Cinco movimientos potenciales de agencia libre que no se concretaron

Los Chargers ya habían aceptado las condiciones impuestas por Tom Brady, según reportes, antes de que el quarterback eligiera a los Bucs. ESPN.com

El periodo de agencia libre de la NFL es uno de muchas versiones y rumores, y no siempre todo es verdad. Por otro lado, no siempre se revela la verdad detrás de los movimientos en seguida, y a veces los detalles se guardan hasta convertirse en anécdotas que se conocen públicamente hasta muchos años, como cuando Bill Walsh pensó en deshacerse de Joe Montana para adquirir a John Elway, como recuerda el agente Marvin Demoff, quien representaba a Elway y Dan Marino, en el documental "Elway to Marino" de la serie 30 for 30 de ESPN.

Se imaginan a Elway ejecutando la Ofensiva de Walsh en los '80s y '90s. ¿Dónde hubiera jugado Montana? ¿Dónde hubiera jugado Steve Young? Siempre será llamativo jugar con los "hubiera".

El actual periodo de agencia libre ha tenido sus fichajes sorpresivos, y otros no tanto. Múltiples reportes han salido a la luz sobre ofertas rechazadas por algunos jugadores, cada uno con grados variables de credibilidad.

Aquí repasamos los cinco movimientos potenciales que no se dieron:

Tom Brady, con Los Angeles Chargers

El nivel de credibilidad de este reporte es altísimo, siendo reportado por un montón de medios. El quarterback habría presentado a los Chargers y Tampa Bay Buccaneers esencialmente la misma propuesta: un acuerdo por dos años y 30 millones de dólares garantizados, sin posibilidad de canje y sin posibilidad de etiqueta de jugador franquicia. Ambos clubes habrían aceptado las condiciones de Brady, quien finalmente eligió Tampa Bay, supuestamente por la cercanía a una de sus casas en Miami, y el vuelo corto a New York para visitar a su primer hijo, entre otras cosas, además de la oportunidad de trabajar con Bruce Arians. Por ahí también hay un tema de impuestos favorable para el estado de Florida sobre California. Con los Chargers, Brady hubiera llegado a un equipo con un receptor abierto de élite en Keenan Allen, un corredor versátil saliendo del backfield en Austin Ekeler, y una defensiva que va al alza, liderada por Derwin James y Joey Bosa. Ciertamente, no hubiera contado con el arsenal aéreo que ofrece Tampa Bay, pero dos enfrentamientos al año contra los Kansas City Chiefs de Patrick Mahomes no hubieran sido nada despreciables para los fans de la NFL.

Amari Cooper, con los Washington Redskins

Los Dallas Cowboys cumplieron sus dos cometidos principales de receso de temporada, etiquetando como juagdor franquicia a Dak Prescott, y luego consiguiendo el acuerdo a largo plazo con Cooper, su arma principal. Ed Werder de ESPN reportó que Cooper rechazó una oferta de los Redskins que lo hubiera puesto a la par con Julio Jones de los Atlanta Falcons como el receptor abierto mejor pagado de la NFL, con unos 22 millones de dólares anuales. En lugar de eso, Cooper firmó por 100 millones de dólares por cinco temporadas en el rancho, es decir, un promedio anual de 2 millones de dólares menos, con tal de quedarse en donde estaba. Los Redskins intentan desarrollar a un quarterback de primera ronda del año pasado, y quizás están lejos, todavía, de ser contendientes. Nuevamente, están en un proyecto de reconstrucción, ahora bajo el mando del head coach Ron Rivera, quien nunca destacó al frente de los Carolina Panthers por un juego aéreo explosivo, aunque sí llevó a la franquicia hasta el Super Bowl. Pero Cooper ya desarrolló una química con Prescott, y la llegada de Mike McCarthy como head coach prácticamente garantiza que tendrá una buena dosis de oportunidades.

Jadeveon Clowney, con los Miami Dolphins

Al momento de escribir estas líneas, Clowney no se ha decidido por ningún equipo todavía, y diversos reportes sugieren que estaría más cerca de volver con los Seattle Seahawks que de cambiar de domicilio. Un reporte del Houston Chronicle señala que los Dolphins ofrecieron a Clowney 17 millones de dólares anuales para unirse a su camada de fichajes rimbombantes de las últimas semanas (al menos en lo que se refiere a cantidades). Clowney, sin lugar a dudas, busca más dinero, y quizás en este caso, a diferencia de los demás en esta lista, se deba más al dinero que a los equipos en cuestión. De cualquier manera, entre más tiempo pasa, será más difícil para Clowney conseguir todo lo que desea porque el espacio debajo el tope salarial para muchos equipos se reduce día con día.

Chris Harris Jr., con los Las Vegas Raiders

La fuente de este rumor sería el propio Harris, de acuerdo a un reporte de 9NEWS en Denver. El esquinero vio la oportunidad de trabajar con Bosa, James y el resto de la defensiva de los Chargers como una mejor opción que mudarse al proyecto, todavía, de reconstrucción que llevan a cabo Mike Mayock y Jon Gruden con los Raiders. Harris firmó por dos temporadas y 20 millones de dólares en Los Angeles, rechazando un pacto por tres temporadas de Las Vegas. También admitió que recibió interés por parte de los Philadelphia Eagles y New Orleans Saints, pero no habló de ofertas en específico de esos clubes.

Jordan Jenkins con los Baltimore Ravens y New England Patriots

Quizás, se trate del caso más curioso de nuestra lista. Jenkins no es un jugador de cartel como el resto de los que conforman nuestro listado, pero los reportes en torno a su decisión de mantenerse con los New York Jets y seguir jugando bajo el coordinador defensivo Gregg Williams son... curiosos. Jenkins firmó por una temporada y 5 millones de dólares para seguir en la Gran Manzana, no un contrato desorbitante, rechazando ofertas, según un reporte del New York Daily News, de los Ravens y Patriots. Aunque no se conoce el monto que pudieron o no tener dichas ofertas, no sé cuántos jugadores optarían por jugar para Williams en lugar del coordinador defensivo del momento, Don 'Wink' Martindale de los Ravens --el mejor equipo de la temporada regular pasada-- o para Bill Belichick, ampliamente aceptado como una de las mejores mentes defensivas en la historia del juego. Sobre todo, considerando que el acuerdo de Jenkins con los Jets no es enorme.