Se cumplen cuatro años de la protesta pacífica de Colin Kaepernick

El ex quarterback de los 49ers despertó conciencia y reacciones en toda la liga. AP

"No voy a ponerme de pie para mostrar orgullo por una bandera de un país que oprime a los negros y las personas de color". Con esta declaración, Colin Kaepernick, entonces quarterback de los San Francisco 49ers, explicó hace cuatro años por qué permanecía sentado mientras sonaba el himno nacional de Estados Unidos antes de cada partido.

Una protesta pacífica emprendida por el mariscal de campo, que comenzó así, con él sentado en la banca de su equipo, y que llamó la atención hasta el 26 de agosto de 2016, después de que la reportera Jennifer Lee Chan publicó una fotografía que desató la polémica en la que se vio envuelto Kaepernick y que, eventualmente, le costó el presunto veto de la NFL.

"Para mí, esto es más grande que el futbol y sería egoísta de mi parte mirar para otro lado. Hay cadáveres en la calle y gente que se sale con la suya", decía Kaepernick en 2016 después de que su imagen sentado en la banca durante el himno se viralizó y causó más críticas que muestras de apoyo a su protesta pacífica.

Días después, en un partido de los 49ers como visitantes, el mariscal de campo dejó su lugar en la banca, puso una rodilla en tierra mientras sonaba el himno de Estados Unidos y el resto del relato se convirtió en historia.

La conducta de Colin Kaepernick llamó la atención del ex presidente Barack Obama, del comisionado de la liga Roger Goodell, quien se pronunció en pro de disuadir a Kaepernick y cualquier otro jugador de poner la rodilla en tierra mientras se escuchaba el himno. Los equipos de la liga hablaron de castigos que hicieran obligatorio el permanecer de pie y el actual presidente del país, Donald Trump, ha sido uno de los más duros críticos de la manifestación en sus discursos y en redes sociales.

A cuatro años de distancia de la primera protesta pacífica de Kaepernick y en medio de una ola de actos violentos relacionados a la opresión racial contra la que se manifestaba el quarterback de San Francisco, el propio comisionado Goodell lamentó ya hace algunos días no haber escuchado al jugador cuando comenzó sus protestas pacíficas.

"Nuestros jugadores están siendo etiquetados erróneamente. No son personas antipatrióticas. No son desleales. No están en contra de nuestro ejército", declaró el comisionado.

Cuatro años después y sin jugar en la NFL desde 2017, Colin Kaepernick se mantiene vigente en la conversación gracias a su protesta pacífica de rodillas.

Información de USA Today fue utilizada en esta nota.