¿Qué debemos esperar de Kirk Cousins y la ofensiva de los Vikings en el 2020?

A pesar del recambio ofensivo, los Vikings apuestas a la contionuidad en la ofensiva que dirige el quarterback Kirk Cousins

MINNEAPOLIS -- El regreso de Gary Kubiak al mando de jugadas sucede bajo condiciones ideales a pesar del reto de un receso de campaña truncado gracias a una pandemia global.

Los Minnesota Vikings salen de una temporada en la que ranquearon N° 10 en eficiencia ofensiva ejecutando el esquema de Kubiak, quien fue asesor ofensivo en el 2019. Ayudó a orquestar una temporada de recuperación del quarterback Kirk Cousins, quien finalizó con un índice de pasador de 107.4, el segundo más alto en la historia para un pasador de los Vikings.

Ahora coordinador ofensivo, después de que los Cleveland Browns contrataran a Kevin Stefanski como su nuevo head coach, Kubiak no tiene que lidiar con gran recambio. Fuera de las salidas del receptor abierto Stefon Diggs y del guardia derecho Josh Kline, mucho del personal ofensiva permanece igual.

Minnesota está apostando a que Kubiak puede llevar a este grupo un paso más allá, reteniendo su esquema, heredando las responsabilidades del mando de jugadas, y dando a los Vikings una necesaria estabilidad en la posición de coordinador ofensivo.

Incluso con su experiencia, Kubiak ha estado recibiendo sus repeticiones para cerciorarse de que estará al día después de tres temporadas sin mandar jugadas.

"Escribí un guion a lo largo de toda la temporada baja, solamente para mí, para mi disciplina, haciéndome el guion y pensándolo todos los días, porque es lo que hice por veintitantos años como encargado del mando de jugadas", expresó Kubiak. "Readquirir el ritmo, volver a hablar con los quarterbacks en todas las jugadas. Dirigir no es diferente que jugar. Debes volver a tu rutina. Necesitas el tiempo de práctica así que necesito estas seis semanas como todos los demás".

Cousins no es ningún extraño al proceso de ponerse en la misma página con un coordinador ofensivo; ha tenido cinco en las últimas cinco temporadas.

"Es más similar de lo que es diferente", dijo Cousins respecto a su relación con Kubiak ahora, a diferencia de lo que fue como asesor ofensivo en el 2019. "Sigue manteniendo ese mismo punto de vista desde 30,000 pies, donde solamente está observando. Habla de cosas cuando se le ocurre algo, pero al mismo tiempo, está permitiendo [al coach de quarterbacks] Klint [Kubiak] y a Rico [Dennison], nuestro coach de línea ofensiva, realmente trabajar sus territorios, también.

"Gary es obviamente la voz en las reuniones, donde Kevin fue esa voz el año pasado. Así que, supongo que se escucha más su voz en las reuniones. Pero en el campo de prácticas, ustedes saben que Klint es realmente mi primer punto de contacto a diario y eso es lo que realmente se siente más similar que diferente, lo que es probablemente algo bueno para mantener la consistencia conforme avanzamos".

Los retos para Kubiak en ayudar a Cousins, quien ganó su primer partido de playoffs la temporada pasada, para dar el siguiente paso incluyen a un grupo de receptores abiertos que carecen de experiencia, fuera de Adam Thielen, y el tiempo del que dispone para crear algo de química con su quarterback sobre el terreno de juego.

Aun así, las carencias de un grupo de receptores durante una reconstrucción menor no es lo que Cousins ve como su mayor obstáculo.

"Uno de los enfoques para mí esta temporada será, sin no estamos corriendo bien el ovoide y si las cosas no van bien, ser capaz de realizar esas jugadas que nos puedan volver a meter al partido y ganarlo", señaló Cousins. "Pienso que lo vieron en el partido de Denver [una victoria por remontada de 27-23 en la Semana 11], donde fuimos capaz de volvernos a meter y ganar.

"Pero ser capaz de hacer más de eso y hacerlo ante un equipo como San Francisco... No es una tarea sencilla, pero esos son los retos cuando eventualmente surjan durante la campaña. Es una meta y algo hacia lo que trabajas para poder decir, 'Ey, en esos momentos, tratar de encontrar el modo de hacer suficientes jugadas para ganar".

Quizás la mayor ventaja de los Vikings por la continuidad ofensiva, será que les permitirá ser menos predecibles y más peligrosos en su modo de atacar defensivas.

El enfoque predominantemente terrestre de Minnesota generó el sexto mejor ataque por tierra de la NFL la temporada pasada. Los Vikings no intentarán reinventar su filosofía ofensiva, pero no se mantendrán sin cambios, tampoco.

"No necesariamente vamos a tratar de volver a rehacer lo que hicimos el año pasado", explicó Kubiak.

Los Vikings podrían intentar ser menos predecibles con un mejor balance entre carreras y pases.

El porcentaje de carreras por diseño de Minnesota en la campaña regular fue el segundo más alto de la NFL (47 por ciento). Los Vikings ranquearon primeros en el número de carreras por diseño estando arriba en el marcador (58 por ciento), y mandaron jugada por tierra en el 55 por ciento de sus primeros y segundos intentos con Stefanski como coordinador ofensivo.

En la más reciente oportunidad de Kubiak mandando jugadas, como head coach de los Denver Broncos en el 2015-16, su equipo ejecutó jugadas de pase en el 54 por ciento en primeros y segundos intentos. Fue más balanceado durante su estadía de un año como coordinador ofensivo de los Ravens en el 2014; Kubiak mandó jugadas de pase en el 51 por ciento de los primeros y segundos intentos.

Las jugadas que los Vikings ejecutan a partir de diversos grupos de personal podrían ser un reflejo de lo que funcionó bien en el 2019, viéndose también afectados por los cambios en el grupo de receptores.

Los Vikings fueron últimos en el número de jugadas que ejecutaron desde un personal '11' (tres receptores, un corredor, un ala cerrada) en 2019, y el mayor porcentaje de de sus jugadas (35 por ciento) desde un personal '12' (dos alas cerradas, dos receptores abiertos, un corredor).

Sin una gran profundidad en términos de receptores abiertos probados, es posible que emplear formaciones con tres receptores abiertos vuelva a ser poco frecuente. Dada la historia de Kubiak empleando alas cerradas en el juego aéreo, es posible que pueda haber un pico de oportunidades para Kyle Rudolph e Irv Smith Jr. En 21 campañas como coordinador ofensivo o head coach, Kubiak mandó jugadas de pase donde el ala cerrada fue un objetivo en el 23 por ciento del tiempo.

"No es ningún secreto que perdimos a un jugador dinámico a la ofensiva en el juego aéreo con la salida de Stefon, así que juntas eso con el talento que tenemos en el grupo de alas cerradas y la historia de poner no solamente a dos, sino a tres alas cerradas sobre el campo, y pienso que existe una gran oportunidad para nosotros como alas cerradas de tener un impacto en esta ofensiva a través del juego terrestre", expresó Rudolph.