Steelers esperan encontrar oro en jugadores de poco renombre

Los Pittsburgh Steelers tomaron un camino poco convencional en el segundo día del Draft 2020.

Los Steelers tuvieron que esperar hasta la segunda ronda para realizar su primer movimiento en el sorteo luego del canje con los Miami Dolphins para adquirir al back defensivo Minkah Fitzpatrick y cuando llegó el momento, simplemente se alejaron de los reflectores.

Primero, en la posición N° 17 de la segunda vuelta, los Steelers se inclinaron por el receptor abierto del Notre Dame Fighting Irish, Chase Claypool. Durante su época colegial, Claypool fue el arma principal del mariscal de campo Ian Book, sin embargo, estaba considerado por debajo del nivel de talento de Denzel Mims, quien 10 turnos más tarde fue elegido por los New York Jets.

No obstante, esta selección tiene bastante sentido en cuanto a las necesidades específicas del equipo.

Los Steelers tienen en JuJu Smith-Schuster a su claro receptor N° 1, pero después comienzan las dudas, Diontae Johnson, Ryan Switzer y James Washington pueden ser opciones sólidas, pero ninguno es realmente una amenaza en zona roja, donde Claypool, de 6 pies con 4 pulgadas de estatura y 229 libras de peso, puede ser realmente peligroso.

En sus cuatro años en Notre Dame, Claypool acumuló 150 recepciones para 2,159 yardas y 19 touchdowns, 13 de ellos en su último año. Ben Roethlisberger tendrá un nuevo blanco en su arsenal.

En el turno 38 de la tercera ronda, Pittsburgh sorprendió tomando a Alex Highsmith de los Charlotte 49ers, un programa que celebró apenas la tercera selección de uno de sus jugadores en la historia del draft, los dos anteriores son Larry Ogunjobi y Nate Davis, ambo también elegidos en la tercera ronda.

Sin embargo, debemos prestar atención especial a esta decisión porque los Steelers podrían tener un diamante en bruto en sus manos.

Highsmith jugó como ala defensiva en el sistema 4-3 de los 49ers así que tendrá que hacer la transición hacia apoyador externo para encajar en el esquema 3-4 de Pittsburgh.

En su carrera colegial, Highsmith sumó 21 capturas (15 de ellas en su último año), 185 tacleadas, 47 de ellas detrás de la línea de golpeo, cinco pases desviados, cuatro balones sueltos forzados y un balón suelto recuperado.

Pittsburgh parece tener cubierta la posición de cazamariscales con el estelar T.J. Watt y el peligroso Bud Dupree, pero más allá de ellos tienen pocos jugadores capaces de causar estragos en las defensivas rivales y allí es donde Highsmith puede entrar en la ecuación.

La presencia de Highsmith también debe permitir tener rotación en la posición para dar descanso a los titulares e impulsar a un equipo que terminó con el sexto mayor porcentaje de éxito en jugadas de presión al mariscal de campo rival con 49.8 por ciento.

Tal vez no son los nombres que muchos aficionados esperaban ni las posiciones donde generalmente se encuentra talento de élite, pero esta vez los Steelers tienen muchas posibilidades de haber encontrado oro en el segundo día del draft.