Broncos buscan elevar nivel de su defensiva en temporada baja

ENGLEWOOD -- Con el Combinado de Talento de la NFL a una semana de distancia, la mayor necesidad de los los Denver Broncos es innegable al evaluar los prospectos.

Esa es la línea ofensiva. Pero en la misión para "mantener la grandeza" a la defensiva, John Elway sabe que debe ver en ese lado del balón también. Sobre todo, se enfocará en detener la carrera.

"Esa es una pregunta obvia", declaró Joe Woods, promovido a coordinador defensivo de los Broncos en enero tras dos temporadas dirigiendo a los backs defensivos.

"Les daré una respuesta obvia: Obviamente, es el juego terrestre", indicó Woods. "El año pasado fue un poco diferente para nosotros en términos de cómo nos atacaron los equipos".

Es bastante obvio para los Broncos, porque a pesar de todo lo que estuvo bien en el 2016 --terminando en el lugar N° 4 en defensiva total, N° 4 en puntos permitidos y N° 1 en defensiva contra el pase-- la incapacidad de Denver para frenar el ataque terrestre de los rivales significó a menudo no poder cerrar los partidos.

Los rivales acumularon 130.3 yardas terrestres por partido, N° 28 de la NFL, por encima únicamente de los Buffalo Bills, Miami Dolphins, Cleveland Browns y San Francisco 49ers. Esa no es exactamente una gran compañía: Cleveland tiene la primera selección global del draft, San Francisco tiene la segunda y San Francisco elige en el turno N° 10.

Es por eso que los Broncos echarán un vistazo a los linieros defensivos en el draft y la agencia libre; los apoyadores internos también serán analizados. Porque hasta que Denver demuestre a los equipos que ha solucionado el problema, podemos esperar más de lo mismo de las ofensivas rivales.

With the Broncos’ secondary often making throwing an exercise futility -- all four starters have played in at least one Pro Bowl over the past two seasons -- opponents were more than content to pound away. The Broncos faced 482 rushing attempts in 2016.

Only San Francisco (548) and Cleveland (498) faced more rushes than Denver and, again, their combined three wins last season got them the draft's top two picks.

"Nunca tuvimos eso [el año pasado]", expresó el esquinero Chris Harris Jr. "Hubo momentos en que no pudimos salir del campo o mantener a las ofensivas en esas situaciones en las que presionas al pasador y quizás obligas a lanzar entregas, que das golpes al mariscal de campo Dejamos que los rivales siguieran adelante".

Fue una extraña mezcla de jugadas de acarreo que a menudo tenía a los Broncos enfrentando sistemas de corredor por comité. Dos corredores rivales llegaron al menos a 100 yardas contra Denver; Melvin Gordon de los entonces San Diego Chargers y Latavius Murray de los Oakland Raiders.

Y esos corredores lo hicieron en semanas consecutivas. Muchos entrenadores rivales han dicho que fue una combinación de problemas para los Broncos --tacleadas falladas y grietas no selladas-- pero las ofensivas también sentían que los Broncos podían desgastarse por la falta de profundidad.

Luego que Malik Jackson se marchara en la agencia libre y Vance Walker sufrió una lesión de rodilla que puso fin a su temporada en el campamento de entrenamiento, los Broncos no pudieron sobreponerse por completo a esas pérdidas. Incluyan un par de lesiones de Derek Wolfe, una lesión en el tendón de la corva del apoyador Brandon Marshall y la receta del fracaso estaba lista.

Así que los Broncos casi seguramente usarán su resto de espacio en el tope salarial --se espera que sea superior a 40 millones de dólares-- para utilizar algunas de sus 10 selecciones del draft para solucionar el problema.

El entrenador en jefe Vance Joseph dijo que el equipo seguirá utilizado un esquema 3-4 como su defensiva base, ya que los Broncos lo han hecho en las últimas dos campañas. Y con el tackle nariz Sylvester Williams como agente libre sin restricciones, los Broncos deberán tener cuidado en esa posición, al igual que en la de ala defensiva, donde Walker también será agente libre.

Si bien Joseph es rápido en apuntar que es "una liga de pasadores" y los Broncos han gastado al menos el 60 por ciento de sus jugadas defensivas en las últimas temporadas en algo más que su defensiva base, es claro que Denver no obligará a los rivales a retar a su defensiva contra el pase si no puede limitar mejor el daño en las primeras jugadas.

"Tienes que verlo como algo general con lo que llamaría una mentalidad de defensiva secundaria, porque debes ser bueno contra el pase", sentenció Joseph. "Pero no hay duda que si dejas a los equipos correr contra ti, no los vas a tener en esas situaciones de oportunidad y distancia en las que puedes hacer algo".