El hacinado backfield de los Ravens es el más talentos de la NFL, y les encanta

Nadie tiene más talento en su backfield que los Ravens, quienes presumen una profundidad envidiable

Un año después de establecer el récord de la NFL para la mayor cantidad yardas en una temporada, los Baltimore Ravens parecen tener sus miras en una distinción diferente: el backfield más profundo de la liga.

Los Ravens reclutaron a J.K. Dobbins en la segunda ronda, poniendo al primer corredor de 2,000 yardas de Ohio State en el mismo backfield que Mark Ingram II, tres veces jugador Pro Bowl; Gus Edwards, uno de los dos corredores en la NFL en conseguir más de 700 yardas y promediar más de cinco yardas por acarreo en cada una de las últimas dos temporadas; y Justice Hill, un recluta de cuarta ronda de hace un año que fue el corredor más rápido en el Combinado del 2019.

¿Esto no causará un problema en tratar de mantener felices a cuatro corredores?

"¿Es realmente un problema tener cuatro tipos que son capaces de generar grandes carreras y hacer que los jugadores fallen?", preguntó el entrenador en jefe, John Harbaugh. "Creo que eso va a ser una ventaja. Sin duda va a haber competencia por los acarreos y sin duda van a tener que probarse a sí mismos como bloqueadores y receptores y jugadores de equipos especiales. Hay roles para esos chicos".

Los Ravens están vendiendo la combinación de Ingram, Dobbins, Edwards y Hill como un "monstruo de cuatro cabezas". Es raro, aunque no sin precedentes, obtener una producción de calidad de cuatro corredores en la misma temporada.

Según ESPN Stats & Information, sólo dos equipos en los últimos 10 años han tenido cuatro corredores con al menos 300 yardas corriendo en una temporada: los New Orleans Saints en el 2011 (Chris Ivory, Darren Sproles, Pierre Thomas e Ingram) y los New England Patriots en el 2014 (Jonas Gray, LeGarrette Blount, Shane Vereen y Stevan Ridley). Los Saints y Patriots ganaron 12 o más partidos y capturaron el título de división en esas temporadas.

"Me encantan los buenos problemas", dijo Greg Roman, coordinador ofensivo de los Ravens. "He aprendido a lo largo de los años, si tienes buenos problemas, tráelos hacia acá. Y lo digo descaradamente. Y el hecho de que tengamos a muchos tipos en nuestro cuarto de corredores me emociona sin fin. No creo que pueda tener suficientes corredores muy buenos, y sin duda tenemos una plétora de ellos”.

Cómo se repartan los toques será una de las principales preguntas que enfrenten los Ravens (y los dueños de fútbol americano de fantasía). Se espera que Dobbins comience la temporada regular como el suplente principal de Ingram, pero no sería una sorpresa verlo compartir el papel de corredor primario con Ingram hacia el final de la misma.

Esto evoca a la temporada del 2008 de los Ravens, cuando reclutaron a Ray Rice después de que los corredores Willis McGahee y Le'Ron McClain habían producido temporadas Pro Bowl. Rice llevaba ritmo de 200 toques y 900 yardas totales desde la línea de golpeo como novato antes lesionarse para los últimos tres partidos esa temporada. Esos números parecen una proyección realista para Dobbins, quien fue la selección global N° 55 al igual que Rice.

"Encontraremos maneras de hacerlo funcionar, seguro", dijo Roman. "Tener esta clase de backfield es una bendición. Definitivamente queremos entrar al campamento de entrenamiento y trabajar en ello y evolucionar a medida que avanzamos. En cuanto a cómo vamos a desplegarlos, a quién vamos a enfatizar [y] cómo, creo que eso va a suceder sobre la marcha todos los días en el campamento de entrenamiento, y [vamos] a tener una mejor sensación para eso. Pero me encantan los problemas así. Lo digo sinceramente".

Un backfield lleno ahora ayuda a Baltimore de inmediato y en el futuro. El gerente general Eric DeCosta mencionó esta temporada baja que no recuerda una época en los últimos 15 años en que los Ravens hayan tenido a un corredor titular saludable durante una temporada completa. El último corredor de Baltimore en comenzar los 16 partidos fue Rice, en la temporada del 2012, de Super Bowl. Por lo tanto, las probabilidades dicen que los Ravens tendrán que confiar en su profundidad de corredores en algún momento de esta temporada.

Además, Ingram cumple 31 años al final de la temporada, y Edwards es un agente libre restringido la próxima temporada. Si los Ravens deciden ir con Dobbins y Hill como sus corredores en el 2021, Baltimore ahorraría más de 7 millones de dólares cortando a Ingram (5 millones) y no reteniendo a Edwards (más de 2 millones de dólares).

Por ahora, los Ravens se centran en repetir el éxito de la temporada pasada, cuando Baltimore rompió el récord de la NFL de los Patriots de 1978, al conseguir 3,296 yardas por tierra.

"El coach Roman está comprometido con ello. Parece que el entrenador Harbaugh está comprometido con ello", dijo Edwards. "Todo el mundo lo está llamando un 'monstruo de cuatro cabezas'. Creo que todo el mundo realmente quiere hacerlo. Ese es el primer paso y veremos a dónde va. Estoy emocionado, es una oportunidad para hacer historia".