Nick Bosa sueña con ser seleccionado N° 1 global en el draft

Para Nick Bosa, sería un honor llegar a "ser considerado el mejor jugador en el draft". AP Photo

INDIANAPOLIS -- En una de sus primeras charlas públicas significativas desde que su carrera colegial quedara prematuramente finalizada gracias a una lesión, el ala defensiva de Ohio State, Nick Bosa, dijo el sábado durante el Combinado de Talento que se encuentra completamente sano y listo para convertirse en la primera selección global del draft del próximo mes de abril.

"Me he estado vendiendo bastante bien con [los equipos de la NFL]", dijo Bosa. "Estoy listo para salir al campo, llegar a la banca... y definitivamente no dejar lugar a dudas".

La temporada junior de Bosa en Ohio State terminó en septiembre cuando sufrió una lesión en un músculo del torso. Eventualmente dejó la escuela en octubre para enfocare en su rehabilitación y comenzar su preparación para el NFL Draft de tiempo completo.

El nativo de Fort Lauderdale, Florida, brindó la descripción más específica de su lesión hasta el momento, señalando que sufrió una "lesión bilateral de músculo de torso... es una cosa de la ingle, de la parte baja del abdomen", y expresó que se hicieron reparaciones a ambos lados de la lesión. Dijo que supo inmediatamente de la gravedad de la lesión.

"Lo sentí. Sabía que era una lesión seria. Sabía que mi temporada estaba en riesgo", admitió Bosa.

Agregó que ha estado trabajando a "velocidad total" por un par de meses, y que se siente al 100 por ciento --"como yo mismo"-- desde hace algunas semanas.

Bosa sufrió la lesión durante el tercer periodo de la victoria de los Buckeyes sobre TCU del pasado 15 de septiembre, y se sometió a una cirugía el 20 de septiembre para repararla. Al momento, la familia de Bosa había recibido un periodo de recuperación de 12 semanas, así que Bosa y su familia tomaron la decisión de que dejara la escuela.

"Cuando sucedió, cuando llegué a casa de aquél partido de TCU, estaba recostado en cama y apenas me podía parar", explicó Bosa. "Fue uno de los momentos más oscuros de mi vida hasta ahora... para mí, simplemente hablar con mi familia y que me trajeran y simplemente saber... que todavía tengo grandes bendiciones y un futuro brillante".

Aunque participó en apenas tres partidos de la temporada pasada, Bosa fue designado como mención honorífica en el equipo All-Big Ten. Sumó cuatro capturas en los primeros tres partidos de los Buckeyes, así como seis derribos para pérdida de yardaje, y lideraba al equipo en tacleadas totales.

"Es una lesión tan única. Es el músculo que empleas para respirar, para toser, para ir al baño, Literalmente, es tu músculo central", dijo Bosa. "... Pero ahora me siento mejor que nunca".

Bosa tiene zapatos grandes por llenar, dado que su hermano mayor mayor Joey Bosa fue seleccionado tercero global por Los Angeles Chargers en el draft del 2016, aunque lo podría superar.

"Sería un sueño hecho realidad", ofreció Nick Bosa sobre la posibilidad de ser elegido primero global en el draft. "... el coach Bill Davis de Ohio State es el coach de linebackers allá [con los Arizona Cardinals, poseedores del primer turno global del draft], obviamente estaba en Ohio State conmigo. Significaría tanto para mí ser considerado el mejor jugador en el draft".

Bosa fue el Liniero Defensivo del Año en la Big Ten como sophomore en el 2017, cuando finalizó con 16 tacleadas para pérdida de yardaje y 8.5 capturas. Cuando quedó lastimado ante TCU, ya sea él o su hermano habían jugado en 71 de los últimos 72 partidos para Ohio State.