Jimmy Garoppolo, quarterback de 49ers, despreocupado por las críticas tras el Super Bowl LIV

SANTA CLARA, Calif. – Jimmy Garoppolo rompió el silencio que guardó durante el receso de temporada y dijo no estar preocupado por las críticas que recibió tras el Super Bowl LIV.

Luego de la implosión de los San Francisco 49ers ante los Kansas City Chiefs en el juego por el título de la NFL, Garoppolo se convirtió en el blanco de las criticas por los problemas que tuvo en la recta final del juego, cuando los gambusinos dejaron escapar una ventaja de 10 puntos en los últimos 10 minutos. Los señalamientos a Garoppolo desataron la especulación de que los 49ers quizá estaban interesados en Tom Brady, ganador de seis Super Bowls y quien es originario de San Mateo, cerca de San Francisco.

Los 49ers nunca fueron tras Brady, pero sí tuvieron discusiones internas sobre contratarlo, algo que reconoció el gerente general John Lynch.

“Cuando todo eso sucedía, lo escuchas, pero realmente no estaba muy preocupado. Siempre tengo confianza en mi desempeño”, dijo Garoppolo. “Sé lo que hice (la temporada pasada). El chiste es tener confianza.

“(Las críticas) son parte de este negocio. He estado en ambos lados de ellas, así que es algo que ya experimenté”, agregó el pasador.

En lugar de preocuparse por ser remplazado, Garoppolo dijo que pasó el particular receso de temporada en evaluación de su desempeño en 2019 y que agradecía la oportunidad de iniciar la campaña 2020 con dos rodillas sanas y no en rehabilitación.

Garoppolo instaló un gimnasio en su casa, donde pudo continuar con su trabajo físico y entró al campamento de entrenamiento más sano que hace un año.

“Es definitivamente como el día y la noche en relación a dónde estaba a estas alturas del año pasado. Hace un año, se trataba más de volver a estar en una bolsa activa, tener presión alrededor de mí y acostumbrarme a eso, pero ya lo pasamos”, relató el pasador. “Ahora, mi rodilla puede hacer lo que sea que necesite hacer en este momento”.

Tras recuperarse de la lesión en la rodilla, en 2019, Garoppolo pudo iniciar los 16 juegos de la temporada como titular por primera vez en su carrera. Lanzó para 3,978 yardas, el cuarto total más alto en la historia de los 49ers, y completó el 69.1 por ciento de sus pases para ser quinto en la NFL. Su ratings de 102.0 fue octavo en la liga. También fue el único quarterback en terminar en entre los primeros cinco de la liga en porcentaje de pases completos, yardas por pase lanzado y de touchdown.

Sin embargo, Garoppolo batalló con las pérdidas de balón al sufrir 13 intercepciones en la temporada regular y tres más en igual número de juegos de Playoffs. En el cuarto periodo del Super Bowl, completó tres de 11 pases para 36 yardas con una intercepción y voló al receptor Emmanuel Sanders en un potencial pase de touchdown para ganar el duelo en los momentos finales.

Todo eso convirtió a Garoppolo en un quarterback polarizante ante los observadores de la liga, pero Garoppolo, quien cumple 29 años en octubre, considera que su mejor desempeño aún está por llegar, al igual que lo considera el coach Kyle Shanahan.

“Tener ya la experiencia de mi primera temporada completa, venir de una rotura de ligamento anterior cruzado y todo lo que sucedió de cara a esa temporada (2019), todo eso me ayudará en el futuro”, aseguró Garoppolo. “En términos de ser quarterback, aún tengo mucho camino por recorrer. Aún estoy relativamente joven en términos de experiencia como quarterback y como pasador, debes salir y jugar”.