Tennessee busca resurgir tras los movimientos en su división

Los Tennessee Titans enfrentan una temporada crucial de cara al futuro por las interrogantes alrededor del mariscal de campo Marcus Mariota, quien no ha demostrado ser la respuesta a largo plazo en la posición.

Tennessee tiene un ataque terrestre sólida y una defensiva que merece mucho más crédito del que recibe, sin embargo, en una liga de pasadores, el éxito o fracaso de los Titans depende de Mariota.

El entrenador en jefe Mike Vrabel llega a su segunda temporada en el cargo con la misión de averiguar si Mariota es su mariscal de campo franquicia o si es momento de hacer un cambio.

A pesar de esto, los astros parecen haberse alineado para los Titans tras el retiro de Andrew Luck con los Indianapolis Colts, la incertidumbre alrededor de los Jacksonville Jaguars y queda por ver si los Houston Texans conectarán un cuadrangular con sus múltiples movimientos de la temporada baja o se convertirán en una decepción.

Hasta ahora, la única certeza en la AFC Sur son los Titans y eso al final representa una gran ventaja sobre sus rivales divisionales.

SE AGOTAN LAS OPORTUNIDADES PARA MARCUS MARIOTA

Dentro de sus discretas estadísticas, Mariota ha mantenido regularidad preocupante a lo largo de su carrera, completando 1,015 pases para 12,004 yardas con 69 touchdowns y 42 intercepciones. Su mejor campaña fue en el 2016, cuando estableció marcas personales con 3,426 yardas y 26 anotaciones.

Es decir, los Titans saben que cuentan con un pasador que completará poco más del 63 por ciento de sus envíos y promediará alrededor de 3,000 yardas aérea por temporada, no más y eso es un grave problema al momento de aspirar a convertirse en un equipo contendiente.

Sí, la versatilidad de Mariota abre espacios para los corredores Derrick Henry y Dion Lewis, lo que se traduce en un ataque terrestre sólido, sin embargo, los Titans no pagaron la segunda selección global en el draft del 2015 para tener un mariscal de campo que no es una amenaza real por aire.

Mariota se encuentra en el último año de su contrato de novato luego que el equipo ejerció su opción para el 2019 y no hay garantías que reciba un acuerdo jugoso en el futuro ni que continúe en Tennessee. Los Titans esta temporada baja adquirieron al pasador veterano Ryan Tannehill --quien tiene experiencia como titular con los Miami Dolphins-- para ser suplente, pero también es un claro mensaje para Mariota, que nunca ha jugado una campaña completa en su carrera, que en cualquier momento podría perder su puesto si no logra encender el ataque del equipo.

LA DEFENSIVA VUELA BAJO EL RADAR

Los Titans permitieron apenas 18.9 puntos por partido la temporada pasada, el tercer mejor promedio de la liga y sería tema de conversación si no fuera porque la ofensiva anotó apenas 19.4 puntos por encuentro, la sexta cifra más baja de la NFL.

Tennessee reforzó su defensiva a través del draft y la agencia libre con la selección del liniero Jeffery Simmons en la primera ronda del sorteo, sin embargo, el tackle podría no estar listo para jugar hasta noviembre --por muy pronto-- luego de romperse el ligamento cruzado anterior durante su preparación para el campamento de entrenamiento, así que su impacto no será inmediato.

El cazamariscales veterano Cameron Wake se suma para reforzar un área de necesidad luego que el equipo terminó con 39 capturas la temporada pasada, esto podría reflejarse en un aumento de intercepciones, departamento donde los Titans estuvieron entre los peores equipos de la liga con 11.

No obstante, a pesar de no destacar en capturas e intercepciones, Tennessee encontró la manera de terminar como una de las defensivas más sólidas de la liga y su flecha sigue apuntando hacia arriba a pesar de la falta de reflectores.

¿CUÁL SERÁ EL PAPEL DE A.J. BROWN?

Los Titans reclutaron a A.J. Brown en la segunda ronda del draft procedente de Ole Miss y el novato podría abrirse paso hacia la titularidad en un cuerpo de receptores que incluye a Corey Davis, Tajae Sharpe y el recién adquirido Adam Humphries, quienes no deberían representar un obstáculo difícil de superar, aunque podría estar destinado a jugar en la ranura.

Brown, de 6 pies de estatura y 226 libras de peso, tuvo 189 recepciones para 2,984 yardas y 19 touchdowns en tres temporadas en Ole Miss, además durante el Combinado de Talento de la NFL registró 4.49 segundos en la carrera de las 40 yardas.

Brown será un blanco atractivo para Mariota por su velocidad y manos seguras, aunque su falta de estatura podría ser un problema en la zona roja.

La mala noticia para los Titans es que Brown sólo tuvo una recepción durante la pretemporada (para 10 yardas), así que tendrán que esperar hasta que esté dentro del campo para saber si su inversión valió la pena.

PREDICCIÓN

Tennessee enfrenta el noveno calendario más complicado de la NFL, contra rivales que se combinaron para un récord 131-124-1 (.518), aunque sus rivales divisionales tienen calendarios más complicados por delante.

Fuera de la AFC Sur, los Titans enfrentan dos partidos de riesgo real como visitantes frente a los Cleveland Browns y Atlanta Falcons, ambos juegos en las primeras cuatro semanas, lo que en caso de terminar con récord negativo les podría permitir tener tiempo para recuperarse más adelante en la temporada.

No obstante, será muy difícil que Tennessee termine el año con una marca superior a 9-7, la cual será insuficiente para amarrar un lugar de comodín en la Conferencia Americana así que su mayor esperanza de llegar a los playoffs dependerá de un desplome de Texans, Colts y Jaguars que les permita ganar el título divisional.