Tormenta eléctrica interrumpió el juego entre Bills y Dolphins

El partido entre Bills y Dolphins en el Hard Rock Stadium tuvo que ser suspendido durante algunos minutos por relámpagos en el área

El partido entre los Buffalo Bills y Miami Dolphins fue el primero de la temporada que se interrumpe por las condiciones climatológicas.

Debido a una tormenta eléctrica en el área del Hard Rock Stadium de Miami, Florida, el juego tuvo que ser interrumpido por más de media hora después de dos jugadas en la segunda mitad.

La última jugada antes de la suspensión fue un pase corto del mariscal de campo Ryan Fitzpatrick al receptor abierto DeVante Parker para ganancia de 15 yardas desde la yarda 25 a la 40 de Miami.

Después de los relámpagos, jugadores de ambos equipos se dirigieron de vuelta al vestidor y se pidió a los cerca de 13,000 aficionados presentes en el estadio que se resguardaran.

Después de 25 minutos de interrupción, los jugadores regresaron al campo y tuvieron un lapso de 10 minutos para calentar antes de volver a la acción.

El juego se reanudó con 14:25 por jugar en el tercer cuarto, con otro pase de Ryan Fitzpatrick, ahora a Mike Gesicki para ganancia de 12 yardas.

La serie finalizó con un gol de campo de 45 yardas de Jason Sanders para acercar a los Dolphins, 17-13.

En la primera mitad, los Dolphins sufrieron un duro golpe luego de perder por lesión al esquinero titular Byron Jones por una lesión en la ingle y posteriormente se descartó su regreso al campo.

Jones firmó un acuerdo por cinco años y 82.5 millones de dólares en la temporada baja para convertirlo en una pieza clave de su defensiva.

Los Dolphins cayeron en la Semana 1 como visitantes frente a los New England Patriots mientras los Bills vencieron en casa a los New York Jets.