Se definieron los partidos de la Ronda Divisional de la NFC

A la conclusión de la segunda tanda de partidos de la Ronda de Comodines quedaron definidos los cruces para la Ronda Divisional de la Conferencia Nacional.

En el partido del mediodía, los Minnesota Vikings sorprendieron en el Superdome a los New Orleans Saints para llevarse el triunfo en tiempo extra 26-20, por la tarde, los Seattle Seahawks impusieron condiciones --también a domicilio-- sobre los Philadelphia Eagles, ganando 17-9.

El sábado se definieron los cruces de la Conferencia Americana tras las victorias de Houston Texans sobre Buffalo Bills y Tennessee Titans frente a New England Patriots.

Así se jugarán los próximos partidos de la NFC:

Minnesota Vikings en San Francisco 49ers, sábado, 3:35 p.m. (CDMX)

Los milagrosos Vikings pueden presumir que cuentan con las herramientas suficientes para complicar a los 49ers en la Ronda Divisional.

Los Vikings tienen un ataque aéreo sólido y por tierra Dalvin Cook es capaz de llevar la carga y desgastar a las defensivas, como demostró con sus 94 yardas y dos touchdowns frente a los Saints que habían aceptado 91.3 yardas por partido en temporada regular, la cuarta menor cantidad de la NFL. Los 49ers permitieron 112.6 yardas por juego, ubicándose en el lugar N° 17 de la liga.

La defensiva de Minnesota también está encendida luego de provocar dos intercambios de balón de Drew Brees, quien durante toda la temporada regular se destacó precisamente por cuidar el ovoide.

Sin embargo, San Francisco terminó como el sembrado N° 1 de la Conferencia Nacional por el equilibrio entre ofensiva y defensiva. Los Niners fueron el segundo equipo con más puntos anotados esta campaña con 579 y la defensiva admitió apenas 310, además fue la segunda mejor en yardas totales admitidas con 4,509.

Jimmy Garoppolo no tuvo una temporada tan espectacular como Brees, pero respondió en los momentos que San Francisco lo necesitó, lanzando para 3,978 yardas y 27 touchdowns.

Por tierra, San Francisco encontró solidez con Raheem Mostert, quien terminó con 772 yardas y ocho touchdowns.

El ala cerrada George Kittle --el mejor en su posición esta temporada-- y el receptor abierto Deebo Samuel mantuvieron el ataque aéreo encendido, combinándose para 1,855 yardas y ocho anotaciones.

La serie histórica entre ambos equipos está empatada 23-23-1 y Minneosta ha ganado cuatro de los últimos cinco enfrentamientos, incluyendo su enfrentamiento del 2018 en Minneapolis, 24-16. La última vez que se enfrentaron en playoffs, en la Ronda Divisional de 1997, San Francisco se llevó la victoria en casa 38-22 y en postemporada la serie favorece 4-1 a los 49ers. --Erick Cervantes Roon.

Seattle Seahawks en Green Bay Packers, domingo, 5:40 p.m. (CDMX)

Si hubo un partido que pareció faltarnos en esta temporada regular dentro de la NFC, fue un choque entre los Seattle Seahawks y Green Bay Packers. Ahora, lo podremos disfrutar en la Ronda Divisional.

Después de vencer a los Philadelphia Eagles a domicilio, los Seahawks viajarán a la helada tundra de Lambeau Field para encontrarse con Aaron Rodgers y compañía.

Seattle aprovechó la conmoción que sacó muy temprano en el juego a Carson Wentz para anotarse el único triunfo claro en todo el fin de semana. También, aprovecharon una de sus mejores actuaciones defensivas de la temporada.

Seattle acumuló siete capturas de quarterback en la tarde --seis de ellas sobre Josh McCown, quien entró a suplir a Wentz--, y Jadeveon Clowney lució dominante por lapsos del encuentro. Los Seahawks no permitieron touchdown en el partido.

Eso es un dato alentador dado, que enfrente tendrán al colíder en anotaciones terrestres para la campaña regular en el corredor Aaron Jones, quien con 16 compartió la punta estadística con Derrick Henry.

Además, está el reto de frenar al receptor abierto estelar Davante Adams, y al sorpresivo Allen Lazard, quien ha tenido una campaña de destape atrapando los envíos de Rodgers.

Desde luego, todavía hay tareas pendientes para Seattle, principalmente, encontrar un juego terrestre. Marshawn Lynch y Travis Homer se combinaron para apenas 19 yardas en 17 acarreos frente a Philly. Green Bay concluyó la campaña como el décimo peor equipo contra el juego terrestre, permitiendo 120.1 yardas por tierra por partido, por lo que sería una herramienta útil para los Seahawks.

Sin embargo, los quarterbacks se roban la atención en este duelo.

Wilson y Rodgers son, de hecho, los únicos dos quarterbacks de los ocho que siguen con vida, que pueden presumir un anillo de Super Bowl. Wilson lideró a Seattle a la victoria en el Super Bowl XLVIII, mientras que Aaron Rodgers hizo lo propio para los Packers en el XLV, siendo designado, además, Jugador Más Valioso de aquel encuentro.

Mención aparte merece el trabajo del head coach Matt LaFleur al frente de Green Bay. En su primera temporada como entrenador en jefe de NFL, supo sobrellevar la presión para acumular una marca de 13-3 y el segundo lugar en la siembra de la Conferencia. LaFleur fue el único head coach novato de seis que pudo meterse a los playoffs. Ahora le toca el turno de demostrar que puede trascender. --Rafael Zamorano.