Entrenadores en jefe novatos pagan el precio de su inexperiencia

Por primera vez en la historia de la NFL, cuatro entrenadores en jefe novatos siguen sin ganar tras los primeros cuatro partidos de sus equipos.

El entrenador en jefe de los Arizona Cardinals, Kliff Kingsbury, tiene un empate, contra los Detroit Lions, sin embargo, Vic Fangio de los Denver Broncos, Zac Taylor de los Cincinnati Bengals y Brian Flores de los Miami Dolphins todavía no han llegado a la columna de empate o victoria.

Echemos un vistazo más cercano a este cuarteto:

Kliff Kingsbury, Arizona Cardinals

¿Fue la elección correcta para la franquicia? Mirando solamente el récord 0-3-1- de los Cardinals, uno podría decir que Kingsbury no fue la elección correcta. Pero encaja bien con el mariscal de campo Kyler Murray, a quien los Cardinals reclutaron con la primera selección global del draft. Kingsbury está ejecutando esencialmente el mismo sistema que Murray ha ejecutado desde el octavo grado y conoce a Murray desde que tenía 15 años de edad, así que hay una conexión personal. Kingsbury ayudará a Murray a ajustarse a la NFL mejor que cualquier otro entrenador de la liga. Tomará un año o dos para que Kingsbury adquiera el personal perfecto para su ofensiva. Y también está aprendiendo cómo dirigir en la NFL, desde la perspectiva de la estrategia, el personal y el vestuario. Habrá muchos obstáculos en el primer año, pero mientras los Cardinals estén comprometidos con Murray, Kingsbury fue la elección correcta.

¿Por qué los Cardinals no han ganado todavía? Una combinación de que la ofensiva no puede anotar en zona roja --que sí, se puede atribuir en gran medida a Kingsbury-- y la defensiva no ha podido detener la carrera. Arizona ha permitido 586 yardas terrestres esta campaña, la quinta mayor cantidad de la NFL. Eso significa que todos los equipos que han enfrentado los Cardinals han corrido para más de 100 yardas contra ellos. Eso no ganará partidos. Y en la zona roja, Arizona ha lanzado 23 veces, completando 13 pases, ambas cifras la cuarta mayor cantidad en la NFL. Esa es un área donde la mentalidad de pasar de Kingsbury ha sido un obstáculo. En lugar de correr el balón en zona roja --los Cardinals sólo han mandado dos acarreos dentro de la yarda 5, ubicándose en el lugar N° 28 de la liga-- los Cardinals eligen arriesgarse con pases.

¿Qué ha habido bueno, si es que hay algo? Los Cardinals han sido una de las mejores ofensivas de la NFL cuando van abajo en el marcador en el último cuarto. Bajo esas condiciones, los Cardinals están ubicados en el tercer lugar con 379 yardas, segundo con cuatro touchdowns, primero con 28 primeros intentos y séptimo con 6.08 yardas por acarreo. No es logro del que los Cardinals puedan estar orgullosos porque significa que no han llegado al último cuarto con la ventaja todavía. Murray está en el tercer lugar en intentos de pases y N° 13 en yardas áreas, mientras el receptor abierto Larry Fitzgerald está ubicado en el top-25 en recepciones y yardas recibidas.

Récord pronosticado: 2-13-1. Simplemente no quedan muchos partidos ganables en el calendario de los Cardinals. De los 12 juegos restantes, las mejores oportunidades de ganar de los Cardinals son el domingo visitando a Cincinnati, la Semana 6 contra los Atlanta Falcons y la Semana 14 frente a los Pittsburgh Steelers, y eso incluye una visita a los New York Giants en la Semana 7. A menos que los Cardinals puedan cambiar su ofensiva y empiecen a anotar en la zona roja --tienen cinco touchdowns esta temporada, ubicándose en el lugar N° 25 de la NFL-- continuarán con su ritmo actual. Si pueden comenzar a cerrar sus series con touchdowns, pueden ganar cinco o seis partidos, tal vez más. -- Josh Weinfuss


Zac Taylor, Cincinnati Bengals

¿Fue la elección correcta para la franquicia? Todavía es demasiado pronto para decir si los Bengals tomaron la decisión correcta contratando a Taylor. Los Bengals no sólo tienen cuatro semanas en la temporada, sino que es difícil descifrar cuánta culpa debe cargar sobre sus hombros. Taylor admitió que debe ser mejor enviando jugadas para ayudar a la ofensiva a maximizar su potencial. No obstante, es claro que Taylor tiene mucho en qué trabajar. La línea ofensiva de los Bengals ha permitido la segunda mayor cantidad de capturas en la NFL. Defensivamente, Cincinnati está en el lugar N° 30 de la liga en yardas permitidas por jugada. Los huecos en la plantilla no pueden atenderse hasta la temporada baja, por lo menos.

¿Por qué los Bengals no han ganado todavía? Los Bengals están a un par de posesiones de estar 2-2. En la Semana 1, los Bengals jugaron mejor que los Seattle Seahawks, pero no pudieron convertir yardas en puntos. Dos semanas después, Cincinnati se recuperó de una desventaja 14-0 y tuvo la ventaja en el último cuarto en Buffalo antes que los Bills anotaran en los últimos dos minutos para evitar que Taylor sumara su primera victoria. Los otros dos juegos fueron palizas. Lo más frustrante en cuatro partidos podría ser la incapacidad de la ofensiva para anotar touchdowns. Cincinnati está en el lugar N° 29 en yardas por jugada y N° 31 en eficiencia en zona roja, lo que ha tenido múltiples efectos secundarios.

¿Qué ha habido bueno, si es que hay algo? En este punto, todo es malo. Es difícil encontrar una estadística importante donde los Bengals estén ubicados en la parte alta de la NFL. Lo único positivo de la temporada fue la productividad del receptor abierto John Ross. Tras cuatro juegos, ha superado su marca personal de yardas recibidas. Sin embargo, Ross fue colocado en la lista de reservas lesionados de Cincinnati el martes luego que sufrió una lesión de hombro que lo marginará por un mínimo de ocho semanas.

Récord pronosticado: 3-13. Cincinnati tiene tres partidos contra equipos que todavía no tienen victorias: Arizona (6 de octubre), New York Jets (1° de diciembre) y Miami Dolphins (22 de diciembre). Los Bengals deberían estar en la contienda para ganar esos partidos. Pero además de eso, Cincinnati podría estar viendo su total de victorias más bajo desde el 2010, cuando terminó 4-12 en el último lugar de la AFC Norte. -- Ben Baby


Vic Fangio, Denver Broncos

¿Fue la elección correcta para la franquicia? Incluso los más escépticos dentro de las instalaciones de los Broncos creen que Fangio es la elección correcta. Ha hecho responsables a los jugadores, entrenadores y él mismo durante el mal inicio del equipo. Incluso se puso frente a las balas, respondiendo una pregunta sobre castigos con una respuesta que incluyó la frase "es una crítica a los entrenadores". Los Broncos han perdido dos partidos en la última jugada y sus cuatro derrotas han sido contra equipos con un récord combinado 10-6. Como dijo el apoyador Von Miller: "Estamos jugando duro por el coach Fangio".

¿Por qué los Broncos no han ganado todavía?Se demostró hace mucho que la esperanza no es una estrategia y los Broncos necesitaban mucha suerte con las lesiones o sus problemas de profundidad iban a quedar expuestos. Denver tenía la oportunidad de competir por un lugar de comodín si sus mejores 30 jugadores se mantenían sanos. Ni siquiera pasaron septiembre y sus tres firmas más importantes de la agencia libre (el tackle Ja'Wuan James, el esquinero Bryce Callahan y el profundo/esquinero Kareem Jackson) se perdieron partidos por lesiones y el apoyador Bradley Chubb se perderá el resto de la temporada por una rotura de ligamento cruzado anterior. Los problemas en los drafts del 2016 y 2017 continúan apareciendo en la respuesta de los Broncos a las lesiones. Necesitan más soluciones locales para sus problemas en la plantilla.

¿Qué ha habido bueno, si es que hay algo? El mariscal de campo Joe Flacco no es el problema de los Broncos. Ha jugado bien en general y tuvo una serie de dos minutos que debió haber representado la victoria el pasado fin de semana. Sostiene el balón demasiado y tiene que escalar la bolsa de protección con mayor eficiencia por momentos, pero los Broncos tampoco protegen constantemente. El guardia novato Dalton Risner ha sido la mejor selección del draft del equipo y parece ser una solución a largo plazo mientras trabajan en sus problemas en la zona roja. El coordinador ofensivo de primer año Rich Scangarello ha mostrado la capacidad para encadenar jugadas que encajan bien ya que el equipo ha tenido ocho de sus 14 posesiones anotadoras con al menos 10 jugadas.

Récord pronosticado: 6-10. Los 12 juegos restantes de los Broncos son contra equipos que actualmente tienen marca 2-2 o mejor. Eso incluye dos partidos contra los Kansas City Chiefs (4-0) y una visita a los Bills (3-1). El calendario en casa contará la historia (Tennessee Titans, Kansas City, Cleveland Browns, Los Angeles Chargers, Detroit Lions y Oakland Raiders), pero incluso eso requerirá un poco de trabajo pesado. -- Jeff Legwold


Brian Flores, Miami Dolphins

¿Fue la elección correcta para la franquicia? Es demasiado pronto para decir si no fue la decisión correcta para la franquicia. Ningún coach ha enfrentado un reto más duro que Flores en su primer año como entrenador en jefe de los Dolphins. Ha tenido un par de errores notables, pero en general ha mantenido un comportamiento equilibrado frente a las altas dosis de adversidad. Probablemente deberíamos esperar hasta el 2020 o 2021 para juzgar a Flores por victorias y derrotas debido a la naturaleza de la drástica reconstrucción de los Dolphins.

¿Por qué los Dolphins no han ganado todavía? Esto es sencillo. Tienen la plantilla menos talentosa de la NFL. Hay huecos en varias posiciones, aparentemente quedaron abiertos debido a que la organización está tratando de limpiar su límite salarial y acumular selecciones del draft para el 2020. Los Dolphins han mantenido sus últimos dos partidos a una posesión de distancia al medio tiempo, pero han sido superados 81-0 en las segundas mitades, una señal de fallas en los ajustes y que los equipos están contrarrestando las pocas áreas de éxito de Miami.

¿Qué ha habido bueno, si es que hay algo? De hecho han sido disciplinados en términos de castigos, que fue uno de los grandes objetivos de Flores previo a la temporada. Miami tiene la tercera menor cantidad de yardas por castigos y la cuarta menor cantidad de castigos tras cuatro juegos esta campaña. Los Dolphins tuvieron un difícil campamento de entrenamiento, que estuvo enfocado en la disciplina y a menudo incluía correr cuando cometían errores mentales como fueras de lugar o había demasiados hombres en la reunión previa a la jugada. Parece que ha rendido frutos.

Récord pronosticado: 1-15. La verdadera pregunta alrededor de los Dolphins es, ¿terminarán sin victorias? Es una posibilidad muy real y aseguraría el premio final de la primera selección global del draft. Sin embargo, hay muchos equipos malos en la NFL esta temporada y un puñado de ellos están en el calendario de Miami, incluyendo los Washington Redskins, Jets (dos juegos) y Bengals. Los Dolphins juegan duro cada semana y la apuesta aquí es que obtienen una victoria contra uno de ellos. -- Cameron Wolfe