Tom Brady y los Patriots buscan cerrar sus heridas ante Eagles

Tom Brady no puede olvidar la última vez que enfrentó a los Philadelphia Eagles. La imagen de Nick Foles y el resto de los Eagles celebrando lo que en teoría debió ser el sexto título del Super Bowl para los New England Patriots es imborrable.

"¿Asumen que ya lo superé? ¡Vamos!", dijo el mariscal de campo de New England esta semana, en su programa radiofónico semanal en la WEEI de Boston. "Hay muchas cicatrices mentales de ese año. Fue un partido difícil".

Brady obviamente se refería a la derrota de 41-33 ante los Eagles en el Super Bowl LII, un resultado inesperado para muchos y que sigue causando dolor en New England, si bien los Patriots se coronaron al año siguiente y actualmente son los campeones defensores.

El domingo, los Pats (8-1) tendrán la oportunidad de comenzar a cerrar la herida. La buena noticia para Brady, es que no estará Foles del otro lado. La mala es que tampoco estará con New England el ala cerrada Rob Gronkowski, quien tuvo dos recepciones de anotación en ese encuentro.

Brady, quien lanzó para un récord de Super Bowl de 505 yardas y sumó tres touchdowns, tiene 15 pases de anotación a cambio de dos intercepciones en seis enfrentamientos durante su carrera ante los Eagles, dos de ellos en el Super Bowl. Ahora, el mariscal de campo de 42 años de edad se enfrentará a la décimo sexta defensiva contra el pase de la NFL y unos Eagles que acumulan apenas dos triunfos contra equipos con récord ganador.

Philadelphia (5-4) ha sido un vivo ejemplo de inconsistencia al alternar rachas de dos triunfos y dos derrotas durante sus últimos ocho partidos, promediando 30 puntos en sus cinco victorias en la temporada, por apenas 18.5 en sus cuatro tropiezos. No es el mejor de los augurios para enfrentar a la mejor defensiva de la liga, una unidad que ha permitido más de 14 puntos en tan sólo un encuentro de esta campaña, la derrota de hace un par de semanas frente a los Baltimore Ravens.

Tal vez la mejor opción para Philadelphia sea establecer su ataque terrestre con la pareja de Jordan Howard (525 yardas y seis touchdowns) y el novato Miles Sanders (336 yardas, una anotación) para explotar el único punto débil que ha mostrado New England, una defensiva contra la carrera que ha permitido al menos 135 yardas en cuatro cotejos, incluyendo un promedio de 184.5 en los últimos dos.

Para los Patriots --que requieren un triunfo para asegurar una temporada con récord ganador por décimo novena ocasión consecutiva-- la visita a Philadelphia es el segundo de una serie de cinco partidos al hilo ante líderes divisionales (Ravens, Eagles, Dallas Cowboys, Houston Texans y Kansas City Chiefs), que será vital en sus aspiraciones para llegar como el sembrado N° 1 a los playoffs en la Conferencia Americana. Para los Eagles, que comparten la cima del Este de la Nacional, un triunfo el domingo los dejaría como únicos líderes del sector por primera vez en la campaña.


KANSAS CITY CHIEFS vs. LOS ANGELES CHARGERS (CDMX)

Dos veces escenario de la final de la Copa del Mundo, el Estadio Azteca ha visto desfilar a grandes figuras: desde Pelé y Diego Maradona, pasando por Michael Jackson, Madonna y U2, hasta Brady. Ahora le corresponde el turno a Patrick Mahomes.

La visita de Mahomes y los Chiefs a la capital mexicana, con un año de retraso debido a los problemas con el césped del Estadio Azteca en el 2018, llega en un momento crítico para Kansas City, que ha perdido cuatro de sus últimos seis duelos para caer al cuarto lugar de la Conferencia Americana rumbo a los playoffs.

El duelo no es mucho menos importante para los irregulares Chargers. Después de un inicio de 2-5, el conjunto de Philip Rivers tiene dos victorias en sus últimos tres partidos y el enfrentamiento ante un rival divisional en patio neutral podría ser una de sus últimas oportunidades de defender su puesto de postemporada del año pasado.

Será un duelo explosivo
Los Chiefs han ganado nueve de los últimos 10 enfrentamientos de la serie y Mahomes tiene seis pases de touchdown sin intercepciones en sus únicos dos duelos ante los Chargers. La misión será reproducir el éxito ante la octava mejor defensiva de la liga, anclada con el ala defensiva Joey Bosa, quien acumula 8.5 capturas. Kansas City tiene marca de 5-1 esta temporada cuando anota al menos 26 puntos.

La defensiva de Kansas City llega en la posición N° 19 de la liga y ha admitido al menos 30 puntos en cuatro partidos este año, tres de ellos con resultado adverso. Si bien los Chargers no han demostrado el ataque explosivo de otros años, lucen revitalizados por tierra y han acumulado 305 yardas en promedio durante sus últimos dos partidos, 188 de ellas por cortesía de Melvin Gordon, quien se ausentó los primeros cuatro encuentros del calendario regular por una disputa contractual. Los Chiefs son la segunda peor defensiva contra la carrera de la NFL con un promedio de 148.1 yardas por partido.


La Semana 11 comienza este jueves por la noche con unos Pittsburgh Steelers (5-4) que buscan su quinto triunfo consecutivo, de visita ante los Cleveland Browns (3-6) en un enfrentamiento entre rivales del Norte de la Americana.

La jornada sigue el domingo con los siguientes enfrentamientos: Dallas Cowboys (5-4) en Detroit Lions (3-5-1); Jacksonville Jaguars (4-5) en Indianapolis Colts (5-4); Buffalo Bills (6-3) en Miami Dolphins (2-7); Denver Broncos (3-6) en Minnesota Vikings (7-3); New Orleans Saints (7-2) en Tampa Bay Buccaneers (3-6); New York Jets (2-7) en Washington Redskins (1-8); Atlanta Falcons (2-7) en Carolina Panthers (5-4); Houston Texans (6-3) en Baltimore Ravens (7-2); Arizona Cardinals (3-6-1) en San Francisco 49ers (8-1); Cincinnati Bengals (0-9) en Oakland Raiders (5-4); y Chicago Bears (4-5) en Los Angeles Rams (5-4).

Green Bay Packers (8-2), Tennessee Titans (5-5), New York Giants (2-8) y Seattle Seahawks (8-2) tienen su semana de descanso.