Bengals convierten a Joe Burrow en primer recluta global del 2020

play
Joe Burrow, un prodigio que irrumpirá en la NFL como campeón nacional (2:26)

El pasador de LSU rompió toda serie de marcas en la temporada 2019, misma en la que levantó el titulo ante Clemson. (2:26)

Con la primera selección global en el Draft 2020 de la NFL, los Cincinnati Bengals eligieron al quarterback Joe Burrow de Louisiana State University.

Burrow inició su carrera colegial en Ohio State, pero decidió transferir a LSU para jugar sus últimas dos temporadas con los Tigers, tras perder la competencia por la titularidad de los Buckeyes contra Dwayne Haskins Jr.

Burrow llega a la NFL tras haber liderado a LSU a una temporada invicta en la que completó 402 pases para 5,671 yardas --la mayor cantidad en una temporada en la SEC-- y 60 pases de anotación, rompiendo el récord de Colt Brennan de más touchdowns en una campaña, concluyendo con una victoria ante Clemson en el Juego de Campeonato Nacional del College Football Playoff.

Dicha temporada le bastó para levantar el reconocimiento más grande del fútbol americano colegial, el trofeo Heisman. Burrow también ganó los premios Davey O’Brien (otorgado al mejor quarterback de la NCAA), Maxwell (concedido al mejor jugador de la NCAA), Walter Camp (galardón al mejor jugador, de acuerdo a los entrenadores y directores de información deportiva), Johnny Unitas Golden Arm (premio para el mejor quarterback de último año) y fue seleccionado como parte del primer equipo All-American.

Se espera que Burrow asuma el puesto titular de inmediato, con Ryan Finley y Jacob Dolegala sirviendo como suplentes --por el momento-- en la ofensiva del head coach de segundo año, Zac Taylor. Es posible que los Bengals sumen a un veterano antes del inicio de la temporada, después de lo que se espera sea una salida inminente del club de Andy Dalton, quien fue titular para Cincy desde el 2011.

Se trata de la segunda ocasión en que los Bengals toman primero global a un quarterback, después de elegir en la misma posición a Carson Palmer de USC en el 2003, también siguiendo a una campaña de Heisman. Fue la cuarta ocasión en la historia de la franquicia en que Cincinnati elige con el primer turno global del orden.