NFL: Overreaction de la victoria de los Chiefs sobre los 49ers en un épico Super Bowl LVIII

Sometamos a juicio las "overreactions" sobre la victoria de los Chiefs en el Super Bowl LVIII y unos 49ers que perdieron por segunda ocasión en cinco años en el juego por el título de la NFL.


Concluyó la temporada 2023-24 de la NFL, pero el final fue épico entre dos equipos que lo dieron todo hasta el último segundo en un Super Bowl LVIII que se convirtió en un clásico instantáneo y en el que los Kansas City Chiefs ganaron su cuarto título de la NFL y tercero en los últimos cinco años.

Es la segunda ocasión que el Super Bowl se fue a tiempo extra y luego de que los San Francisco 49ers se fueron arriba con un gol de campo, Patrick Mahomes dirigió una ofensiva de 13 jugadas y 75 yardas en 7:19 minutos que terminó con el pase de touchdown a Mecole Hardman y que fue la llave con la que los Chiefs ingresaron al club elite de las dinastías en la historia de la NFL.

Sometamos a juicio las overreactions sobre los bicampeones de la NFL y unos 49ers que perdieron el juego por el título de la NFL en cinco años.

EL TRIUNFO EN EL SUPER BOWL LVIII ES EL MÁS COMPLETO PARA LA NUEVA DINASTÍA DE LOS CHIEFS

Durante la temporada regular, los Kansas City Chiefs dejaron dudas sobre la posibilidad de repetir como campeones de la NFL con errores de ejecución que se reflejaron en pases tirados (drops) o castigos inoportunos –¿cuándo es oportuno un castigo?--en particular de la línea ofensiva y de los tackles Jawaan Taylor y Donovan Smith.

Los Chiefs fueron el equipo con más drops en la NFL con 33, además, Patrick Mahomes comenzó la temporada regular con cuatro intercepciones en los primeros cinco juegos y un desempeño bajo para sus estándares, Kansas City fue uno de los equipos que más castigos cometió en la liga y en un periodo perdieron cinco de ocho juegos.

La indisciplina, fallas en la ejecución y una derrota en Navidad ante Las Vegas Raiders, en el Arrowhead Stadium, que les quitó la posibilidad de quedarse con la segunda siembra en la AFC, sembraron dudas razonables sobre la capacidad de los Chiefs para, siquiera, avanzar en Postemporada hasta la Ronda Divisional.

Veredicto: NO ES OVERREACTION

La victoria en el Super Bowl LVIII fue un microcosmos de la temporada 2023-24 de los Chiefs, que tuvieron que recuperarse de un déficit de 10 puntos para convertirse en el primer equipo en dos décadas en repetir como campeones en temporadas consecutivas.

Los receptores de los Chiefs dejaron atrás el virus de los drops una vez que inició la Postemporada. Aunque los pases tirados son un riesgo en el juego aéreo, Kansas City sólo sufrió uno ante los 49ers y aunque sufrieron algunos en Playoffs, en particular en el gélido Juego de Comodines ante los Miami Dolphins, éstos no gravitaron en el marcador como sucedió con otros en temporada regular.

Muchos de esos errores de ejecución fueron compensados por una defensiva dominante que se echó al equipo a hombros en varias ocasiones, en particular en el Juego de Campeonato de la AFC ante los Baltimore Ravens y en el Super Bowl LVIII, al provocar un balón suelto cuando los 49ers parecían enfilados a llegar hasta las diagonales y preparar la escena para el triunfo al obligar a Brock Purdy y compañía, sin contar la rodilla al piso en la última jugada del tiempo regular, a conformarse con dos goles de campo en las últimas dos series ofensivas de San Francisco, el segundo tras ser frenados en zona roja.

Los Chiefs de la temporada 2023-24 tuvieron al elenco ofensivo menos brillante con el que ha contado Mahomes desde que es el quarterback titular (2018) y la defensiva del coordinador Steve Spagnuolo fue la más joven en promedio de edad (25 años) en la NFL y terminó entre las mejores en puntos permitidos por juego y fue instrumental para que Kansas City sumara su tercer anillo de Super Bowl en los últimos cinco años.


BROCK PURDY CONFIRMÓ SER EL QUARTERBACK QUE LOS 49ers ESPERABAN DESDE JOE MONTANA

Luego de completar, en términos de juegos, su primera temporada regular como quarterback titular en la NFL durante el calendario 2023-24, Brock Purdy aplicó esa incipiente experiencia en Playoffs y en el máximo escenario, el Super Bowl LVIII.

El quarterback de los 49ers tuvo altibajos durante temporada regular, lo cual no es extraño para un pasador de 24 años en las primeras etapas de su proceso de madurez en la NFL. Incluso, en la racha de tres derrotas de San Francisco, sufrió cinco intercepciones y en la derrota ante los Baltimore Ravens en Navidad, sufrió cuatro.

Veredicto: NO ES OVERREACTION

Si algo ha mostrado Purdy en sus primeros dos años en la NFL es carácter en momentos importantes de los juegos y en escenarios grandes y el Super Bowl LVIII no fue la excepción.

La defensiva de los Chiefs fue una de las que menos puntos permitió en temporada regular y en Playoffs lució dominante en campos ajenos y ante ofensivas versátiles y pese a la presión que le mandó el coordinador defensivo Steve Spagnuolo, Purdy puso a los 49ers en posición de ganar al guiar a su ofensiva a anotar goles de campo con menos de dos minutos por jugar en el tiempo regular y en tiempo extra.

Fue la defensiva de los 49ers la que falló en su intento de frenar a Mahomes y compañía.

Durante la Postemporada, Purdy hizo lo que sus críticos le exigían: no sólo poner a los 49ers en posición de ganar sino ser él quien ganara juegos para los 49ers y así lo hizo al montar series ofensivas que terminaron en puntos para darle a San Francisco victorias en la Ronda Divisional sobre los Green Bay Packers y en el Juego de Campeonato de la NFC sobre los Detroit Lions, desempeños que confirman que Kyle Shanahan tomó la decisión correcta al darle a Purdy las llaves de la ofensiva gambusina de forma definitiva.

En los años 80, montar ese tipo de series ofensivas era prácticamente una rutina para Joe Montana, quien, a diferencia de Purdy, no se encontró con un Patrick Mahomes contemporáneo en los cuatro Super Bowls que ganó.

Como sea, la posición de quarterback en San Francisco está en las manos correctas.