Los Chargers se asumen como el equipo a vencer en la NFL

El equipo que dirige Anthony Lynn tiene el nivel de confianza en uno de los puntos más altos de su historia. Getty Images

COSTA MESA -- A Melvin Ingram no le falta confianza.

Durante el minicampamento obligatorio de este mes, el extrovertido cazador de quarterbacks de Los Angeles Chargers dijo lo que todos los jugadores de la NFL piensan, en privado, de su propio equipo.

Cuando se le preguntó sobre los comentarios de su compañero Melvin Gordon en el sentido de que los Chargers eran el equipo a vencer en la AFC Oeste, Ingram lo llevó un paso más allá, bautizando de los Bolts como el mejor equipo en la liga de cara a la campaña del 2019.

"Somos el equipo a vencer en la NFL, no solamente la AFC Oeste. Es la NFL", declaró Ingram. "Sentimos que cuando vamos contra nuestra ofensiva que los necesitamos superar porque ellos son los mejores. Ellos necesitan superarnos a nosotros porque nosotros somos los mejores. Y así es como vamos mejorando".

Para Ingram y los Chargers, decir que son los mejores es una cosa, pero probarla es otra. Luego de finalizar en 12-4 la temporada regular pasada, los Chargers fueron humillados en la Ronda Divisional de la AFC de gira frente a los New England Patriots.

New England dominó todos los aspectos del partido, consiguiendo una ventaja de 38-7 antes de que los Chargers respondieran con algunos puntos en tiempo basura para quedar 41-28.

Los Chargers comprenden que deben superar a los Patriots y a los campeones defensores de la AFC Oeste, Kansas City Chiefs, para respaldar la valiente declaración de Ingram y, finalmente, alcanzar el Super Bowl por primera vez desde el 1994.

Eso inicia con ganar la AFC Oeste, algo que no han conseguido los Chargers desde la campaña del 2009.

Entonces, ¿por qué insisten los Chargers e Ingram que el 2019 es su año? Mejor salud, mejor profundidad, experiencia de playoff y jugadores explosivos en las posiciones clave son motivos por los cuales los Bolts creen que son contendientes de Super Bowl.

"Vaya, el camino es largo", dijo el quarterback de los Chargers, Philip Rivers. "Se necesita mucho para llegar allí. Sabemos lo difícil que es nuestra división. Obviamente, Kansas City siendo el primer sembrado el año pasado. No hemos ganado la división en mucho tiempo, como todos sabemos. Será un largo camino.

"Pero tenemos las capacidades para lograrlo. Como sabemos, por eso se juegan los partidos y la temporada. Lo sabremos, pero creemos tener la constitución adecuada, creo, físicamente y mentalmente. Creo que debemos recrearlo, mentalmente, desde un punto de vista de fútbol americano, con cómo te preparas y luego recrearlo desde un punto de vista de camaradería".

Los Chargers retuvieron a un puñado de jugadores de impacto que con trabajos terminaron la temporada del 2018, o no lo consiguieron.

Los linebackers titulares Denzel Perryman (rodilla), Kyzir White (rodilla) y Jatavis Brown (rodilla) deben estar de regreso sanos de la lista de lesionados., La ausencia de ese trío fue la razón primordial por la cual el coordinador defensivo de los Chargers, Gus Bradley, empleó a siete backs defensivos en la postemporada.

Junto a esos tres, el ala defensiva Joey Bosa, ala cerrada Hunter Henry, esquinero Trevor Williams y guardia Forrest Lamp deben estar más sanos luego de superar lesiones significativas en la pasada campaña.

"La salud es importante para cualquier equipo que desee competir por un Super Bowl", dijo el head coach de los Chargers, Anthony Lynn. "Me gusta nuestra profundidad. Contamos con algo de profundidad en este equipo. No quiero ver que nadie se lastime. Definitivamente quiero cuidar a los chicos un poco mejor que el año pasado, y ver si eso sirve en diciembre y enero, ver si es allí donde podamos jugar nuestro mejor nivel".

Aunque los Chargers no hicieron muchos movimientos rimbombantes en el receso de campaña, el gerente general Tom Telesco cree que mejoró la profundidad del equipo con la suma del veterano linebacker Thomas Davis y el veterano quarterback reserva Tyrod Taylor a través de la agencia libre, y luego seleccionando al tackle defensivo Jerry Tillery, safety Nasir Adderley, tackle ofensivo Trey Pipkins y linebacker Drue Tranquill en el draft de este año.

Anotar puntos no será un problema. Los Chargers regresan con todos excepto Tyrell Williams en una ofensiva que fue una de las más explosivas y talentosas el año pasado, liderada por Rivers.

Los Chargers promediaron 26.8 puntos por partido el año pasado, empatados por el sexto lugar en la liga, y 6.3 yardas por jugada, para colocarse terceros en la NFL.

Al lado defensivo del balón, los Chargers tienen talento de Pro Bowl en todos los niveles, con Bosa e Ingram en las alas defensivas, Davis como linebacker, y Derwin James y Adrian Phillips como safeties, junto con el esquinero Casey Hayward y el defensivo All-Pro en la ranura, Desmond King, en la secundaria.

Luego de experimentar inconsistencias con sus pateadores por dos campañas --empleando a seis en un año-- los Chargers finalmente hallaron a su titular el año pasado en Mike Badgley. Bautizado como 'Money Badger', Badgley convirtió 15 de 16 intentos de campo el año pasado, incluyendo un nuevo récord de franquicia con un acierto desde 59 yardas.

Finalmente, bajo la guía de Lynn, los Chargers han descifrado cómo ganar partidos cerrados cuidando el ovoide y ejecutando las cosas pequeñas en el cierre de los juegos.

Los Chargers tienen 34 robos de balón desde que Lynn tomara las riendas como head coach en el 2017, suficiente para quedar empatado en el cuarto lugar de la NFL.

Los Bolts se fueron 7-16 en partidos decididos por ocho puntos o menos bajo el ex entrenador en jefe Mike McCoy, del 2015 al 2017. Desde que Lynn tomara las riendas, los Chargers tienen marca de 10-6 en esos partidos.

"Lo principal para nosotros es simplemente ser inteligentes", dijo el co-capitán defensivo y tackle nariz, Brandon Mebane, cuando se le preguntó cómo los Chargers alcanzarían su potencial. "Tomar buenas decisiones. Entender que cuando una persona hace una jugada, muchas veces no se ve lo que hizo el que estaba a su lado para ayudarle a crear y hacer esa jugada.

"Si seguimos haciendo eso, ser más inteligentes con nuestro estudio de video y jugar con un sentido de urgencia, pienso que lo podemos lograr. Creo que tenemos el talento. Pienso que lo principal es ser más precisos con la mente y toma de decisiones sobre el campo como jugadores".

James señaló que simplemente hay que mantenerlo simple.

"Ganar partidos", estableció James. "Siento que debemos salir y jugar. Debemos ponerlo en video y salir todas las semanas con la mentalidad de que vamos a ganar. Si ganas los partidos, puedes ganar un campeonato".