El novato Lynn Bowden Jr. advierte que va a "despertar al mundo"

Las Vegas Raiders reclutaron al versátil Lynn Bowden Jr. en la tercera ronda del draft. AP Photo

ALAMEDA -- A Jon Gruden le gustan... las cosas. Algo para jugar. Juguetes con los que puede experimentar por aquí, y luego emplear de un modo totalmente diferente por allá.

Así que imaginen la mente del siempre calculador head coach de Las Vegas Raiders cuando le puso las manos, ahem, a Lynn Bowden Jr. de Kentucky --el ganador más reciente del Paul Hornung Award como el jugador más versátil de la nación, y un All-American de primer equipo como jugador todo propósito-- en una reunión de Combinado.

Todo lo que Gruden y el gerente general Mike Mayock sabían acerca de Bowden era lo que habían visto en cintas. Había jugado como quarterback, wildcat y receptor abierto en la ranura, y había devuelto patadas de despeje; y todo lo había hecho bien.

En esa sesión de 15 minutos, Gruden presentó una "mini instalación" a Bowden, completa con el lenguaje que ocupan los Raiders.

"Jon lo dijo rápidamente y lo reto", recordó Mayock. "Luego, pusimos a Bowden en la pizarra y, para nuestra sorpresa, Jon lo cuestionó, y él nos reprodujo toda la información de regreso. Todo nuestro lenguaje, comprendió todos los conceptos. Salió entonces de la sala".

Mayock y Gruden se miraron entre sí antes de que alguien dijera, "Ese es un maldito Raider".

"Es lo que estamos buscando", dijo Mayock más tarde.

De hecho, la ofensiva de los Raiders --gracias en buena medida al colapso de Antonio Brown, pero también a problemas de lesiones-- fue mundana y algo predecible en el 2019, y necesitaba una infusión de emoción y versatilidad. En respuesta, Las Vegas usó una selección de tercera ronda, su tercer turno en el draft del mes pasado y el N° 80 global, en una navaja suiza comprobable.

Bowden lo veía venir desde esa reunión en el Combinado, y una reunión posterior vía Zoom.

"Eran todos los coaches del equipo en Zoom conmigo", señaló Bowden. "Sabía que era el lugar adecuado para mí. El coach Gruden fue directo conmigo. Le gusté. Eso fue.

"Dijo que deseaba hacer muchas cosas conmigo. Listo. Estoy preparado para ayudar".

Bowden siente eso, sin importar lo que le pidan ponerse los Raiders.

Consideremos que sus 1,468 yardas terrestres como quarterback de amenaza dual lideraron a la SEC la temporada pasada, y fueron el total N° 11 en la FBS. Sus 7.9 yardas por acarreo lideraron a todos los corredores calificados de la FBS y quebraron la marca previa para Kentucky, de 7.1.

Esto, pese a jugar como receptor abierto por el primer mes de la campaña, cuando sus 30 recepciones lo empataban en el sitio N° 21 en toda la FBS.

Ahh, y también se fue con marca de 6-2 como el quarterback titular de los Wildcats, y sus 348 yardas en recepciones al final del primer mes terminaron liderando a Kentucky por toda la campaña.

Pero, volvemos a lo que hizo corriendo el balón. Bowden corrió para al menos 100 yardas en siete de ocho partidos como quarterback, y sumó 99 en el otro. En esos ocho cotejos, promedió 171.1 yardas terrestres por partido (corrió para 284 yardas ante su rival, Louisville). El récord de yardas terrestres por juego en una temporada de la SEC pertenece a Herschel Walker, quien promedió 171.9 yardas por encuentro en 1981.

Bowden también fue el Jugador Más Valioso de la victoria de Kentucky por 37-30 en el Belk Bowl sobre Virginia Tech tras correr para 233 yardas --una marca para tazón de NCAA para un quarterback-- y dos anotaciones, y lanzara el touchdown del triunfo, de 13 yardas, con 15 segundos por jugar.

¿Una infusión de electricidad? Sí, Bowden aporta eso a los Raiders.

"Oh, vaya, es la clase de chico que se destaca", dijo el también recluta de draft Bryan Edwards, un receptor abierto de South Carolina que no solamente jugó contra Bowden, sino también fue elegido un turno después de él.

"Corre el balón extremadamente bien. Juega con gran pasión. Se nota que está comprometido al juego. Amo el modo en que juega este deporte".

Lo mismo que los Raiders, obviamente, al tiempo que les dan persecución a los campeones reinantes del Super Bowl, Kansas City Chiefs. Mas armas --especialmente para el quarterback Derek Carr-- significan menos excusas, ¿no es así?

Mientras los Raiders están atrapados en un juego de apurarse a esperar con la NFL permitiendo a los clubes reabrir sus instalaciones esta semana siempre y cuando las normas estatales y locales lo permitan --las nuevas instalaciones de los Raiders en Henderson, Nevada, sigue en construcción, mientras que el edificio del club en Alameda, California, donde todavía se encuentra todo el equipamiento, permanece cerrado--, Bowden se mantiene enfocado en reuniones vía Zoom con los demás novatos, los compañeros veteranos y los coaches.

Bowden aparentemente se ha sobrepuesto a la nube de preocupaciones de carácter que lo rodeó en sus inicios en Kentucky, debido a problemas académicos, peleas y disputas por Twitter, como un jugador más maduro y un padre.

"No tengo palabras ahora", dijo Bowden la noche del draft. "He atravesado tanto, tantos altibajos. Siempre tengo algo por demostrar, y siempre lo tendré. Ser reclutado aquí, simplemente me motiva más y más. Mirar a los ojos de mi hijo y ver lo contento que estaba por mí. Sé que tengo que ir con todo".

Los Raiders ven a Bowden de 6 pies con 1 pulgada y 206 libras no tanto como un clon de Taysom Hill sino más como --esperen-- un corredor y especialista en devoluciones.

"Al final, probablemente será lo que designamos como 'Comodín', que es lo que amo de la ofensiva de Jon", dijo Mayock. "Es alguien que puede hacer múltiples trabajos. Pero el primer día, llega como corredor.

"En la SEC hace dos años, atrapó 60-70 pases desde la ranura. El año pasado, ustedes saben fue un quarterback/wildcat ... creemos que es uno de los chicos más duros y atléticos en el draft de este año. Lo vamos a entrenar para que sea un corredor. Si puede hacer ese trabajo, podremos hacer otras cosas con él, moverlo por allí, dejarlo atrapar el ovoide". Bowden es como un reluciente juguete nuevo para Gruden, solo que más versátil.

"Siento que voy a despertar al mundo", dijo Bowden. "Solo es cuestión de tiempo".