Los Bears inician adaptación a la filosofía ofensiva de Matt Nagy

Tras encontrar cierta consistencia bajo el mando de Lovie Smith, los Chicago Bears han navegado en la mediocridad. Las tres campañas de John Fox sólo entregaron 14 triunfos a cambio de 34 derrotas y con Marc Trestman la historia no fue mejor, aunque fue la última ocasión que no ocuparon la División Norte de la Conferencia Nacional.

Ahora, bajo el mando de Matt Nagy, la histórica franquicia entrega su destino a un entrenador con filosofía ofensiva que pueda desarrollar el talento de Mitchell Trubisky, quien brindó cierto chispazos de su talento en la temporada 2017.

El lado defensivo también presume a un laureado coordinador defensivo (Vic Fangio) que contó con el voto de confianza pese al cambio de equipo de trabajo y entrará a su cuarto año en la institución con una de las armas más electrizantes en el último draft: Roquan Smith.

Sin mayor preámbulo, aquí están las cinco interrogantes principales que enfrentan en la temporada 2018:

¿Cuenta con suficientes armas ofensivas Mitchell Trubisky?

El cuerpo de receptores sufrió una transformación exhaustiva en la temporada baja y pocos libraron el corte.

Cameron Meredith (líder del equipo en 2016) se perdió la campaña 2017 por un desgarre de ligamentos y Kendall Wright, quien asumiera este rol al año siguiente, firmaron contrato con otras franquicias. Kevin White, su gran apuesta en la posición y primera selección en el draft 2015, apenas acumula cinco juegos en tres campañas, por lo que el gerente general Ryan Pace consideró que era momento de un cambio.

A través de la agencia libre sedujeron a Allen Robinson, lo que le da al mariscal de campo de segundo año un receptor que ya tuvo al menos una temporada de 1,400 yardas y 14 anotaciones que le valieron para ser considerado para el Pro Bowl.

La apuesta también se centrará en que el coordinador ofensivo Mark Helfrich y Nagy, quien será el encargado de mandar las jugadas, encuentren la manera de explotar a jugadores híbridos como Tarik Cohen y Jordan Howard desde el backfield o en diferentes posiciones como lo hiciera el hoy entrenador en jefe con Kareem Hunt y Tyreek Hill con los Kansas City Chiefs.

¿Quién liderará a los Bears en el rubro de capturas?

Cuatro de sus siete selecciones en el último draft se enfocaron al lado defensivo y dos de ellas fueron en apoyadores.

Roquan Smith, el último de los reclutas de primera ronda en firmar su contrato --y que aún no lo hacía al momento de la entrega de esta pieza--, llega como el referente en el corazón de la defensiva bajo el esquema 3-4, pero la presión al mariscal de campo rival seguirá recayendo en Leonard Floyd y en Akiem Hicks.

Ambos jugadores se combinaron para 13 capturas en 2017 y el equipo tuvo un total de 42 en el año para ubicarse en el séptimo lugar en la liga, pero desde 2014 no gozan de un jugador que alcanze el doble dígito (Willie Young).

Leonard Floyd tuvo un retroceso con respecto a su año de novato, pero el egresado de Georgia luce con las herramientas para reclamar este trono en el equipo por primera vez, aunque necesitará ayuda del otro costado en el que Aaron Lynch se perfila como titular, aunque no hay que perder de vista a Isaiah Irving.

¿Cuántas posibilidades tiene Roquan Smith de ser designado como Novato Defensivo del Año?

Las cifras no siempre suelen estar del lado de los apoyadores internos y en el caso del egresado de Georgia no es diferente.

La primera ronda del último draft incluyó a 15 jugadores defensivos y Smith fue el tercero en salir detrás de Denzel Ward y Bradley Chubb, quienes presentan una estadística que suele enamorar a la hora de leer estadísticas: intercepciones y capturas al mariscal de campo.

En su paso por los Bulldogs, Roquan exhibía un gran atleticismo y un gran instinto para diagnosticar las jugadas por lo que será imperativo que esto lo traslade a los campos profesionales para tener una esperanza de replicar el éxito que tuvo Luke Kuechly en su primer año con los Carolina Panthers y que hoy lo constituye como uno de los apoyadores internos más sólidos en la NFL y una figura de respeto que ha lidiado con su dósis de conmociones.

El primer paso del novato será recuperar el tiempo perdido en el campo de entrenamiento por una disputa contractual que le ha generado ciertas críticas de los aficionados de su equipo y así iniciar el camino hacia las 103 tacleadas que le otorgaron a Kuechly la distinción que se han repartido esquineros y linieros defensivos los últimos cinco años.

¿Contará Trubisky con suficiente protección de su línea ofensiva?

La ventaja para el jugador de segundo año es que regresan cuatro de sus cinco linieros de la temporada 2017. El único que partió, por decisión del equipo al declinar la opción es el veterano Josh Sitton, quien no cumplió con las expectativas a su alrededor tras sus tres viajes al Pro Bowl con los Green Bay Packers.

Su lugar ahora será ocupado por el novato James Daniels, quien fuera su segunda selección en el último draft proveniente de Iowa.

La temporada anterior concedieron 39 capturas para ubicarse en la parte media de la liga (15), muy lejanas de las 56 que admitieron los Indianapolis Colts, pero también de las 18 que sufrieron Los Angeles Chargers.

Otro de los puntos que podrían ayudar a que Trubisky no pase mucho tiempo con la presión cerca de él es que se deshaga más rápido del ovoide con trayectorias cortas de sus receptores y mayor ayuda en las rutas de escape de Jordan Howard y Tarik Cohen.

¿Tendrá Kevin White algún impacto para la ofensiva?

El egresado de West Virginia fue un punto focal en uno de los puntos anteriores y francamente está viviendo su última oportunidad en la NFL, o al menos con los Bears.

Con 26 años aún está en el mejor momento de su carrera, pero las lesiones no le han dejado exhibir el talento que posee con una raquítica producción de 21 recepciones para 193 yardas, números que 'sirvieron' para que el equipo no hiciera válida la opción del último año de contrato y que tenga que pelear por su puesto en el campo de entrenamiento día con día.

La ventaja para Kevin White y Trubisky radica en que, en caso de dejar a un lado las molestias, los rivales tendrán poco material para estudiarlo y tampoco hay mucha profundidad en la posición como para cortarlo.

Pronóstico

El inicio de los Bears tampoco supone el mayor de los retos, salvo la visita en la Semana 1 a los Packers, por lo que el proyecto Nagy podría recibir buenos resultados en su primera incursión con juegos en casa que parecen asequibles ante los Seattle Seahawks y los Tampa Bay Buccaneers.

Posteriormente chocará en semanas consecutivas con la División Este de la Conferencia Americana, pero a partir de ahí llega la zona complicada del calendario en diciembre con tres juegos en patio ajeno y dos en el Soldier Field ante rivales que estarán luchando por los playoffs y cierre con viajes a San Francisco y Minnesota.

Hay muchos huecos por llenar en el roster y la curva de aprendizaje de Mitch Trubisky quizá vea una mejoría, pero seguirán disputando el fondo de la división con los Detroit Lions, equipo que también está entrando a un nuevo proyecto con Matt Patricia.