Paternidad más que rivalidad

Hablamos tanto esta semana de la nueva gran rivalidad de la NFL y nada, no existe. No puede haber mientras Jackson no le gane a Mahomes

Este lunes por la noche, Kansas City no jugó contra Baltimore; más bien, los Chiefs jugaron con ellos desde su primera serie ofensiva. Patrick Mahomes tomó el balón perdiendo 3 a 0 y rápidamente le dio la vuelta al marcador con sus piernas.

A partir de ahí, el MVP del Super Bowl LIV hizo lo que quiso con la defensiva de los Ravens. Mientras tanto, lo mejor que hizo Lamar Jackson fue hincarse en la última jugada del partido, rindiéndose y reconociendo la grandeza de su oponente.

Las estadísticas fueron sumamente contundentes. Mientras Mahomes lanzó para casi 400 yardas, pasó por 4 TDs y consiguió otra anotación por tierra. Jackson no pudo llegar ni a las 100 yardas aéreas y sólo pudo lanzar 1 pase de touchdown.

Hablamos tanto esta semana de la nueva gran rivalidad de la NFL y nada. No hay rivalidad, no existe. No puede haber mientras Jackson no le gane a Mahomes.

Este lunes se midieron por tercera vez en sus carreras y otra vez ganó Mahomes. Tres de tres para el de Kansas City. Esto más que una rivalidad, es una paternidad.

Aunque Lamar me parece un muy buen quarterback y ganó con toda justicia el premio al Jugador Más Valioso del 2019, que no pueda contra Mahomes es preocupante. Porque además de ser contemporáneos, juegan en la misma conferencia, lo cual quiere decir que sólo hay lugar para uno de ellos cada año en el Super Bowl.

Esta estadística me parece escandalosa: Desde que Jackson es el mariscal de campo titular de Baltimore, ha ganado 21 juegos de temporada regular y sólo ha perdido cuatro. Tres de ellos contra Kansas City. Increíble.

Pero hablando de verdaderas rivalidades, la buena noticia para Lamar, es que Tom Brady le ganó sus primeros 6 enfrentamientos a Peyton Manning. Luego Peyton se repuso y ganó 6 de los últimos 11 duelos, para una marca final de 11-6 favor Brady.

Ellos se han combinado para un total de 13 apariciones en el Super Bowl y juntos suman 8 anillos. Brady aún puede seguir haciendo historia en Tampa Bay, pero esa es otra plática.

Justo por esto es que no me gusta la comparación tan apresurada de Mahomes y Jackson con Brady y Manning. Porque si bien, entiendo la necesidad de una nueva rivalidad en la NFL, ahora mismo, lo único en lo que se parecen es que uno ha iniciado dominando considerablemente al otro.

Los Ravens van a estar bien. Siguen siendo el segundo mejor equipo de la Conferencia Americana, y pelearán con Pittsburgh hasta el final para ver quién se queda este año con el Norte de la AFC. Baltimore va a estar en playoffs, como campeón divisional o como comodín y van a pelear con el talento de Lamar y con su gran defensiva.

Pero el máximo favorito de la NFL, se sigue llamando Kansas City, esta semana 3 lo confirmaron. Siguen siendo el equipo a vencer, porque Andy Reid es un Head Coach histórico, Pat Mahomes se ve todavía más dominante que la temporada pasada y junto con Travis Kelce, Tyreek Hill, Sammy Watkins, Mecole Hardman y Clyde Edwards-Helaire, lucen imparables.

¿Los Chiefs al Super Bowl otra vez? Parece que sí. La duda sólo es contra quién.