¿Verá México a un futuro miembro del Salón de la Fama?

La afición mexicana podría ser muy afortunada el próximo lunes 18 de noviembre cuando salgan al terreno de juego del Estadio Azteca los Kansas City Chiefs y Los Angeles Chargers.

Esta será la primera y posiblemente última ocasión que podrán ver en vivo a un futuro miembro del Salón de la Fama.

No estoy hablando de Patrick Mahomes, cuya carrera apenas despega y seguramente llegará más alto que muchos inmortales, me refiero al veterano Philip Rivers.

Es cierto que su temporada ha estado llena de altibajos, es capaz de guiar a los Bolts a una improbable victoria sobre los Green Bay Packers un día y a la siguiente semana lanza tres intercepciones contra los Oakland Raiders.

Sin embargo, Rivers cuenta con credenciales de sobra para presentar su caso para entrar al Salón de la Fama luego de terminar su carrera en la NFL, aunque muchos puedan pensar lo contrario.

Rivers inició su carrera como recluta de primera ronda del draft del 2004, en una generación que incluyó a Eli Manning y Ben Roethlisberger, siendo el único de ese grupo que se mantiene en pie y cuyo futuro no ha estado en duda en los últimos años.

Actualmente, Rivers está en el sexto lugar de todos los tiempos en yardas aéreas con 57,472, detrás de Dan Marino (61,361), Brett Favre (71,838), Peyton Manning (71,940), Tom Brady (73,050) y Drew Brees (75,505); además sus 388 pases de touchdown lo ubican también en el sexto lugar histórico detrás de los mismos nombres.

Sin embargo, uno de los puntos débiles de Rivers ha sido su falta de éxito en playoffs, instancia que sólo ha alcanzado en seis de sus 13 temporadas como titular --sin incluir la actual-- y lo más lejos que llegó fue el Juego por el Campeonato de la AFC del 2007.

Justamente ese partido resume una de las virtudes de Rivers: la dureza. Rivers jugó frente a los New England Patriots con una lesión de ligamento cruzado anterior y menisco en su rodilla derecha, así que no sorprende que sume 218 inicios consecutivos en su carrera, la mayor cifra en activo para un mariscal de campo y segunda mayor de la historia, sólo detrás de los 297 partidos que inició Favre de manera consecutiva.

Esta semana, el entrenador en jefe de los Chiefs, Andy Reid, reconoció la carrera de Rivers y encendió nuevamente el debate de su posible llegada a Canton.

"Me encanta dirigir contra grandes jugadores y él es un gran jugador", declaró Reid. "Es decir, es un futuro miembro del Salón de la Fama, así que amo jugar contra ese tipo de hombres. Es competitivo, ama jugar y sigue jugando a un gran nivel".

De cumplirse la predicción de Reid, estaremos viendo a Rivers recibir su chaqueta dorada y un busto próximamente en Canton, lo que hace más atractiva su visita a México, donde jugaron los inmortales Troy Aikman, John Elway y Marino, además de Peyton Manning y Brady, quienes tienen garantizado su lugar en el recinto de los inmortales.