Brock Purdy, eternamente subestimado

play
¿Por qué es un insulto ser llamado el administrador de juego? (2:02)

Brock Purdy lleva la etiqueta de "administrador de juego", Sebastián Martínez Christensen y Mauricio Pedroza nos explican qué significa esto para el quaterback de los 49ers. (2:02)

LAS VEGAS -- Hazte la fama y échate a dormir.

Resulta que ser la última selección del draft, terminó siendo una desgracia y una bendición para el mariscal de los San Francisco 49ers, Brock Purdy.

Por un lado, ser la última selección del draft tiene sus beneficios; pasan una semana en Newport Beach, donde Purdy tomó clases de surf, de remo y de maestro pizzero, entre otras cosas.

Por el otro, a Purdy parece exigírsele mucho más para colarse en la “elite” de la posición. Casi como si estuviese preso de la posición en la cual fue elegido.

Los “hubieras” no existen, pero estoy seguro que si un mariscal llegase al Campeonato de Conferencia en su primera temporada, al Super Bowl en la siguiente, los medios nacionales lo estarían llenando de elogios día y noche.

En el caso de Purdy, le han colocado una etiqueta de “manejador de partidos”.

¿Acaso no es esa la descripción de su trabajo? ¿Por qué tiene una connotación negativa? Además, cualquiera que ha visto a Purdy jugar, se da cuenta que enaltece a sus compañeros, improvisa cuando tiene que hacerlo, es eficiente, y por sobre todas las cosas, se crece en momentos importantes.

Por supuesto que los críticos de Purdy salieron de la oscuridad en pleno partido de playoffs ante los Green Bay Packers. El mariscal de San Francisco no jugó un buen partido, aunque cuando más importó, lideró a los 49ers a la serie ganadora.

Sus críticos volvieron a esconderse tras la más reciente actuación de Purdy.

En la segunda mitad ante los Detroit Lions, Purdy se convirtió en el primer mariscal de la historia en pasar para más de 150 yardas, correr para más de 45, completar el 80 por ciento de sus pases, promediar más de 10 yardas por acarreo y no cometer ninguna pérdida de balón.

“¿Dónde están ahora los críticos?”, preguntó retóricamente el receptor abierto Brandon Aiyuk, quien ha brillado con Purdy como mariscal. “Todo nuestro éxito comienza con Brock”.

Yo siempre he alegado que Patrick Mahomes de los Kansas City Chiefs es lo mejor y lo peor que la ha pasado a la NFL. Por un lado, todo fan del fútbol americano, quiere sintonizar los partidos para verlo jugar, y por otro, todo aquel que no es Mahomes, aparentemente no sirve.

play
1:20
El Factor X de el Super Bowl LVIII

Sebastián Martínez Christensen y Mauricio Pedroza nos dicen que jugador pasa desapercibido pero puede terminar siendo clave en el duelo entre 49ers y Chiefs.

Las principales virtudes de Purdy son su anticipación y su precisión, razones por las cuales los 49ers tuvieron el ataque más eficiente de la NFL; el que menos pasó, y el que más yardas por pase tuvo.

Sin embargo, en esa segunda mitad cuasi perfecta, Purdy volvió a mostrar que tiene un repertorio mucho más amplio de lo que le dan crédito.

Improvisó y lanzó contra su cuerpo para conectarse con Jauan Jennings para un primer intento crucial. Mostró su fortaleza física al evitar una captura, y salió del bolsillo para conectarse con Kyle Juszczyk. El dardo a Deebo Samuel entre cuatro jugadores defensivos de los Lions. Y un sinfín de acarreos vitales para que los 49ers anotasen 27 puntos sin respuesta.

“Nunca vi una situación así”, enfatizó Deebo Samuel. “Un mariscal que lideró a la liga en muchos departamentos, se crece en momentos importantes, y se lo sigue criticando desmedidamente”.

En el medio de muchas críticas injustas, Purdy ha mantenido la compostura, y eso ha impresionado aún más a sus compañeros.

“Transmite una calma y un fuego inusual para un jugador tan joven”, expresó el corredor Christian McCaffrey. “Es imposible no confiar en él”.

El tackle ofensivo Trent Williams, lo llevó un paso más allá.

“Él es la razón por la cual estamos en el Super Bowl”, sentenció Williams.

Lo curioso es que Purdy no había tenido un acarreo más largo que 17 yardas en toda su carrera, y en el Campeonato de Conferencia tuvo dos de 21 yardas cruciales.

Una vez más, se creció en momentos importantes, más allá de que sus críticos insisten en que es simplemente un producto del talento que tiene a su alrededor.

“Es un chico humilde y centrado”, lo describió el ala cerrada George Kittle, quien superó las 1,000 yardas por aire por primera vez desde el 2019. “Tiene una calma inusual en el bolsillo, y los resultados están a la vista”.

La defensiva de los 49ers ha sido decepcionante en esta postemporada, y San Francisco aun así llegó al Super Bowl.

Lo hizo apoyándose en su excelente mariscal, que sigue derribando mitos y preconceptos con cada partido que pasa.

“Es un mariscal increíble”, concluyó Juszczyk. “Es un mariscal de Super Bowl, y confiamos en él para guiarnos al título”.