Steelers podrían considerar un quarterback para su primera selección de draft

La constitución física del enorme Jacob Eason no es muy diferente a la de Ben Roethlisberger. AP Photo

Los Pittsburgh Steelers se ocuparon de sus necesidades más urgentes de plantilla para el 2020 mediante la agencia libre, permitiéndoles enfocarse en el mejor jugador posible con su primera selección del draft.

Eso dejaría a los Steelers firmemente en la carrera por la segunda ola de quarterbacks, después de que el talento de primera línea como Joe Burrow, Justin Herbert y Tua Tagovailoa hayan sido elegidos en la primera ronda.

Como el equipo envió su selección de primera ronda a los Miami Dolphins a cambio del safety Minkah Fitzpatrick, los Steelers no harán su primera selección hasta el turno N° 49 global, ya en la segunda ronda. Se trata de la primera ocasión desde 1967 que los Steelers entran a un draft sin un turno de primera vuelta.

Los Steelers se han ocupado principalmente de necesidades defensivas con sus selecciones de primera ronda en años pasados, ascendiendo en el orden para tomar al linebacker Devin Bush décimo global el año pasado, y seleccionando al safety Terrell Edmunds en el turno N° 28 en el año previo. Los Steelers también utilizaron sus primeros turnos en el linebacker T.J. Watt (2017), esquinero Artie Burns (2016), linebacker Bud Dupree (2015), linebacker Ryan Shazier (2014) y linebacker Jarvis Jones (2013). Los Steelers no han seleccionado a un jugador ofensivo en posición de habilidad desde que tomaran al corredor Rashard Mendenhall en el puesto N° 23 global en el draft del 2008.

Eso podría cambiar este año, y el analista para ESPN, Todd McShay, proyecta al quarterback de la Universidad de Washington, Jacob Eason, como el primer recluta para los Steelers, lo que le convertiría en el cuarto pasador seleccionado por los Steelers desde el 2013. Eso lo convertiría en el quarterback reclutado más alto por parte de los Steelers desde que Ben Roethlisberger fue elegido undécimo global en el 2004. Kordell Stewart fue el último quarterback seleccionado por Piuttsburgh en la segunda ronda, con el turno N° 60 global, en 1995.

Eason terminaría de completar a un grupo de quarterbacks que sufrió después de la lesión de Roethlisberger la temporada pasada. Mason Rudolph y Devlin Hodges compartieron labores como titulares a lo largo de la campaña, pero los Steelers expresaron confianza en Rudolph al término de la temporada, afirmando que era el segundo, detrás de Roethlisberger. Se esperaba que recibiera la mayor parte de la carga de trabajo durante el programa de temporada baja, mientras Roethlisberger continuaba su rehabilitación. Eso, por supuesto, está en espera debido al brote de COVID-19. Sumar a Eason aporta a los Steelers mayor estabilidad en una posición en la que también están el ex pasador de Ohio State, J.T. Barrett, y ex recluta de primera ronda, Paxton Lynch, pelean una plaza.

Antes de transferir a Washington, Eason fue el primer freshman genuino en iniciar para Georgia desde Matthew Stafford. Se fue con marca de 7-5 como titular para los Bulldogs en el 2016, y ganó el puesto titular un año más tarde sobre Jake Fromm, pero sufrió una lesión de rodilla en la apertura de temporada. Eso abrió la puerta para que Fromm se hiciera con la titularidad, y eventualmente condujo a la salida de Eason con destino a Washington.

Eason se declaró al draft de la NFL después de una temporada junior en la que registró 3,132 yardas por pase junto con 23 touchdowns y ocho intercepciones. En 6 pies con 6 pulgadas de estatura y 227 libras de peso, Eason está construido de un modo similar a Roethlisberger y podría ingresar al campamento de entrenamiento como una tercera opción más sólida detrás de Rudolph, con la posibilidad incluso de superar a Rudolph por el puesto de primer suplente. Su potencia en el brazo y habilidades para lanzar largo deben ser atractivas para los Steelers después de una campaña en que la ofensiva se conformó con envíos cortos e intermedios.