DeAndre Hopkins considera que es el mejor receptor en la NFL

play
Josh Jones, una valuarte para el juego terrestre en la posición de tackle (0:46)

El exjugador de Houston alza la mano como un elemento quue puede bloquear más allá de la línea de golpeo (0:46)

TEMPE, Ariz. -- DeAndre Hopkins, nuevo receptor de los Arizona Caridnals, considera que es el mejor receptor en la NFL pese a no tener el tipo de consistencia en la posición que otros receptores tienen.

Y ahora que en 2020 hará pareja con el actual Novato del Año en 2019, Kyler Murray, en una ofensiva basada en el juego aéreo, Hopkins cree que registrará los números para probar su punto.

“Definitivamente creo que soy el mejor. Sé que soy el mejor”, dijo Hopkins el jueves en el Jalen & Jacoby Show. “Mike es mi chico. Me encanta (el receptor de los Saints) Michael Thomas, pero él sabe cuáles son los números que yo tendría si yo hubiera tenido a Drew Brees toda mi carrera. Ese es mi chico. Entrené también con Julio. Él sabe qué numerous tendría yo.

“Esos jugadores definitivamente tienen suerte de estar en una posición donde, toda su carrera, tuvieron un quarterback Pro Bowl y con el que jugaron varias temporadas, pero no me quejo. No pongo excusas. Sólo salgo y juego”, agregó el receptor.

Hopkins ha atrapado pases de 10 quarterbacks diferentes desde que fue reclutado por los Houston Texans en 2013, pero tuvo su mayor éxito y mayor estabilidad con Deshaun Watson, quien fue seleccionado en 2017.

Con Watson como quarterback, Hopkins atrapó 268 pases para 3.373 yardas y 25 touchdowns en 38 juegos.

Las yardas de Hopkins en envíos de Watson son el octavo total más alto en ese periodo. En general, Hopkins tiene el tercer total más alto de yardas por recepciones desde 2017 con 4,115, detrás de Jones y Thomas.

Encontrar la estabilidad con Murray como la que tuvo con Watson ha sido un aspecto emocionante para Hopkins.

“Ir a una situación con un jugador, un quarterback joven y que sé que va a ser mi quarterback en el futuro es grandioso”, señaló Hopkins. “Podemos crear química y ojalá pueda jugar más de tres años con un quarterback. No creo que eso me haya pasado aún, así que estoy emocionado de ver cómo podré jugar con un quarterback consistente”.

Hopkins terminó en la posición 11 la temporada en yardas por recepciones con 1,165 y sumó siete touchdowns y desde 2013, tiene el tercer total más alto en esa categoría y el segundo en touchdowns y en pases donde él es el objetivo en la NFL.

Jugar con un quarterback y en una sistema ofensivo que se basa en el juego aéreo hace creer a Hopkins que puede encajar “muy bien” en el esquema del coach Kliff Kingsbury y registrar mejores números de los que ya tiene en su carrera.

“Absolutamente. Obviamente, he jugado con muchos quarterbacks y he tenido grandes números al estar en ofensivas que no necesariamente atacaban primero por aire, así que, para mí, al ser receptor, claro que veo que mis estadísticas subirán.

“Tenemos otros grandes receptores acá (en Arizona), Christian Kirk, Larry Fitzgerald y otros, pero, definitivamente me veo teniendo una de mis temporadas más productivas”, finalizó Hopkins.