Diría que su piso ha sido elevado en el último mes, aproximadamente".

Orlovsky, quien estudia de cerca el video de los quarterbacks, dijo notar dos diferencias principales en los Packers y Love a lo largo del último mes: el empleo del head coach Matt LaFleur del engaño de carrera para proteger a Love, y la habilidad de Love --pese a algunos temas mecánicos que, según Orlovsky, pueden arreglarse-- de completar más pases básicos.

"¿Pienso que está donde necesita estar en términos de mecánica o con sus pies ahora?", preguntó Orlovsky. "No. Pero, pienso que se han dado cuenta de que, si está limpio o protegido, pueden llegar a la mecánica y a los pies en el receso de temporada un poco más con el balance y base. Ellos están haciendo realmente un muy buen trabajo de mantenerlo limpio en ese respecto".

Seguro, Love brilló con el pase con engaño de carrera en la victoria sorpresiva del pasado jueves de visita a los Detroit Lions. Se fue con 9 completos de 11 intentos para 151 yardas y un touchdown en pases con engaño de carrera, de acuerdo a ESPN Stats & Information. Esas fueron la mayor cantidad de yardas desde pases con engaños de carrera en su carrera. En general, ha completado el 70 por ciento de sus intentos en pases con engaño de carrera para la campaña.

"Lo segundo, desde la Semana 3 hasta la Semana 8 o 9, lo más obvio para mí --he hablado de sus pies y los saltitos-- tendría un lanzamiento '9' o '2', significando que si estás calificando el lanzamiento 1-10, tendría tres, cuatro, cinco por partido que eran 9s, y luego tendría tres, cuatro o cinco por partido que eran 2s", complementó Orlovsky. "No tenía demasiados 6s. En la hoja de estadísticas, podría incluso ser un pase completo, pero en lugar de que fuera una ganancia de 11 yardas, eran 4 yardas de ganancia porque era bajo o frenó al receptor o algo así. Muchos grandes lanzamientos, no suficientes buenos lanzamientos".

En cierto modo, todo esto debe ser esperado. El gerente general, Brian Gutekunst, construyó los grupos posiciones en posiciones de habilidad con jugadores jóvenes, con la esperanza de que crecieran junto con Love.

Los dolores al crecer finalmente podrían estarse convirtiendo en ganancias. Los receptores novatos Jayden Reed y Dontayvion Wicks han comenzado a mostrar una facilidad para hacer jugadas grandes, mientras que los receptores de segundo año Romeo Doubs y Christian Watson --los veteranos del grupo-- han comenzado a ser más consistentes.

Watson registró marcas para la temporada con cinco atrapadas y 94 yardas con un touchdown frente a los Lions en siete pases dirigidos, Llegó al encuentro habiendo atrapado apenas el 43 por ciento de sus pases dirigidos, la peor tasa para cualquier jugador con al menos 30 pases dirigidos en el año. Anotó un touchdown en cada uno de los dos últimos partidos, luego de irse en blanco en los cinco previos.

Mientras que los Packers perdieron al ala cerrada Luke Musgrave por un riñón lacerado la semana pasada, el también novato Tucker Kraft ha dado el paso al frente con cuatro atrapadas para 47 yardas y un touchdown en los dos partidos más recientes.

"Está haciendo click", describió Watson de Love. "Estamos viendo exactamente lo que sabíamos que era capaz. Como equipo y como ofensiva, específicamente, debemos seguir acumulando estos juegos. Pienso que ha hecho un gran trabajo de acumular estas semanas y acumular estas repeticiones y seguir mejorando y mejorando. Nos ha mostrado exactamente lo que hemos visto de él desde el inicio".

Combinen eso con una línea ofensiva que podría tener a un estelar en el tackle derecho Zach Tom, quien ayudó a impedir que Love fuera capturado en contra de los Lions, y los Packers tienen una ofensiva que, a lo largo de las cuatro semanas pasadas, se ubica octava en la NFL en yardas por juego (391), sexta en yardas por pase por juego (263) y quinta en yardas por intento de pase (8.0).

El número final podría ser el más importante. En ese periodo, Love ha comenzado a conectar más en tiros campo abajo. Conectó en solo el 35 por ciento de sus lanzamientos con 15 yardas aire o más en los primeros siete encuentros, pero ha estado en un 65 por ciento en los últimos cuatro.

Si el objetivo principal de la campaña era descifrar si Love puede ser o no el siguiente quarterback franquicia de los Packers, el último mes los ha acercado más a una respuesta.

"No sé si es Aaron [en términos de] talento de brazo, arrogancia de brazo, dedo medio de brazo", dijo Orlovsky. "No es un técnico, tampoco. No es quien es, atléticamente. Pero, si las malas mecánicas te están obligando a fallar pases que tú y todos los demás quarterbacks deben y son capaces de hacer, entonces debes ocuparte de eso. Y todavía creo que hay cosas que deben hacer, pero absolutamente lo puedes llevar hasta allí.

"La parte difícil es tratar de ir a ganar partidos u desarrollar hábitos. Son cosas en las que absolutamente se puede mejorar. Y, pienso que, si sigue jugando de este modo, entonces el año que viene de ninguna manera hay dudas sobre él".