Le'Veon Bell apuesta al boxeo nocturno para ponerse en forma

play
Cómo combinar el fútbol americano con los deportes acuáticos (0:21)

Estos amigos se las ingeniaron para conseguir una mezcla que parecía imposible. Atrapar una patada de despeje en un jet ski. (0:21)

Le'Veon Bell se toma las cosas en serio. Después de la peor temporada estadística de su carrera profesional, el corredor veterano está tan determinado para demostrar que fue una aberración, que arribó a New Jersey hace tres semanas y comenzó a trabajar con un ex pugilista amateur de élite en un gimnasio cerca de las instalaciones de los New York Jets.

Llámenlo, sudores de media noche.

Típicamente, Bell arriba cerca de las 11 p.m. a la Different Breed Sports Academy en Teaneck. Se queda tan tarde como las 2 a.m., entrenando con Don Somerville, de 50 años de edad, un boxeador condecorado que alguna vez dirigió en el centro de entrenamiento olímpico de los Estados Unidos. Bell se apareció con 222 libras, su peso de juego listado, y ha bajado hasta las 210, de acuerdo a Somerville. Sus pies con "mucho más veloces" que antes, explicó Somerville en entrevista telefónica.

"Diría que está extremadamente motivado y en forma fenomenal", señaló el head coach de los Jets, Adam Gase.

De acuerdo a todas las versiones, Bell reportó en tremenda forma el año pasado, también, pero nunca superó las 87 yardas terrestres un juego, y nunca se escapó en un acarreo que superara las 19 yardas. Los malos bloqueos fueron la mayor razón, pero Bell admitió recientemente en entrevista de radio que no fue el mismo de siempre durante la campaña. No obstante, ha recuperado su confianza de siempre; en redes sociales, recientemente predijo un año récord.

"Dije a Le'Veon, 'Hace tres o cuatro años, eras el mejor corredor de la liga y ahora nadie menciona tu nombre. Eso debe hacerte sentir que tienes algo por demostrar'", dijo Somerville.

Somerville cree que su boxeo ha hecho maravillas para las reacciones repentinas y el trabajo de cardio de Bell. Su peor cuarto, por mucho, fue el cuarto, cuando promedió 2.4 yardas por acarreo en el 2019, posiblemente debido a la fatiga. Parecía irse desgastando conforme avanzaba la temporada.

A sus 28 años de edad, con casi 1,500 acarreos en su odómetro, Bell reconoce que ya no es el chico incansable de antes. Así que luego de su usual régimen de entrenamiento de temporada baja en Florida, se dirigió al norte en busca de una rutina para antes del campamento de entrenamiento. Conoció a Somerville a través del tackle defensivo Quinnen Williams, quien ha entrenado con él desde junio.

Y así, comenzaron las sesiones de media noche.

"Le digo a estos chicos, 'Los campeones se crean en la oscuridad'", dijo Somerville.

En este caso, son las horas nocturnas.