¿Qué puede obtener Cam Newton con su llegada a New England?

play
Cam Newton es una fantástica firma por parte de los Patriots (2:16)

Sebastián Martínez-Christensen explica por qué fue una gran movida de New England contratar a Cam Newton. (2:16)

Cuando se dieron a conocer los reportes, el domingo por la noche, que Cam Newton y los New England Patriots habían alcanzado un acuerdo por una temporada, la mayoría del enfoque inmediato se centró, predeciblemente, en lo que el Jugador Más Valioso del 2015 podría aportar a la franquicia. Después de todo, eran los Pats el equipo con la situación de quarterback más frágil de la liga, con Jarrett Stidham --un recluta de cuarta ronda del año pasado que ha completado solamente 2 de cuatro intentos de pase en su vida-- como titular, por delante del nómada de 11 años en la liga, Brian Hoyer como suplente, los que dan la bienvenida a un quarterback con experiencia de Super Bowl.

Pero para Newton, la oportunidad de incorporarse a la plantilla de New England significa algo más que solo recibir un cheque para la campaña del 2020, por más que haya firmado por un sueldo cercano al mínimo en un contrato repleto de incentivos. Aquí vamos a echar un vistazo a las implicaciones que hay para Newton con el fichaje.

Sistema ofensivo

Quizás uno de los errores más comunes, y particularmente cuando se trata de los Patriots, es considerar al sistema ofensivo como un ente unitario que se mantiene más o menos sin cambios a través de los años. La ofensiva de los Patriots, con Tom Brady en los controles, fue muy diferente cuando ganaron sus primeros Super Bowls bajo el coordinador Charlie Weis, a la temporada regular invicta del 2007 con Randy Moss como arma profunda, al equipo que se coronó en el Super Bowl LIII. Si hay un equipo camaleónico, con la capacidad de mostrar caras diferentes, incluso, semana a semana, son los Pats.

Eso debe ayudar a mitigar cualquier noción preconcebida sobre cómo podría encajar Newton en New England porque, lo más probable, es que la ofensiva se ajuste al jugador. Aquí, también vale la pena reconocer uno de los muchos puntos que distinguen al head coach Bill Belichick del resto de sus pares. El entrenador en jefe de New England mantiene una red de comunicación de gran amplitud y profundidad con entrenadores colegiales y de preparatoria, que le permite estudiar y conocer los sistemas y conceptos que se vuelven tendencias a otro nivel. Es bien conocida la relación cercana entre Belichick y Nick Saban, por ejemplo, pero el head coach de los Patriots tiene contacto frecuente con muchos otros coaches.

Mi amigo Raúl Allegre hizo un apunte anoche vía su cuenta de Twitter, que vale la pena mencionar. Newton y Stidham jugaron, ambos, bajo el coach Gus Malzahn para la Universidad de Auburn. Con Malzahn como coordinador ofensivo, Newton conquistó el Heisman y condujo a los Tigers a un campeonato nacional, y más tarde, Malzahn fue head coach del programa en los dos años de Stidham allí. Eso significa que emplearon los mismos conceptos y principios ofensivos, incluso si la forma de aplicar esos conceptos para atacar una defensiva (es decir, las jugadas en sí), podrían haber variado. Las charlas entre Belichick y Malzahn del año pasado giraban en torno a Stidham, pero no nos sorprendamos si el coach de los Pats busca alguna jugada en particular de aquella campaña de título nacional de Auburn para incorporarla en su plan de juego cuando juegue Newton. Además, es posible que Newton sirva de ayuda para Stidham en cuanto a cómo se trasladan los conceptos que ambos conocen de Malzahn en un sistema ofensivo profesional más complejo.

Otro coach que tiene una buena amistad con Belichick es Urban Meyer, quien reclutó y dirigió a Newton en Florida, al inicio de su carrera colegial. Aunque ha pasado más de una década de eso, Meyer es considerada una de las mentes más brillantes del fútbol americano colegial del presente siglo, y quizás una consulta no estaría de más. Sin embargo, esta conexión con los Gators es interesante por otro aspecto. Recordemos que, bajo Meyer, Florida salió dos veces campeón nacional con Tim Tebow en los controles. Recordemos también que el actual coordinador ofensivo de los Pats, Josh McDaniels, alguna vez fue head coach de la NFL, con los Denver Broncos en el 2009 y 2010. Y McDaniels fue quien reclutó a Tebow en la primera ronda del draft.

El coach fue despedido de Denver antes de que pudiera darle una oportunidad real a Tebow, pero el punto es que McDaniels, en algún punto de su carrera, estaba preparando una ofensiva de la NFL para un quarterback con características similares --aunque muy inferiores-- a las de Newton.

Suponer que los Pats no puedan ejecutar una ofensiva que aproveche al máximo la capacidad de un quarterback de poner presión sobre las defensivas por lo que puede hacer con las piernas, simplemente porque Brady no lo hacía, sería una suposición errónea.

Línea ofensiva

Durante una buena parte de su carrera, Newton contó en la plantilla de los Carolina Panthers con un centro y dos guardias de primera línea en Ryan Kalil, Trai Turner y Andrew Norwell. El problema siempre parecía venir en la posición de tackle. En New England, la posición de centro es sólida con el regreso de David Andrews, y la posición de guardia está en buenas manos con Shaq Mason y el estelar Joe Thuney. La dupla de tackles que conforman Isaiah Wynn y Marcus Cannon no es de élite --aunque Wynn tiene mucho potencial, todavía, si logra mantenerse sano-- pero es mejor a lo que tuvo habitualmente con los Panthers. En general, hay menos talento en el interior, pero como grupo parece ser más balanceado lo que hay en la plantilla de los Pats.

Backfield

Los mejores años de Newton llegaron cuando contó con figuras como DeAngelo Williams, Jonathan Stewart y Mike Tolbert detrás de él, porque él no tenía que llevar la carga del peso terrestre solo. Los Panthers tenían múltiples maneras de golpear a un rival por la fuerza de un juego terrestre de poder, y la colección de corredores en New England podría rendir de modo parecido.

Sony Michel, Rex Burkhead, Damien Harris, Brandon Bolden y James White como especialista en el juego aéreo conforman un quinteto con un nivel de talento bastante consistente de principio a fin. Conseguir un nivel de entendimiento óptimo con tantos jugadores podría llevar un tiempo, y la actual pandemia de coronavirus no ayuda, pero el mejor aliado de un quarterback que te puede dañar por tierra es juntarlo con otros jugadores que te pueden dañar por tierra; ahí es cuando realmente brillan las jugadas de "zone read".

Receptores abiertos y alas cerradas

Los últimos años de Newton en Carolina se distinguieron por las pocas opciones por aire con que contó el quarterback, fuera del ala cerrada Greg Olsen. Los Patriots tampoco son un equipo extremadamente sólido en este rubro. New England espera que el recluta de primera ronda del año pasado, N'Keal Harry dé un salto importante en el 2020, y Julian Edelman es uno de los mejores receptores internos en la actualidad. Si Mohamed Sanu está realmente recuperado, las tres primeras opciones por aire para los Pats lucirían bien, a secas. El ex receptor abierto de los Jacksonville Jaguars, Marqise Lee, es una apuesta de bajo riesgo para New England. El problema es la profundidad detrás de Harry, Edelman y Sanu, y la poca experiencia que hay entre las alas cerradas, donde el equipo reclutó este año a Devin Asiasi y Dalton Keene en la tercera vuelta, para juntar con el veterano Matt LaCosse.


A lo largo del mandato de Bill Belichick en New England, hemos visto un poco de todo, desde un fullback como Patrick Pass devolviendo patadas de kickoff, hasta un receptor como Troy Brown en cobertura de pase uno a uno, hasta un especialista en devoluciones de equipos especiales como Cordarrelle Patterson corriendo el ovoide desde el backfield. Si hay un equipo que tiene la capacidad de moldearse para explotar las aptitudes de un jugador, son los Patriots, y las pruebas las hemos visto una y otra vez.

Las líneas de apuesta en Las Vegas modificaron sus probabilidades de Super Bowl y de título divisional para los Patriots anoche, al darse a conocer la noticia de la incorporación de Newton. ¿Cuántas veces han visto que la firma de un quarterback suplente modifique los números de los Sportsbooks?

Si Newton está sano --y no hay muchos motivos para dudar de que lo esté, después de la prueba física que aprobó en Atlanta hace algunas semanas--, la temporada del 2020 tiene el potencial de ser algo mucho más que solamente un experimento de un año para New England y para el pasador. Si Newton logra hacer click con McDaniels y el resto de sus nuevos compañeros, el 2020 podría ser un trampolín para que "Superman" vuelva a levantar el vuelo.