Construcción del SoFi Stadium continúa en Los Angeles dentro de regulaciones estatales de salud

La construcción del SoFi Stadium, futuro hogar de Los Angeles Rams y Chargers, continúa pese a las órdenes conocidas como “Safe at Home” (Seguro en Casa) en todo el estado de California.

Las directivas puestas en marcha en la ciudad y a nivel estatal la semana pasada permitieron la continuación de construcciones comerciales, aunque es una situación con fluidez.

Se mantiene la posibilidad de que se otorguen menos excepciones a la orden de quedarse en casa en respuesta a la creciente pandemia por coronavirus, lo cual podría posponer el proyecto en Inglewood, así como la renovación del Dodgers Stadium, la cual también continúa.

“Vamos a hacer lo que sea necesario para salvar vidas”, dijo Alex Comisar, vocero del alcalde de L.A., Eric Garrett. “Continuaremos bajo la dirección de los expertos de salud pública del condado y del Centro de Control y Prevención de Enfermedades para determinar qué políticas necesitan implementarse. Con cualquier actividad que siga en marcha, esperamos que las personas tomen en cuenta la apropiada distancia social”.

SoFi Stadium, una instalación revolucionaria bajo techo y al aire libre en un área de 298 acres, fue reportada a un 85 por ciento de su totalidad a finales de enero y se espera aún que sea inaugurada en los conciertos de Taylor Swift el 25 y 26 de julio.

Todos los empleados no esenciales trabajan actualmente desde casa y personal en el sitio trabaja con sus contratistas generales para aumentar protocolos de salud y seguridad, de acuerdo a representantes del estadio.

El martes, en una conversación publicada en YouTube por Los Angeles Dodgers, el presidente del equipo, Stan Kasten, dijo que los obreros en Dodger Stadium “cumplen totalmente las regulaciones del condado, la ciudad y el estado, así como del CDC y la Organización Mundial de la Salud. Todo eso es súper importante para nosotros, pero de acuerdo a nuestras guías, el trabajo continúa”.

Los Dodgers someten su estadio a una renovación de $100 milones que incluirá una plaza detrás del jardín central de dos acres, mejoras en pabellones detrás de los jardines, un nuevo sistema de sonido y una serie de elevadores y escaleras eléctricas que ofrecerán una conexión de 360 grados alrededor del perímetro del parque. Renovaciones frente al campo están completo, dijo Kasten.

En días recientes, la construcción se ha retrasado y hay menos obreros en el sitio, efecto de la decisión de posponer la temporada de beisbol y los protocolos en Estados Unidos para combatir al coronavirus.

SoFi Stadium está programado para ser casa de los Rams y Chargers en los últimos cinco meses del año 2020 y sede del Super Bowl en febrero de 2022, pero las restricciones más estrictas en el estado de California, el condado de L.A. o la ciudad de Inglewood, podrían parar la construcción y forzar a ambos equipos a buscar un hogar temporal para el otoño.

El proyecto ha sufrido ya un retraso de un año por constantes lluvias a inicios de 2017.

El 17 de marzo, un día después de que el condado de L.A. prohibió reuniones de 50 o más personas, el Consejo Estatal de Construcciones y Edificios de California envió un memo a sus miembros en el que delineaba medidas de seguridad que incluyen agregar instalaciones sanitarias, llevar comida desde casa, mantener una separación de al menos metro y medio y tener áreas de trabajo profundamente limpias.

“Si estos lineamientos no pueden cumplirse y el proyecto está comprometido, se deberá considerar el cierre del proyecto de construcción hasta que existan condiciones m´`as segura”, leyó el memo.