Opening Night del Super Bowl LIV ofrece un ambiente renovado

play
Estelares de Chiefs sólo tienen en mente ganar el Super Bowl LIV (0:40)

Patrick Mahomes y Travis Kelce aseguraron que el Opening Night no los distrae de su objetivo. (0:40)

MIAMI -- La Noche de Apertura de la Semana del Super Bowl fue diferente en esta ocasión, al menos comparada con la última década.

No fue el minuto de silencio que se guardó en honor a Kobe Bryant ni la ausencia de comediantes, mariachis, muñecos o una buena gama de figuras que nada tenían que ver con el antes llamado Día de Medios.

Esta vez, la presentación en sociedad de los equipos que disputarán la edición LIV del juego por el título de la NFL, los San Francisco 49ers y los Kansas City Chiefs, fue en un estadio de beisbol. Los ocho años anteriores, el evento con el que oficialmente arranca el conteo regresivo para el Super Bowl y que la NFL comenzó a comercializar con el ingreso de aficionados en la edición XLVI de Indianapolis , se había celebrado en una arena de basquetbol.

“Esto cada vez es más grande”, dijo Andy Reid, coach de los Chiefs, quien en enero de 2006 disputó su primer Super Bowl cuando dirigía a los Philadelphia Eagles. “Nunca dejas de sorprenderte por todas estas cosas”.

El terreno de juego del Marlins Park se convirtió en un gigantesco escenario cuyo set principal estaba colocado exactamente donde se sitúa la loma de pitcheo. Los organizadores también colocaron un puente que unió las tribunas principales con el campo para aquellos aficionados que querían estar aún más cerca de los jugadores y de algunas ex estrellas de la NFL que hicieron su aparición, como el ex linebacker de los Miami Dolphins, Zack Thomas.

Se instalaron podios para que aficionados hicieran preguntas y todo por el mismo precio base de $25.

“No sabía que podíamos bajar al campo por el mismo boleto”, dijo Rubén Ortiz, residente de Miami de origen cubano. “La gente no sabe o aquí abajo ya habría un amontonadero, pero está bien, podemos estar todos cerca”.

Yolanda y Alfredo Estévez viajaron desde El Paso, Texas, para ver a su equipo favorito, los 49ers, aunque sea en la Noche de Apertura.

“Venimos manejando desde allá. Hicimos casi dos días, porque paramos a dormir en Pensacola. Estamos felices de estar aquí”, aseguró Alfredo.

Los Estevez no estarán en el Hard Rock Cafe Stadium para ver a los 49ers enfrentar a los Chiefs.

“Los boletos están carísimos y la verdad no podemos pagarlos”, lamentó Yolanda. “Nos conformamos con estar aquí toda la semana en las festividades del Super Bowl”.

La presentación de los equipos es cada vez más espectacular y fastuosa, como si se tratara de grupos de rock, pero, como es costumbre, 49ers y Chiefs estuvieron disponibles por separado durante una hora para la prensa y para gente que no necesariamente trabaja en la prensa deportiva.

Entre los personajes singulares, hubo un par de señoritas disfrazadas de enfermeras que preguntaban a los jugadores cosas que nada tienen que ver con el futbol americano. Otras dos con unas antenitas que portaban pequeños balones de futbol americano y un tipo ataviado como si fuera a hacer surf en la playa.

Hasta el parador en corto de los Miami, Marlins, Miguel Rojas, se convirtió en reportero, igual que sus compañeros Lewis Brinson y Garrett Cooper, pero de ahí no pasó y la gran mayoría de los jugadores parecieron disfrutarlo.

“Es una oportunidad quizá única en la vida estar aquí”, dijo Patrick Mahomes, quarterback de los Chiefs. “Desde que eres niño, sueñas con esto. Ahora hay que terminar la preparación para salir a ganar. Este es en realidad un viaje de negocios”.

El momento más emotivo se dio al principio del evento, con el recuerdo de Bryant y la huella que dejó en el mundo deportivo.

“Es desafortunado. Es muy triste”, dijo Richard Sherman, esquinero de los 49ers. “Era amigo mío, era mentor. Significó mucho para este mundo y tuvo un impacto positivo”.

“Ayer (domingo) estuve muy triste y esta mañana estaba un poco deprimido y luego pensé en lo que me diría. (Kobe) me decía que dejara de ser un bebé y que al jugar, lo hiciera en su honor y ganara este juego para él. Eso es lo que vamos a intentar hacer”, concluyó Sherman.