Nueva polémica arbitral perjudica a los Saints en contra de los Rams

Nuevamente, los New Orleans Saints y Los Angeles Rams se vieron envueltos en una polémica decisión de la cuadrilla de oficiales.

Nuevamente, perjudicó a los Saints.

Justo antes del medio tiempo, con el balón en posesión de los Rams, el quarterback Jared Goff fue golpeado justo antes de desprenderse del ovoide en intento de pase. Cameron Jordan recuperó el ovoide y lo devolvió hasta la zona de anotación, pero no el touchdown no contó, porque los oficiales marcaron pase incompleto como su primera determinación.

Después de que la jugada se revisó vía video, los oficiales determinaron que la llamada originalmente había sido errónea, y que de hecho fue un balón suelto, recuperado por los Saints. No obstante, las cebras no concedieron el touchdown a New Orleans, sino únicamente la posesión en la yarda 13, sitio donde Jordan recuperó el balón.

¿Por qué?

Porque al determinar como pase incompleto la jugada original y hacer sonar los silbatos, los oficiales hicieron caso omiso a la recomendación de la liga de dejar correr las jugadas y revisar después. Eso anuló toda la acción posterior.

Al explicar la jugada, Al Riverón, vicepresidente senior de oficiales de la NFL, explicó el por qué se dio marcha atrás a la decisión de los árbitros en términos de la posesión del balón, pero no mencionó el motivo por el cual no hubo touchdown para New Orleans.

En la postemporada pasada, una interferencia de pase de Nickell Robey-Coleman de los Rams, muy evidente, no fue marcada en contra del receptor abierto Tommylee Lewis, contribuyendo a la derrota de los Saints en la antesala del Super Bowl.

Esa jugada trajo como consecuencia un cambio al reglamento de la liga, donde ahora las interferencias de pase están incluidas entre las jugadas sujetas a revisión, así como aquellas jugadas donde no se marca interferencia de pase, y el head coach decide desafiar la decisión de los oficiales.