La humildad forzada sobre Cam Newton en New England

play
Cam Newton y N'Keal Harry practicaron juntos en Los Ángeles (0:43)

Ambos miembros de los Patriots trabajaron por primera vez, luego de que el otrora MVP fuera firmado. (0:43)

En agosto de 2011, el entonces propietario de los Carolina Panthers, Jerry Richardson, apareció en el programa "The Charlie Rose Show" de PBS para discutir con el presentador del programa, la selección global N° 1 de su equipo en el draft de la NFL de ese año: Cam Newton.

Richardson le dijo a Rose que antes del draft, habló con Newton y le preguntó al ex mariscal de campo de Auburn si tenía algún tatuaje o piercing. Newton respondió: "No, señor, no tengo ninguno", según Richardson. El dueño de los Panthers le dijo a Newton: "Bien. Queremos mantenerlo así".

Los Panthers seleccionaron a Newton y más tarde lo firmaron a un contrato de cuatro años y 22 millones de dólares.

Lo que probablemente parecía --para la mayoría del país-- una declaración inofensiva de un hombre de 75 años sobre la apariencia general de su nuevo empleado fue sólo la primera de muchas veces que a Newton se le ha pedido que sea modesto desde que entró en la liga hace nueve años.

Newton, de 31 años, pareció reconocer eso cuando, después de firmar con los New England Patriots el mes pasado, publicó una descripción en un video de Instagram que decía: "Nota para ti mismo: Eres genial, eres el mejor, eres un perro, eres un monstruo, eres el león!! -- Mi Consciente. Nunca dejes que 'ELLOS' te afecten para afectarte".

Hablando durante el video, Newton agregó: "Me estoy cansando de ser humilde ahora".

El acuerdo que Newton firmó con los Patriots --un año, 1.05 millones de dólares con 550,000 dólares garantizados y otros 6.45 millones de dólares en incentivos y bonos-- y la falta de ofertas del resto de la liga, que favorece el juego aéreo, demuestra que Newton, y muchos otros quarterbacks negros, son sujetos a un estándar diferente que los quarterbacks blancos, incluso hasta los dólares y centavos.

Desde que la agencia libre fue introducida por primera vez en la NFL en 1993, sólo cinco ex quarterbacks ganadores del premio a Jugador Más Valioso se han cambiado de equipo a través de la agencia libre. De esos cinco, Newton, quien obtuvo el nombramiento en el 2015, fue el único mariscal de campo en firmar un contrato por un valor menor de 3 millones de dólares por temporada.

En el 2004, a apenas tres años de su segunda temporada de JMV, Kurt Warner, de 33 años, cobró 3 millones de dólares con los New York Giants por pulir al novato Eli Manning. Cinco años más tarde, Brett Favre, de 39 años, quien lanzó 22 intercepciones en la temporada previa, recibió 12 millones de dólares en la primera temporada de un contrato de dos años con los Minnesota Vikings. En el 2012, Peyton Manning, quien se perdió la temporada previa debido a una cirugía de cuello, cobró 18 millones en su primera de tres temporadas con los Denver Broncos, a la edad de 35 años. En marzo, Tom Brady, de 42 años, se adjudicó un contrato de 50 millones de dólares totalmente garantizado con los Tampa Bay Buccaneers.

En comparación, la porción garantizada de 550,000 dólares del salario base de Newton de 1.05 millones esta temporada no es sólo la cantidad más baja garantizada que un ex quarterback JMV ha cobrado desde el 2004 (Steve McNair), según ESPN Stats & Information, sino que también ocupa el puesto N° 56 entre los quarterbacks actuales que se encaminan a la temporada del 2020. Nathan Peterman, aquel de la infame mitad con cinco intercepciones, ganará el doble (2.13 millones de dólares) de salario base que Newton, como el tercer mariscal de campo los Las Vegas Raiders.

En pocas palabras, lo que le ha pasado a Newton y su contrato no tiene precedentes en la historia reciente de la NFL. Y no hay explicación para un contrato tan pequeño para un talento trascendente, más que una liga de ejecutivos, en su mayoría blancos, que ven a Newton como un dolor de cabeza que no vale la pena, reputación que Newton no ha ganado.

Sus antiguos compañeros de equipo lo avalan (excepto tal vez Josh Norman).

Su ex entrenador en jefe cree en él. "Nunca apostaría contra el joven, eso es seguro", dijo Ron Rivera recientemente al programa "McNeil & Parkins" de la radio deportiva de Chicago.

Y, gracias a sus fans, Newton ganó el primer lugar en el desafío benéfico Walter Payton NFL Man of the Year Award en enero.

A pesar de todo, desde su temporada de despegue en Auburn en 2010, Newton ha sido visto como un problema que necesitado de humildad. Es demasiado arrogante, sus celebraciones son demasiado... festivas, hace pucheros cuando pierde. No importa que esas mismas características podrían describir a cualquier mariscal de campo blanco, particularmente el que Newton está reemplazando en New England.

Pero en la historia de los deportes estadounidenses, sobre todo el fútbol americano, se espera que los atletas negros estén ausentes de carisma, ira o arrogancia. Los receptores negros de la década anterior fueron "divas". Cada temporada hay un nuevo esquinero bullicioso que provoca la atención y el escrutinio de los medios: desde Richard Sherman a Norman a Jalen Ramsey. Para los quarterbacks negros, si no son vistos dóciles o tímidos como Russell Wilson o Patrick Mahomes, son problemáticos. Michael Vick molestó al Estados Unidos Blanco mucho antes de Bad Newz Kennels.

Los sociólogos encontraron un vínculo entre la raza/etnicidad y la humildad, que incluía los rasgos de personalidad de "conciencia, complacencia, conciencia emocional, ausencia de narcisismo, baja autoestima". Los afroamericanos (y los árabes americanos) mostraron más características que se alinearon con humildad que los estadounidenses blancos. En resumen, hay una expectativa para que los negros sean humildes, pero no para los estadounidenses blancos.

Que treinta equipos no se acercaran a Newton (Adam Schefter de ESPN informó que los Cleveland Browns también expresaron interés), y un solo equipo le ofreció al veterano el mínimo, hace sentir como si se tratara de una liga que busca humillar a un jugador porque solía hacer el "dab". Porque si el miserable mercado de la agencia libre de Newton y el salario base son respecto a su juego reciente, eso tampoco parece ser creíble.

Hay razones para criticar la versión del 2020 de Newton en comparación con su temporada 2015 donde ganó el premio JMV y llevó a los Panthers al Super Bowl. Desde la derrota de los Panthers ante los Broncos en el Super Bowl de esa temporada, Newton se ha clasificado cerca de la parte inferior de la liga en múltiples categorías de pases, incluyendo el porcentaje de pases completos, QBR Total y la relación touchdown-intercepción, de acuerdo con ESPN Stats & Information.

Pero no ha pasado tanto tiempo desde que Newton era uno de los mejores quarterbacks de la liga. Durante las primeras nueve semanas de la temporada del 2018, Newton estaba completando el 67.3 por ciento de sus pases con 15 touchdowns contra sólo cuatro intercepciones. Ese porcentaje de pases completos y la relación de touchdown-intercepción se clasificaba dentro del Top-10 de todos los quarterbacks en ese momento. Pero durante un partido de la Semana 10 contra los Pittsburgh Steelers, el defensivo T.J. Watt taladró su casco en el brazo de lanzar de Newton mientras intentaba un pase. Con su habilidad para lanzar afectada después del juego de los Steelers, Newton lanzó ocho intercepciones y sólo siete touchdowns. En su último inicio en la Semana 15, Newton promedió 4.5 yardas por intento de pase. Los Panthers pasaron de una marca de 6-2, a perder los siguientes seis juegos que Newton inició.

Las lesiones son la única razón para ser escépticos con Newton. Se sometió a una cirugía de hombro después del impacto de Watt (su segundo procedimiento de este tipo) antes de una cirugía de tobillo la temporada pasada para reparar una lesión de Lisfranc que sufrió en la pretemporada del 2019. Pero incluso esas operaciones no tienen por qué justificar una oferta contractual tan mediocre.

En el 2006, Drew Brees --quien en ese momento había sido seleccionado para un Pro Bowl-- firmó un contrato de seis años y 60 millones de dólares (con un bono por firmar de 8 millones de dólares) con los New Orleans Saints, dos meses después de que se sometiera a una cirugía para reparar su hombro de lanzar. Peyton Manning tuvo tres lesiones en el cuello en dos años antes de firmar con los Broncos en el 2012. Esos dos fichajes parecen haber funcionado.

Newton puede no ser el mariscal de campo que una vez fue, pero tan recientemente como el 2017, la última vez que jugó una temporada completa de 16 partidos, el entrenador en jefe de los Patriots, Bill Belichick estaba cantándole elogios a Newton.

"Creo que cuando estás hablando de quarterbacks móviles, tipos que son difíciles de manejar --pueden lanzar, correr, tomar buenas decisiones-- lo pondría en la cima de la lista", dijo Belichick a los periodistas antes de un enfrentamiento a principios del 2017 contra Newton y los Panthers. "No quiero decir que no hay muchos otros buenos jugadores que hacen eso, pero yo diría que de todos los chicos que hemos jugado recientemente en los últimos dos años, creo que es el tipo más difícil de [defender]".

Esta temporada, los Patriots esencialmente pagarán más de 13 millones por no jugar a un mariscal de campo posiblemente peor que Newton. Según ESPN Stats & Information, Newton tiene un mayor porcentaje de pases completos (66.1) y menor porcentaje fuera de objetivo (17.3) que Brady (62.3 y 20.8) en las últimas dos temporadas. Sin mencionarque, Newton sabe cómo, mmm, correr.

En otra publicación de Instagram después de su firma con los Patriots, Newton dijo que este año no se trata del tamaño de su contrato. "Esto no se trata de dinero para mí, se trata de respeto."

Respeto que se le debe desde hace mucho tiempo.