Así como el dinero, crece la responsabilidad para Jared Goff en el 2020

Jared Goff está por empezar su quinta campaña de NFL con un quinto coach diferente de posición. Getty Images

La cuenta bancaria del mariscal de campo de Los Angeles Rams, Jared Goff, creció exponencialmente esta temporada baja. En marzo, cobró 21 millones de dólares, y más de la mitad de sus 134 millones de una extensión de cuatro temporadas quedaron totalmente garantizados.

Ahora, mientras los Rams se preparan para la temporada del 2020 sin el corredor estrella Todd Gurley II, las preguntas siguen siendo sobre si la producción de Goff también crecerá exponencialmente.

Durante sus últimas tres temporadas como titular, Goff tuvo al All-Pro Gurley para apoyarse, ya fuera como un corredor dominante o como señuelo para las defensas.

En el 2017 y 2018, Gurley impulsó la ofensiva a dos títulos de la NFC Oeste y un viaje al Super Bowl LIII. La temporada pasada, incluso cuando la producción de Gurley disminuyó, los oponentes se vieron obligados a dar cuenta de él en el backfield.

Después de la decisión de los Rams de cortar a Gurley en marzo, Goff se convierte en el punto focal del esquema ofensivo, aunque Goff dijo que es un papel que siempre se ha alineado con su posición.

"No hay ninguna etiqueta para poner en nada, de quien es el equipo o no", dijo Goff, quien cumple 26 de edad años en octubre. "Siempre ha estado en mí, siempre ha estado en el mariscal de campo".

El entrenador en jefe de los Rams, Sean McVay, dijo que la obligación de sobresalir sin Gurley recae en toda la ofensiva.

"Cada vez que pierdes a un gran jugador, se les pide a todos los demás que den un salto de nivel", dijo McVay. "Creo que se trata de nuestra ofensiva produciendo como un todo; nuestra posición de mariscal de campo es vital para nuestro éxito, tiene otros 10 compañeros de equipo a su alrededor que esperamos puedan hacer su tarea a un alto nivel".

Regresan nueve de los 11 titulares de los Rams de la ofensiva de la temporada pasada, que tuvo un desempeño por debajo de las expectativas después de que fue una de las unidades con mayor puntuación de la NFL en 2017 y 2018. Además de liberar a Gurley, los Rams también canjearon al rápido receptor Brandin Cooks, a quien McVay a menudo elogiaba por estirar a la defensiva.

Pero, cuando los Rams completaron su programa virtual de temporada baja de siete semanas, Goff apuntó a la continuidad de la unidad para ayudarlos a recuperarse de una marca de 9-7 y su primera ausencia de los playoffs bajo McVay.

"Tenemos una ventaja ofensiva con el mismo sistema, los mismos jugadores y todo", dijo Goff, quien lanzó 22 touchdowns, pero 16 intercepciones, la temporada pasada.

Toda la línea ofensiva titular de los Rams regresa, un grupo que sufrió por maduración en el 2019. También regresan los receptores abiertos titulares Robert Woods y Cooper Kupp, y el ala cerrada Tyler Higbee, quien emergió a finales de la temporada pasada como un objetivo confiable.

En un esfuerzo por reemplazar a Gurley y Cooks, los Rams seleccionaron al corredor de Florida State, Cam Akers, y al receptor abierto de Florida, Van Jefferson, en la segunda ronda del draft de la NFL.

Pero, tal vez, la mayor adición a la ofensiva será la del coordinador ofensivo Kevin O'Connell, a quien McVay contrató de los Washington Redskins.

"Kevin O'Connell va a ser enorme para el crecimiento de Goff en términos de su relación", dijo McVay, quien pasó las últimas dos temporadas sin un coordinador ofensivo de tiempo completo, después de que Matt LaFleur se fuera después de la temporada del 2017.

O'Connell y Goff no pudieron completar trabajo en el campo esta temporada baja debido a la pandemia de coronavirus, pero Goff --cuyo Total QBR de 48.5 la temporada pasada ocupó el puesto N° 23 entre los quarterbacks calificados-- expresó optimismo sobre el impacto potencial de O'Connell.

"Ya puedo ver desde este punto que va a ser muy bueno para nosotros y muy bueno para todo nuestro equipo", dijo Goff, quien trabajará con su quinto coach de quarterbacks en cinco temporadas de la NFL, ya que O'Connell asume ese papel también. "Para mí, específicamente, él siendo un tipo que jugó como mariscal de campo y ha entrenado a quarterbacks a un alto nivel, es emocionante para mí".

Los fundamentos y el dominio de la ofensiva serán clave para Goff, según O'Connell, un ex recluta de tercera ronda que sirvió como mariscal de campo reserva durante cuatro temporadas en varios equipos.

"Sientes la obligación de presentarle un plan en el que realmente pueda tener algo de responsabilidad mientras que también entienda al final del día que se trata de ser grandioso con los detalles de hacer su trabajo", dijo O'Connell. "Tiene la oportunidad de tener una gran temporada".

A medida que Goff entra al quinto año, McVay está enfatizando la consistencia mejorada en todas las facetas del juego de Goff.

"Cuán consistente puede ser cuando el bolsillo lo permite, jugando dentro del tiempo y el ritmo", dijo McVay, "Cuando las cosas salen de plan... entregando el balón con su base, equilibrio y posición de cuerpo ... tomar grandes decisiones ...

"Podría seguir y seguir con todo esto, pero sería la misma respuesta, en última instancia".

La temporada pasada, la consistencia fue difícil de lograr, ya que Goff y la ofensiva luchaban por desarrollar una identidad con menos Gurley, más Goff, e indecisión sobre si eran una ofensa por tierra o por aire primero. Sus pases con engaño de carrera --que fueron pan y mantequilla para Goff en sus dos primeras temporadas bajo McVay-- sufrió, ya que los equipos no mordieron el anzuelo del juego terrestre de los Rams, que pareció evaporarse en diferentes puntos de la temporada.

En una derrota de la Semana 4 ante los Tampa Bay Buccaneers, Goff intentó un récord personal de 68 pases, completando 45. En una victoria de la Semana 11 sobre los Chicago Bears, completó 11 de 18 intentos de pase.

Hacia el final de la temporada, los Rams descubrieron mayor éxito con personal 12 (un corredor, dos alas cerradas, dos receptores) de lo que habían estado experimentando con el personal 11 empleado por McVay (un corredor, un ala cerrada, tres receptores).

Goff está de acuerdo con McVay: la consistencia será clave mientras intentan recuperarse de una temporada deslucida. Pero Goff también dijo que es más libre que nunca antes para no estar de acuerdo con McVay.

"Siento que soy capaz de tener, más, una opinión de la que he tenido, y seguirá creciendo", dijo Goff, "pero en este punto, Sean y yo hemos pasado por tanto juntos, hemos visto tanto juntos, donde él puede decir algo y puedo estar en desacuerdo con confianza, de igual forma con él".