Matthew Stafford está obligado a trascender, finalmente, con Detroit

Los Detroit Lions inician la segunda temporada bajo la dirección del entrenador en jefe Matt Patricia, quien la campaña pasada impactó directamente en la defensiva del equipo, que mejoró respecto al 2017.

Sin embargo, el ataque de los Lions se desplomó en yardas totales (del N° 13 al N° 24) y en puntos anotados de la posición N° 7 a la N° 25 de la liga y es justo ahí donde aparecen las mayores interrogantes para esta campaña.

El mariscal de campo Matthew Stafford sufrió una regresión, rompiendo su racha de siete temporadas consecutivas lanzando para al menos 4,000 yardas y apenas sumó 21 pases de touchdown, su menor cantidad desde que tuvo 22 en el 2014.

Debido a la gran competencia que existe en la NFC Norte, Detroit necesita contar con la mejor versión de su ofensiva para aspirar a volver a los playoffs.

Sin embargo, la tarea no será nada sencilla para los Lions, que no han ganado un título divisional desde 1991 y no ganan un partido de postemporada desde 1993.

¿EN QUÉ NIVEL ESTARÁ MATTHEW STAFFORD?

A pesar de completar el 66.1 por ciento de sus pases (367 de 555 intentos), Stafford lanzó para 3,777 yardas --la tercera menor cifra de su carrera-- con 21 touchdowns y 11 intercepciones, una estadística pobre en comparación a sus 29 pases de anotación y 10 intercepciones del 2017. La falta de un ataque terrestre respetable cobró factura a Stafford, quien tuvo a Kerryon Johnson como su mejor corredor con apenas 118 acarreos para 641 yardas y tres touchdowns.

En el ataque aéreo, el blanco preferida de Stafford fue el receptor abierto Kenny Golladay, quien atrapó 70 pases para 1,063 yardas y cinco touchdowns, sin embargo, Detroit también perdió algunas armas ofensivas este año.

El corredor Theo Riddick, segundo mejor receptor del equipo la temporada pasada con 61 recepciones, fue cortado y el veterano LeGarrette Blount se convirtió en agente libre luego de no recibir un nuevo contrato.

Golden Tate, por su parte, fue canjeado durante la temporada a los Philadelphia Eagles y este año firmó con los New York Giants.

Bruce Ellington, TJ Jones y las alas cerradas Levine Toilolo y Luke Willson también quedaron en el pasado.

Si bien los Lions apuntalaron su ataque esta temporada baja adquiriendo al receptor Danny Amendola, el corredor C.J. Anderson y el ala cerrada Jesse James, esto podría ser insuficiente arsenal para Stafford, quien también enfrenta la presión de no haber trascendido en la postemporada en su carrera.

En 10 temporadas como profesional, Stafford --reclutado con la primera selección global en el draft del 2009 procedente de Georgia-- sólo ha tenido marca ganadora en cuatro ocasiones y ha llegado a los playoffs tres veces, donde no conoce la victoria quedando eliminado siempre en la Ronda de Comodines.

Sin embargo, existe un antecedente reciente que nos permite pensar que Stafford podría superar este obstáculo y brillar la próxima temporada. En el 2015, los Lions perdieron al estelar Calvin Johnson por retiro y se pensaba que la ofensiva se desplomaría, pero Stafford respondió lanzando para 4,327 yardas y 24 touchdowns al siguiente año.

Espero que Stafford recupere ese viejo nivel y tenga una gran temporada estadística, pero que eso sea suficiente para Detroit es otra historia.

¿DARÁ EL SIGUIENTE PASO LA DEFENSIVA?

Los Lions pasaron de tener la defensiva N° 27 en yardas permitidas en el 2017 a escalar al lugar N° 10 la campaña pasada, en puntos permitidos pasaron del escalón N° 21 al N° 16, así que no es descabellado pensar que la tendencia continuará este año.

Si bien Detroit perdió en la agencia libre al cazamariscales Ezekiel Ansah, su partida podría no representar un golpe tan doloroso luego que en su última campaña sumó apenas cuatro de las 43 capturas del equipo (N° 11 de la NFL).

No obstante, la estadística que los Lions deben mejorar para aspirar a algo más esta temporada son las intercepciones, luego de terminar en el penúltimo lugar de la liga con siete, empatando con los Green Bay Packers y Arizona Cardinals, sólo por delante de las dos de los San Francisco 49ers.

La llegada del ala defensiva Trey Flowers, viejo conocido de Patricia en sus años con los New England Patriots, no sólo ayudará a cubrir la partida de Ansah sino que debe mejorar notablemente la presión al mariscal de campo, lo que sin duda ayudará a que la defensiva secundaria mejore sus números.

El esquinero Rashaan Melvin aporta velocidad y experiencia a la posición, perfilándose como titular en el lado opuesto a Darius Slay, además vuelven los profundos Tracy Walker y Quandre Diggs.

Tras un año en el sistema implementado por Patricia, la flecha de la defensiva sólo apunta hacia arriba.

¿QUÉ TAN PELIGROSO SERÁ T.J. HOCKENSON?

La posición de ala cerrada fue una de las prioridades de los Lions esta temporada, adquiriendo en la agencia libre a James e invirtiendo selecciones del draft en T.J. Hockenson (primera ronda) e Isaac Nauta (séptima) luego que la campaña pasada sólo tuvieron cuatro recepciones de touchdown de la posición, una de Toilolo y tres de Michael Roberts, quien está al fondo de la lista de profundidad del equipo y no tiene un lugar asegurado en la plantilla.

Durante su carrera colegial en Iowa, Hockenson, de 6 pies con 5 pulgadas de estatura y 250 libras de peso, se destacó como un arma peligrosa en la zona roja con nueve recepciones de touchdown, seis en su última temporada.

Si Hockenson logra trasladar su talento a la NFL se convertirá en uno de los blancos preferidos de Stafford, aunque también podría necesitar tiempo para desarrollar su química con el mariscal de campo.

PREDICCIÓN

Detroit enfrenta un calendario relativamente sencillo este año, enfrentando rivales que se combinaron para tener un porcentaje ganador de .496 en el 2018, no obstante, su principal problema será dentro de su división, donde los Chicago Bears parten como favoritos, seguidos muy de cerca por los Packers y Minnesota Vikings.

A pesar que los Lions tiene las herramientas para mejorar respecto a la campaña pasada, la realidad es que están lejos de competir y el sueño de playoffs podría terminar demasiado pronto con un inicio de temporada que incluye partidos contra Los Angeles Chargers, Eagles, Kansas City Chiefs y Packers en las primeras cinco semanas.

El escenario más probable para Detroit es terminar nuevamente con récord 6-10 al fondo de la NFC Norte.