Denver apela a su defensiva para recuperar protagonismo

Los Denver Broncos arrancan una nueva era bajo la dirección del entrenador en jefe Vic Fangio, quien debuta en el puesto a sus 60 años de edad.

Fangio, quien toda su carrera la ha desarrollado en el lado defensivo del balón, tiene la difícil misión de recuperar una unidad que la temporada pasada terminó en la posición N° 22 de la NFL en yardas totales admitidas con 5,842, aunque fue la N° 13 en puntos permitidos por partido con 21.8.

La herencia de Fangio es una losa muy pesada, dos temporadas perdedoras consecutivas por primera vez en más de tres décadas con Vance Joseph, quien sólo duró dos años en el puesto, así que la reconstrucción de los Broncos podría ser más complicada de lo que uno podría imaginar.

La buena noticia para Fangio es que Denver mantiene jugadores clave en su plantilla como el cazamariscales Von Miller, el corredor Phillip Lindsay, el esquinero Chris Harris Jr. y el receptor abierto Emmanuel Sanders.

No obstante, aún quedan varias interrogantes por responder en Mile High.

¿CUÁL SERÁ EL IMPACTO DE FANGIO EN MILLER?

Posiblemente el mayor beneficiado con la llegada de Fangio a Denver será Miller.

La temporada pasada, Fangio encendió la defensiva de los Chicago Bears gracias a una pieza en específico: Khalil Mack. Miller tiene un nivel de talento comparable al de Mack y juega en la misma posición. Miller es el líder histórico de los Broncos en capturas con 98 y no hay ninguna señal que advierta que su producción vaya a disminuir.

Desde el 2014, Miller ha iniciado 80 partidos consecutivos y ha sido constante dentro del campo, superando el doble dígito de capturas en todas las campañas, de hecho, en el 2018 terminó con 14.5 capturas --la segunda mayor cantidad de su carrera-- al tiempo que acumuló 48 tacleadas, una intercepción, cuatro balones sueltos forzados y tres balones sueltos recuperados en camino a su séptima selección al Pro Bowl, además ha sido elegido tres veces al primer equipo All-Pro.

Con Fangio al frente, la defensiva de los Bears terminó como la N° 1 de la NFL en robos de balón con 36 e intercepciones con 27, en esa área Harris también será clave en su sistema.

Miller tiene en Fangio un entrenador en jefe que puede maximizar su talento y el de sus compañeros, lo que permite pensar que el cazamariscales superará --nuevamente-- el doble dígito de capturas.

¿CAMBIARÁ LA OFENSIVA CON JOE FLACCO?

Desde el retiro de Peyton Manning tras ganar el Super Bowl 50, Denver tuvo cuatro mariscales de campo titulares distintos en Trevor Siemian, Paxton Lynch, Brock Osweiler y Case Keenum, sin embargo, ninguno de ellos tenía las credenciales para brindar una respuesta en la posición hasta que esta temporada baja llegó Flacco a la plantilla.

Flacco es un pasador de bolsillo veterano con un campeonato bajo el brazo que ha completado más del 60 por ciento de pases en su carrera, tiene 212 touchdowns y que la temporada pasada promedió 273.9 yardas aéreas por partido.

Una lesión en la cadera en la Semana 9 marginó a Flacco por el resto de la campaña con los Baltimore Ravens y lejos de crear polémica, mantuvo un perfil bajo detrás del novato Lamar Jackson.

La actitud de Flacco ante la adversidad es un buen augurio para Denver, que tendrá un salto de calidad en su ataque aéreo y que además cuenta con un corredor sólido en Lindsay que le quitará presión para lanzar el balón, así que esperen una gran mejoría en la ofensiva de los Broncos este año.

¿NOAH FANT GANARÁ LA TITULARIDAD?

Los Broncos invirtieron una selección de primera ronda en el ala cerrada de Iowa, Noah Fant, quien no tiene asegurada la titularidad y debe quitarle el puesto a Jake Butt, quien no es conocido por sus grandes manos para atrapar balones como Fant, quien tuvo 19 recepciones de touchdown en sus tres años con los Hawkeyes.

Los 6 pies con 4 pulgadas de estatura y 249 libras de peso de Fant, además de su velocidad --4.5 segundos en la carrera de las 40 yardas en el Combinado de Talento-- representan un arma peligrosa para Flacco en la zona roja.

Si Fant logra mejorar en sus bloqueos, parte fundamental en una ofensiva que la temporada pasada permitió 34 capturas, asegurará la titularidad desde el primer día.

El liniero ofensivo Dalton Risner --reclutado en la segunda ronda del draft-- tiene posibilidades de ver acción esta campaña detrás del guardia derecho Elijah Wilkinson, mientras el mariscal de campo Drew Lock, quien llegó un turno después en el sorteo, se perfila como un proyecto a largo plazo para heredar el puesto de Flacco.

PREDICCIÓN

Hay dos muy malas noticias para los Broncos este año, la primera es que enfrentan el segundo calendario más difícil de la NFL (contra rivales que tuvieron un porcentaje ganador de .537) y la segunda es que comparten división con los Kansas City Chiefs y Los Angeles Chargers, dos de los favoritos en la Conferencia Americana para llegar lejos en los playoffs.

Denver es un equipo en reconstrucción y está más cerca de terminar al fondo de la AFC Oeste que en la cima, será una sorpresa si termina con un récord superior a 5-11.