Cinco al alza y cinco a la baja, el ranking de quarterbacks de la Semana 1

¿Quién acompaña a Cam Newton entre los mejores y a Tom Brady entre los peores quarterbacks de la Semana 1?

Todos estamos de acuerdo: la posición de quarterback es la más importante del fútbol americano. Aunque un buen desempeño no es garantía automática de victoria, o un mal desempeño no es una sentencia directa hacia la derrota, claramente hay una influencia del quarterback en el resultado final.

A partir de esta semana, y a lo largo de toda la campaña regular, vamos a elegir a cinco quarterbacks cuya tendencia fue al alza y cinco quarterbacks cuya tendencia fue a la baja en la jornada, sin ninguna intención más que reconocer el nivel en la posición más fundamental del juego.

Para la Semana 1, estos son nuestros elegidos (como siempre, en orden alfabético):

Cinco quarterbacks al alza

Lamar Jackson, Baltimore Ravens

Después de comenzar la campaña con un índice de pasador perfecto de 158.3 el año pasado, Jackson volvió a registrar por arriba de 150 en una métrica que no toma en cuenta para nada lo que hace con las piernas. Por si fuera poco, lideró a la liga en Total QBR con un 94.1. Jackson trabajó mucho en la temporada en su precisión en pases largos, y se notó en varias instancias del partido, incluyendo un milimétrico pase a manos de Marquise Brown quien, ya sano, debe convertirse en un arma más peligrosa que nunca en el ataque de los Ravens.


Gardner Minshew II, Jacksonville Jaguars

El duelo entre los Jags y Colts fue uno de los más entretenidos de la jornada, particularmente porque noté un contraste enorme entre los quarterbacks. Minshew se mostró mucho mejor de lo que esperaba, e hizo un excelente trabajo de desplazar los puntos de lanzamientos de pase y reestableciendo los pies antes de lanzar la mayoría de ocasiones. Su índice de pasador de 142.3 fue el tercero más alto de la jornada.


Cam Newton, New England Patriots

Newton solamente lanzó para 155 yardas en la victoria de los Patriots, pero, ¿a quién le importa? La ofensiva de New England lució como nunca había lucido, creando distracciones con movimientos horizontales previos y posteriores al centro, y Miami nunca tuvo respuesta para contener a Newton. La química todavía no es perfecta en el ataque aéreo de los Pats, pero la revolución con el ex Jugador Más Valioso de la NFL es real. Es difícil entender las razones por las cuales estuvo tanto tiempo sin firmar.


Aaron Rodgers, Green Bay Packers

Elegido como uno de los dos más destacados de la jornada dominical en la tradicional pieza de los Colosos de la Semana, junto con el pasador que sigue en nuestra lista, una vez que Rodgers encontró su ritmo, abusó de la joven defensiva secundaria de Minnesota. Si este equipo tuviera un legítimo segundo receptor abierto, detrás de Davante Adams, cuidado. Su QBR de 92.9 solo estuvo por debajo de Jackson en la jornada.


Russell Wilson, Seattle Seahawks

Otro quarterback que logra magia a pesar de contar con un elenco de reparto de menor calibre que algunos otros pasadores de la liga, nos hemos acostumbrado a dar por sentado que Wilson jugará bien, sea quien sea el rival y las circunstancias. Con un 143.1, tuvo el segundo índice de pasador más alto de la Semana 1.

Cinco quarterbacks a la baja

Tom Brady, Tampa Bay Buccaneers

La justificación de la mala ruta del receptor abierto --en la primera de las dos intercepciones que sufrió Brady en su debut con los Bucs-- la escuchamos muchas, muchas veces el año pasado con algunas de las intercepciones de Jameis Winston así que, aparentemente, algunas cosas no cambian. En la segunda intercepción, se trata de un pase que nunca debió lanzar, y que terminó por incidir directamente en el resultado. Es entendible que Brady necesite más tiempo para encontrar la sintonía con sus receptores abiertos, y lo tendrá. Simplemente, en nuestras cabezas visualizábamos otra clase de debut para el seis veces ganador del Super Bowl con su nuevo equipo. ME sorprende mucho que Bruce Arians no tardó nada en criticar de una manera muy pública a su nuevo pasador.


Sam Darnold, New York Jets

El tiempo marca tic-toc para Darnold, y para su desgracia, acaba de perder al jugador que, quizás, podría ser su mejor aliado en la ofensiva. El corredor Le'Veon Bell se perderá algunas semanas, mientras Darnold sujetar con ambas manos el puesto de quarterback titular en la Gran Manzana antes de que el equipo se decida a reemplazarlo. Demasiados pases sin gran dirección y numerosos errores de lectura defensiva --ante una unidad de élite de Buffalo, sí-- condenaron a Darnold el domingo. No le ayudó a Darnold que el rival en turno fuera Josh Allen, de su misma clase de draft. A pesar de que Allen está bien lejos de la élite en la liga, Darnold se ve, a su vez, muy lejos de su contraparte de los Bills.


Ryan Fitzpatrick, Miami Dolphins

El plan de Miami es que Tua Tagovailoa no necesite ingresar apresuradamente al frente de una ofensiva a la cual todavía le faltan piezas importantes --y que maduren elementos que ya están en plantilla-- para al menos competir. Fitzpatrick no ayudó mucho a la causa el domingo con sus tres intercepciones, y hubo quienes cuestionaron su debía ser mandado a la banca al medio tiempo. La actuación de Fitzpatrick todavía es peor cuando se consideran que la defensiva de New England es una versión menos potente de la que podría alienar con los nombres en plantilla, gracias a los jugadores que declinaron la campaña.


Philip Rivers, Indianapolis Colts

Como en el caso de Brady, fue claro que Rivers no estuvo siempre en la misma página con sus receptores. Fue interceptado dos veces, en ambos casos su culpa, y pudo haber sufrido una tercera en un balón que robó el novato K'Lavon Chaisson, pero que fue anulada por castigo. Cada vez que Rivers de decide a lanzar fuera de las costuras, parece que el balón viaja en cámara lenta.


Carson Wentz, Philadelphia Eagles

Una cosa es morirse con su convicción, y otra muy diferente es apostar a morirse con esa convicción. Todos saben que buena parte del juego de Wentz se basa en una enorme presencia física que intenta aguantar la presión hasta el último momento, estirar la jugada, y tratar de crear donde parece estar todo perdido. El problema es que, a veces, sí está todo perdido, y un pase incompleto es una buena jugada. Philly necesita mejorar urgentemente su nivel de línea ofensiva, pero eso no exime a Wentz de tener que mejorar, con igual urgencia, su propio nivel de juego. Solamente dos quarterbacks marcaron un Total QBR por debajo de los 20 puntos (en una escala de 1-100), él y Darnold.