Redskins llegarán con receptores mermados ante los Cowboys

ASHBURN -- El cuerpo de receptores de los Washington Redskins estará mermado el domingo ante los Dallas Cowboys. Jamison Crowder fue descartado y Paul Richardson está en duda para el compromiso.

Richardson ha lidiado con una lesión en el hombro todo el año y ahora presenta una molestia en la rodilla tras el juego ante los Carolina Panthers. A su vez, Crowder se perderá su segundo partido consecutivo por un esguince en el tobillo que podría acarrear una ausencia aún más prolongada. El jueves apareció con una boto ortopédica y utilizaba un patín del diablo para moverse por las instalaciones.

"Para un receptor que juega en la ranura, debe cambiar de dirección con confianza así que tendremos que esperar", comentó el entrenador en jefe Jay Gruden. "Esperamos tenerlo de vuelta antes de lo presupuestado, pero quizá tarde un poco".

También hay cierto nivel de temor con el corredor Chris Thompson, quien se perdió la semana pasada con molestias en las costillas y en la rodilla. Ahora aparece cuestionable y será decisión de último minuto. Adrian Peterson está en el mismo punto con problemas en el hombro y la rodilla, pero tiene más opciones de jugar.

Richardson visitó un especialista el jueves y Gruden dijo que no hay daño estructural en la rodilla, por lo que sólo están tratando de "calmar la irritación".

Richardson era el receptor más productivo con 16 pases atrapados, 212 yardas y dos anotaciones. En tres partidos, Crowder registra 13 recepciones, 134 yardas y un touchdown.

Los Redskins reemplazarán a Crowder en la ranura con Maurice Harris y podrían ocupar a Michael Floyd en lugar de Richardson, quien tiene apenas 16 jugadas en dos partidos. El veterano Brian Quick también podría estar más involucrado en el plan de juego.