Enrique Zárate quiere forjar otra maquinita con Águilas Blancas

play
Coach Zárate recordó a la 'Máquinita de 1988' que alzó el título para Águilas Blancas (0:34)

El entrenador del Politécnico presumió el antiguo galardón, mismo que ganó en su etapa como jugador bajo el mando del legendario Jacinto Licea. (0:34)

En su etapa como jugador, Enrique Zárate formó parte de una histórica generación de Águilas Blancas. Por su talento, eficacia, pero, sobre todo, por la calidad de atletas que la integraron, a ese grupo le llamaron La Maquinita.

En el presente, Zárate, head coach de los volátiles de Santo Tomás se encuentra en búsqueda de infundirle a sus jugadores los valores que le llevaron al éxito.

De forjar una Maquinita versión siglo XXI.

“Aprendí muchas cosas de mis entrenadores y mis compañeros de aquella generación. Lo más importante que obtuvimos, más allá de los éxitos deportivos, es que nos forjamos como buenos estudiantes, buenos politécnicos, buenos atletas, pero, sobre todo, un grupo con el que aprendí que lo más importantes es crecer como ser humano”, relata Zárate, quien junto a Águilas Blancas disputará este sábado la final de la Conferencia Jacinto Licea de Liga Mayor en contra de los Burros Blancos del Instituto Politécnico Nacional (IPN).

Zárate, egresado de la Escuela Superior de Comercio y Administración (ESCA), en 1976 fue parte de los fundadores de La Máquinita, que bajo el mando del entrenador Hugo Latisnere, cosechó títulos desde las categorías infantiles y juveniles.

En 1987, dicha generación llegó a la Liga Mayor y tuvo su punto climático un año más tarde, cuando ganó el campeonato ya bajó el mando de Jacinto Licea y derrotando nada menos que al archirrival, Cóndores de la UNAM.

“Era un equipo que se la creía, que jugaba con mucha confianza, pero por sobre todas las cosas, que tenía mucha identidad, estábamos muy orgullosos de representar al IPN y de ser Águilas Blancas”, comenta Zárate, quien buscará unirse a Licea en la lista de head coaches campeones con el equipo, y el primero que alzaría el título como jugador y como entrenador. “Al actual equipo hemos buscado infundirle esos mismos valores. Yo los veo muy fuertes en lo mental, muy unidos y listos para disputar el campeonato”.

Sin embargo, tener la opción de darle el primer título a Águilas Blancas en 27 años, precisamente en la temporada que cumple 50 años, no fue una tarea fácil.

Zárate acepta que cuando tomó el equipo, a inicios de 2014, el programa de futbol americano se encontraba en un momento muy complicado. En 2011, el doctor Licea se había ido, y la etapa de su sucesor, Héctor López, no otorgó los resultados esperados.

“Lo primero fue implementar una metodología que nos permitiera en el corto, mediano y largo plazo obtener resultados. Pero más allá de lo deportivo, en mi visión, lo más importante era volver a las bases que da este deporte: la fe, que se formen buenas personas, estudiantes, atletas, acompañado de una fuerte preparación mental y emocional”.

Así, el “método-Zárate” comenzó a notarse, al punto tal que, para la temporada 2019 se logró implementar un sistema personalizado de coucheo, en el que los integrantes del staff están conscientes de los puntos deportivos, pero también personales en los que hay que ayudar a cada integrante del roster.

“Luego de perder la semifinal del año pasado contra Auténticos Tigres, nos dimos cuenta que ya estábamos en condiciones de competirle al que fuera, donde sea. Desde enero comenzó la preparación de esta temporada e hice énfasis con el staff en la importancia de ver a cada muchacho como una parte valiosa del equipo”, comenta Zárate.

El adiós a los Borregos

Zárate recuerda que la decisión la tomó con su familia. Los citó para cenar y exponerles la situación. Había la opción de tomar el puesto como head coach de Águilas Blancas, el amor de su vida, pero el costo no era bajo. Tendría que renunciar a dos décadas de trabajo y éxitos en el programa de fubol americano del Tec de Monterrey.

“Desde 2008 se había manejado la posibilidad, pero siempre la rechacé porque sabía que estaba el doctor Licea al mando. Para 2014 se retomaron las pláticas y ya con un contexto diferente, lo vi como la gran oportunidad de volver a mi alma mater. Era un gran logro dirigir a Águilas Blancas”, narra Zárate, quien con Borregos del Campus Estado de México había sido campeón en 2000 y 2003 de la entones Conferencia de los 10 Grandes como coordinador defensivo.

“Soy un hombre de fe, pero también de valores familiares. A ellos recurrí para consultarles mi decisión y me apoyaron. Como familia, lo que nos importa es ser felices y mi felicidad estaba en Águilas Blancas”, agrega Zárate.

De cara al duelo del fin de semana contra Buros Blancos, sabe que saldrán al emparrillado del estadio de la Ciudad de los Deportes sin ser vistos como favoritos, pero, asegura que tiene la receta la contrarrestarlo. Apelará a los valores que encumbraron a La Máquinita.

“Vamos a salir al campo con las mismas armas que ya nos dieron resultado. Mucha fortaleza mental y el corazón de ser Águilas Blancas por delante”.