Los récords prácticamente imposibles de romper de la NFL

play
Los 5 mejores movimientos de la temporada baja de la NFL (2:08)

Rebeca Landa analiza lo más importante entre canjes y contrataciones en la agencia libre (2:08)

Los récords se establecen para que sean rotos, pero hay algunos que, sencillamente, parece que serán imposibles de superar.

Regularmente, esas marcas las establecen jugadores fuera de serie, figuras que al momento de retirarse se convierten en leyendas y dejan esas récords como pruebas contundentes de su calidad.

En la NFL aún existen varios récords que parecen imposibles de superar, aunque no incluimos en esta selección marcas relacionadas al juego aéreo, pues el hecho de que los sistemas de ataque por aire prevalezcan ha hecho que récords que antes lucían imbatibles, hayan sido superados ya varias veces.

Uno de esos récords es el de pases de touchdown en una temporada. Actualmente, esa marca pertenece a Peyton Manning, quien lo fijó con 55 en la temporada 2013 con los Denver Broncos, para romper el récord de 50 que Tom Brady había impuesto seis años antes con 50.

La marca de Brady superó tenía 24 años de antigüedad y pertenecía a Dan Marino, quien la estableció con 48 pases de anotación en 1984, cuando las ofensivas de la NFL eran más balanceadas y se apoyaban más en el juego terrestre. A su vez, Marino fijó su marca poco más de dos décadas después de la anterior.

Cada vez es más corto el periodo en el que la marca de más pases de touchdown es superada, prueba de los tiempos modernos que vive la NFL.

Echemos un vistazo a marcas que, de acuerdo a estos tiempos, parecen perpetuas en el libro de récords de la NFL.

INTERCEPCIONES EN UNA TEMPORADA

Imaginen que alguien llega a la liga y en su primer año suma 14 intercepciones y, además, lo hace en una temporada de 12 juegos. Pues eso ya sucedió.

Dick “Night Train” Lane, leyenda de la NFL, miembro del Salón de la Fama y considerado uno de los mejores defensivos profundos en los 100 años de la liga, fue el protagonista de esa historia en 1952, cuando, prácticamente, se convirtió en una muralla infranqueable en el juego aéreo.

Lester Hayes, con los Oakland Raiders, es quien más se ha acercado a la marca de Lane, luego de sumar 13 intercepciones en 1980, ya cuando se disputaban 16 juegos por temporada.

CAPTURAS DE QB EN UNA TEMPORADA

Michael Strahan es el dueño de una marca que, en opinión de varios, no debía ser suya al acusar a Brett Favre de regalarle al ex liniero defensivo de los New York Giants la captura con la que se adueñó de la marca.

En la temporada 2001, Strahan capturó a Favre y llegó a 22.5 capturas para dejar atrás las 22.0 que Mark Gastineau registró en 1984 con los New York Jets.

También, y como consecuencia de los tiempos actuales de la NFL y sus prolíficas ofensivas, la marca de Strahan ha sido amenazada en dos ocasiones, primero en 2011 por Jared Allen y luego en 2014 por Justin Houston, cuando ambos defensivos llegaron a 22 capturas en esas respectivas campañas.

CAPTURAS DE QB EN UN JUEGO

El 11 de noviembre de 1990, Derrick Thomas, entonces linebacker de los Kansas City Chiefs, salió inspirado y se convirtió en una pesadilla para Dave Krieg, quarterback de los Seattle Seahawks a quien capturó en seis ocasiones.

Thomas pudo dejar la marca en siete, pero no pudo derribar a Krieg en una jugada en la que el pasador eludió al linebacker para lanzar el pase de touchdown que le dio el triunfo a Seattle en ese encuentro.

Thomas, quien rompió una marca que en ese entonces estaba a dos días de cumplir siete años (Fred Dean, San Francisco 49ers, con 6.0), Thomas amenazó su propio récord en 1998, cuando sumó 6.0 capturas en un duelo ante los Oakland Raiders el 6 de septiembre.

En 2007, Osi Umenyiora (New York Giants) sumó 6.0 capturas en un juego.

YARDAS TERRESTRES (Carrera)

En 14 años con los Dallas Cowboys y Arizona Cardinals, Emmitt Smith sumó 18,335 yardas por tierra para dejar esa cifra inalcanzable, de acuerdo, una vez más, a los tiempos modernos de la NFL, en los que se corre menos de lo que se lanza.

El 27 de octubre de 2002, Smith superó las 16,726 yardas que Walter Payton acumuló en su carrera, es decir, la marca del ex corredor de los Chicago Bears duró 15 años.

Smith jugó de 1990 a 2004 . Han pasado 15 años desde su retiro y la marca del corredor leyenda de los Cowboys no parece estar cerca de ser superada.

El corredor en activo más cercano a ella es Frank Gore con 15,347 yardas. Gore, con 15 años en la NFL y quien está a 2,998 yardas de la marca de Smith, tuvo su última temporada con más de mil yardas en 2016. Necesitaría jugar tres años más y correr para mil yardas en cada uno para superar a Smith. Luce complicado.

YARDAS POR TIERRA EN UNA TEMPORADA

Mientras más lancen los quarterbacks, menos carreras tendrán los corredores y más lejos se ve la posibilidad de superar las 2,105 yardas que Eric Dickerson sumó en la temporada de 1984.

Dickerson, entonces jugador de Los Angeles Rams, rompió la marca 11 años después de que O.J. Simpson corrió para 2,003 en 1973 como corredor de los Buffalo Bills.

Lo impresionante del récord de Simpson es que lo hizo cuando las temporadas eran de 14 juegos. Dickerson lo hizo en una de 16 partidos, pero eso no le resta mérito.

La marca de Dickerson ha sido amenazada cinco veces por Barry Sanders (2,053 yardas) en 1997, Terrell Davis (2,008) en 1998, Jamal Lewis (2,066) en 2003 y más recientemente, en 2012, por Adrian Peterson (2,097).

JUEGOS CONSECUTIVOS COMO TITULAR

La versión “Iron Man” de la NFL es personalizada por Brett Favre, quien jugó 297 partidos ininterrumpidos como titular en temporada regular, además de 24 en Playoffs de 1992 al 2010, para sumar 321 consecutivos.

La cifra impresiona en un deporte de contacto físico, pues, se deben evitar todo tipo de lesiones y también porque el futbol americano es mentalmente demandante, pues se debe mantener el mismo alto nivel durante 18 años para llegar a 297 partidos de temporada regular, más los de Playoffs que se acumulen.