Defensiva de Chicago carga con sus sueños de playoffs

Los Chicago Bears se convirtieron en una de las mayores sorpresas de la NFL la temporada pasada al ganar la NFC Norte y terminar con la tercer mejor marca de la Conferencia Nacional.

La principal razón del éxito de Chicago se debió a la mejoría de su defensiva que se ubicó entre las mejores de la liga gracias a la llegada del cazamariscales estelar Khalil Mack, quien contribuyó de inmediato con 12.5 capturas y 47 tacleadas, además de provocar seis balones sueltos y recuperar dos.

La temporada pasada, los Bears terminaron en el primer lugar en puntos permitidos (17.7 por partido) y yardas terrestres admitidas (1,280), en el N° 3 de defensiva total con 4,795 yardas y fue la séptima mejor defensiva contra el pase con 3,515 yardas aéreas permitidas.

Sin embargo, la gran producción de la defensiva contrastó con los modestos números del ataque de Chicago encabezado por el mariscal de campo Mitchell Trubisky.

Chicago enfrenta múltiples interrogantes de cara a la próxima temporada y también enfrenta la presión de cumplir con las expectativas que generó su ascenso del 2018.

¿VOLVERÁ A GANAR KHALIL MACK EL PREMIO AL JUGADOR DEFENSIVO DEL AÑO?

Mack, quien fue reclutado por los Oakland Raiders con la quinta selección global en el 2014 procedente de Buffalo, ha tenido una carrera estelar en la NFL, llegando a cuatro Pro Bowls consecutivos y tres veces fue elegido al primer equipo All-Pro.

En el 2015, Mack hizo historia cuando se convirtió en el segundo jugador, después de Lawrence Taylor, en ser seleccionado al primer equipo All-Pro en dos posiciones distintas (apoyador externo y ala defensiva), luego de una temporada en la que tuvo 15 capturas y 77 tacleadas, además de dos balones sueltos forzados.

Durante sus cuatro años de carrera en Oakland, Mack jugó más tiempo como ala defensiva, a excepción del 2015 que alternó con el puesto de apoyador externo y ahora sabemos cómo terminó esa temporada para el cazamariscales.

La buena noticia para Mack es que en Chicago juega como apoyador externo y ahora tiene una campaña completa de experiencia en el sistema del equipo además que tuvo la oportunidad de entrenar durante toda la temporada baja con sus compañeros, así que esperen grandes resultados de Mack en el 2019.

La principal competencia de Mack por el galardón es el liniero defensivo de Los Angeles Rams, Aaron Donald, y el cazamariscales veterano de los Houston Texans, J.J. Watt.

¿CUÁNTO LES PESARÁ A LOS BEARS TENER POCAS SELECCIONES DEL DRAFT?

Chicago pagó a los Raiders sus selecciones de primera ronda del draft del 2019 y 2020, además una sexta de este año y su tercera del siguiente para adquirir a Mack, quedando desprotegidos en cuanto a la posibilidad de sumar talento joven a través del sorteo

No obstante, Chicago encontró jugadores interesantes en sus primeros dos turnos y ambos podrían ver acción como titulares en algún momento esta temporada.

El corredor David Montgomery, tomado en la tercera vuelta procedente de Iowa State, está detrás de Tarik Cohen y Mike Davis en la lista de profundidad, pero ninguno de los dos ha superado las 1,000 yardas en una temporada en su carrera, algo que Montgomery consiguió en dos ocasiones con los Cyclones, además que ninguno de los dos ha sido titular en más de siete partidos en una campaña, el panorama parece alentador para el novato.

Por su parte, Riley Ridley, quien llegó en la cuarta vuelta procedente de Georgia, tiene por delante a Allen Robinson, Taylor Gabriel y Cordarrelle Patterson, que no son conocidos por ser estrellas o jugadores constantes en la liga, así que también tiene oportunidad de ver tiempo de juego rápido.

Duke Shelley (sexta ronda, Kansas State) y Stephen Denmark (séptima ronda, Valdosta State) sólo darán profundidad a la defensiva secundaria, que está cubierta con Kyle Fuller, Prince Amukamara y Buster Skrine, así que este año Chicago no sufrirá por talento.

¿DEBEMOS CONFIAR EN MITCHELL TRUBISKY?

El argumento principal que podemos utilizar con Trubisky es que tuvo una mejoría notable de su primer año al segundo, mejorando en todas sus estadísticas, por lo que no hay razones para pensar que no continuará su progreso.

La temporada pasada, Trubisky completó 289 pases (66.6 por ciento) para 3,223 yardas y 24 touchdowns con 12 intercepciones, pero tampoco son números que sorprendan alrededor de la liga.

A pesar de eso, el joven pasador colocó a Chicago en posición de anotar en los segundos finales en al menos dos ocasiones la temporada pasada, incluyendo la derrota en la Ronda de Comodines ante los Philadelphia Eagles, donde el pateador Cody Parkey falló su intento de gol de campo de 43 yardas en el que el balón rebotó dos veces en los postes antes de salir, condenando a los Bears a una dolorosa derrota.

Está claro que los Bears buscarán resolver sus partidos mucho antes del silbatazo final para no volver a poner sus esperanzas en el brazo de Trubisky o --peor aún-- en la pierna de su pateador en turno

Después de todo, a pesar de la mejoría de Trubisky, Chicago terminó en la posición N° 21 de la NFL en ofensiva total y yardas aéreas, N° 11 en ofensiva terrestre y N° 9 en puntos anotados (26.3 por partido).

Si les gusta jugar el Fantasy Football, Trubisky no será una opción para ganar.

PREDICCIONES

Chicago tiene una de las defensivas más talentosas de la liga y parte como favorito en la NFC Norte a pesar de la presencia de Aaron Rodgers con los Green Bay Packers, volver a los playoffs podría no ser tanto problema como trascender en esa instancia, donde podrían estancarse nuevamente si Trubisky y compañía no apoyan con puntos en el marcador.

Me gustaría pensar que los Bears volverán al Super Bowl este año, pero me parece más probable que volverán a caer en la Ronda de Comodines.