Jaguars apuestan a Nick Foles para romper con tendencia negativa

Nick Foles Twitter @NickFoles

JACKSONVILLE -- Para el vicepresidente ejecutivo de operaciones, Tom Coughlin, existe una razón bastante sencilla por la cual los Jacksonville Jaguars absolutamente necesitaban firmar al quarterback agente libre Nick Foles.

Su perseverancia es impresionante: Foles casi se rinde en el fútbol americano en algún punto. También impresionante es su reputación como líder, algo que ciertamente necesitan los Jaguars a la ofensiva. Mirar de frente a Tom Brady y jamás pestañear en el Super Bowl es algo de lo que nunca se va a dejar de hablar, tampoco.

Pero solamente una cosa importó realmente a Coughlin: "Lo que verdaderamente creemos es que este quarterback, este joven, nos brinda la mejor oportunidad de ganar".

El trabajo de Coughlin --así como el del gerente general Dave Caldwell, y del head coach Doug Marrone-- depende de ello.

Coughlin y Caldwell entregaron a Foles la mayor garantía en la historia de la franquicia (50.125 millones de dólares) porque creyeron en su consistencia, algo que no existió durante la estadía de cinco temporadas de Blake Bortles. Junto con un juego terrestre liderado por Leonard Fournette (otra apuesta, por cierto), además de una de las mejores defensivas de la liga, la consistencia en la posición de quarterback es clave en la fórmula para que los Jaguars regresen a playoffs.

Al menos en el 2019, los Jaguars deben estar en la pelea por los playoffs en diciembre, en lugar de verse eliminados antes de que la mayoría de personas se acaba sus dulces de Halloween, lo que ha sido el caso por la mayor parte de la última década. Si no están compitiendo, es posible que Coughlin, Caldwell y Marrone --o alguna combinación allí-- esté buscando otro empleo en el 2020.

El propietario Shad Khan nunca ha dicho, ni siquiera sugerido, que es una temporada de playoffs o muerte para los Jaguars este año. Pero apuesta todo a Foles como la pieza faltante para convertir a su franquicia en un contendiente anual; incluso dijo que era el sueño de los Jags fichar al ex Jugador Más Valioso del Super Bowl.

"Acordamos que necesitábamos una mejoría, obviamente en la posición de quarterback", dijo Khan después de la presentación anual del estado de la franquicia. "Obtuvimos a Nick Foles, y es muy, muy alentador el camino que tomamos".

Que firmar a Foles, de 30 años de edad, se traduzca en más victorias depende de otros factores, por supuesto. Lesiones, la pérdida de jugadores claves, los que no colman sus expectativas, malas decisiones dentro y fuera del campo, todo cuenta para saber si los Jaguars se verán mejorados en el 2019.

Los Jaguars no son el primer equipo en apostar sus esperanzas para el éxito en un quarterback agente libre. Desde el 2000, 13 otros equipos han firmado a un pasador a un contrato multianual con la intención de convertirlo en titular inmediato.

Tres de esos resultaron bien. Peyton Manning ganó un Super Bowl con los Denver Broncos y jugó en otro. Brett Favre lideró a los Minnesota Vikings al Juego de Campeonato de la NFC en su primera campaña y se retiró después de la segunda. Drew Brees ha liderado a los New Orleans Saints a siete apariciones de playoffs y una victoria de Super Bowl.

No obstante, cuando el quarterback no es un futuro miembro del Salón de la Fama, las cosas típicamente no han funcionado tan bien. Siete de los otros 10 agentes libres firmados a contratos multianuales no consiguieron liderar a sus equipos a los playoffs. Dos de ellos ni siquiera sobrevivieron al primer mes como titulares.

Un breve vistazo a los 10:

Jeff Blake, Saints: Firmó un contrato por cuatro temporadas en el 2000 y condujo a los Saints a una marca de 7-3 antes de fracturarse el pie. Aaron Brooks finalizó la temporada, condujo a la franquicia a su primera victoria de playoffs, y fue nombrado titular para la siguiente campaña. Los Saints cortaron a Blake al término de la temporada del 2001.

Jon Kitna, Cincinnati Bengals: Los Bengals lo firmaron a un acuerdo por cuatro temporadas en el 2001 y tuvo marca de 18-28 como titular con 59 touchdowns y 59 intercepciones en cuatro temporadas antes de ceder eventualmente el paso a Carson Palmer. Luego firmó un contrato por cuatro campañas con los Detroit Lions y lanzó para más de 4,000 yardas en el 2006 y 2007, sufrió una lesión en la espalda al cuarto partido del 2008, y fue canjeado a los Dallas Cowboys al término de la campaña.

Brad Johnson, Tampa Bay Buccaneers: Los Bucs superaron a los Baltimore Ravens en el 2001 en la puja por Johnson, quien tuvo marca de 26-23 como titular y ayudó a Tampa a llevarse una victoria en el Super Bowl XXXVII sobre los Oakland Raiders. Los Bucs se metieron a playoffs dos veces en sus cuatro campañas, pero Johnson fue enviado a la banca en el 2004 y fue cortado al término de la temporada.

Jake Plummer, Broncos: Plummer firmó un contrato por siete años con los Broncos en el 2003 y llevó al club a la postemporada en sus tres primeros años. El equipo del 2005 alcanzó el Juego de Campeonato de la AFC, pero Plummer sufrió cuatro entregas de balón en la derrota ante los Pittsburgh Steelers. Fue enviado a la banca al término de la siguiente temporada, y canjeado a Tampa Bay.

Drew Bledsoe, Cowboys: Firmó un acuerdo por tres años con los Cowboys en el 2005, un día después de ser cortado por Buffalo. Condujo a los Cowboys a una marca de 9-7 en su primer año, pero jugó tan erráticamente en su segunda campaña que fue enviado a la banca en lugar de un jugador no reclutado en su tercer año: Tony Romo. Bledsoe fue cortado al término de la temporada.

Matt Flynn, Seattle Seahawks: Firmó un acuerdo por tres años con los Seahawks en el 2012 para ser su titular, pero fue superado por el novato de tercera ronda del equipo: Russell Wilson. Flynn lanzó nueve pases esta temporada y Seattle lo canjeó a Oakland en el siguiente abril.

Brock Osweiler, Houston Texans: Los Texans dieron a Osweiler un contrato por cuatro campañas y 72 millones de dólares con 37 millones garantizados en el 2016. Los Texans se fueron 9-7, pero Osweiler fue enviado a la banca en favor de Tom Savage, y luego eventualmente volvieron a él para los playoffs, donde Houston venció a Oakland antes de perder ante los New England Patriots. Houston lo canjeó a los Cleveland Browns en marzo siguiente, pero fue cortado después de que el club decidiera apostar al novato DeShone Kizer como titular.

Mike Glennon, Chicago Bears: Los Bears dieron a Glennon un acuerdo por tres campañas y 45 millones de dólares en el 2017. Inició cuatro partidos, pero fue enviado a la banca tras lanzar dos intercepciones y perder dos balones sueltos frente a los Green Bay Packers. El novato Mitchell Trubisky, a quien tomaron los Bears con la segunda selección global, recibió todas las repeticiones del resto de la campaña. Los Bears cortaron a Glennon en el siguiente mes de marzo.

Kirk Cousins, Vikings: Los Vikes dieron a Cousins, quien venía de tres campañas consecutivas de 4,000 yardas para los Washington Redskins, un acuerdo por tres temporadas y 84 millones de dólares en el 2018. Lanzó para 4,298 yardas, 30 touchdowns y 10 intercepciones, pero los Vikings se fueron 8-7-1 y quedaron fuera de playoffs una temporada después de alcanzar el Juego de Campeonato de la NFC con Case Keenum como quarterback.

Case Keenum, Broncos: Firmó por dos temporadas por 36 millones de dólares (25 millones garantizados) en el 2018 luego de su gran campaña del 2017 con Minnesota (3,890 yardas, 22 touchdowns, siete intercepciones; aparición en el Juego de Campeonato de la NFC). Superó por más del doble su número de intercepciones (15) y los Broncos se fueron Broncos con 6-10 en el 2018. El equipo adquirió en canje a Joe Flacco en este receso de temporada, y negoció a Keenum a Washington.

Esos jugadores no tienen impacto sobre lo que hará Foles con los Jaguars. Es una simple tendencia histórica que señala que los equipos que van de compras por un quarterback franquicia usualmente fallan más de lo que aciertan, a menos, claro, que seas capaz de obtener a un futuro miembro del Salón de la Fama que de algún modo se convierte en agente libre.

Foles ha hecho dos cosas que parecen indicar que no fallará. Lanzó para 27 touchdowns y dos intercepciones en su segunda campaña en la NFL. Reemplazó a un lesionado Carson Wentz en el 2017 y lideró a los Philadelphia Eagles a un título gracias a una postemporada estelar, que incluyó una actuación de Jugador Más Valioso en el Super Bowl.

Reemplazó a Wentz nuevamente la temporada pasada y tenía a los Eagles en posición para superar a New Orleans en un duelo de la Ronda Divisional antes de que su pase cruzara entre las manos de Alshon Jeffery y fuera interceptado con menos de dos minutos por jugar.

Por eso, los Jaguars creyeron que lo necesitaban.

"Piensas en ello todos los años, cómo le sucedieron las cosas, cómo progresó, pero es muy difícil no reconocer bajo qué circunstancias tuvo que jugar en las últimas dos temporadas y cómo respondió", dijo Coughlin. "Para poder hacer eso, debes estar enfocado porque nunca sabes, como quarterback suplente, cuándo llegará tu oportunidad. Cuando esa oportunidad llegó, obviamente sus compañeros creyeron en él. No perdió ritmo. Ellos simplemente siguieron jugando e hizo algunas cosas impresionantes y lo mismo sucedió el año pasado".