Andy Dalton eleva los bonos de Dak Prescott en la derrota de los Cowboys

Esta noche como nunca antes, los Cowboys y su afición apreciaron lo que tienen en Dak Prescott como quarterback y líder de la franquicia

No se trata de crucificar a nadie, mucho menos al quarterback de los Dallas Cowboys, Andy Dalton, pero nada quedó más claro que Dak Prescott está varios niveles por encima de su suplente, y es el Jugador Más Valioso de la franquicia.

Todo quedó de manifiesto por la noche de este lunes cuando, una vez más, los Cowboys se cavaron un hoy profundo, como ha sido la costumbre en lo que va de la campaña. Aunque su actual marca de 2-4 indica otra cosa, Dallas había sido suficiente competitivo con Prescott, al menos, como para poner interesantes los partidos hacia el final, con el recién operado quarterback compensando un montón de deficiencias en la plantilla para mover el marcador.

Al momento de su lesión, Prescott lideraba a la liga en yardas aéreas, y era el tercer quarterback con mayor cantidad de triunfos desde la temporada del 2016 a la fecha, solamente por detrás de Tom Brady y Russell Wilson.

Ahora, Dalton en los controles, los Cowboys se asemejan más a un equipo amateur que intenta competir contra profesionales. Al menos así lució Dallas en el brillante escenario de "Monday Night Football", con la plantilla completa de los Arizona Cardinals logrando jugadas de impacto en lo que terminó como paliza de 38-10 donde el marcador ni siquiera refleja lo disparejo que fue el partido.

Hay muchos factores que contribuyen al mal paso actual de los Cowboys, desde las lesiones a lo largo de la línea ofensiva y la defensiva, hasta los inverosímiles balones sueltos de Ezekiel Elliott y los pases dejados caer de Michael Gallup, a las ridículas fallas en las asignaciones de cobertura de pase, y la displicencia a la hora de derribar a los contrarios. No cabe duda de que esta edición de los Cowboys está jugando en uno de sus niveles más bajos de los últimos años, con lo que queda descartado, también, que Jason Garrett era el culpable de todo.

Con todo y esas deficiencias, y en medio de una temporada realmente decepcionante para toda la NFC Este, Prescott aportaba, al menos, la esperanza de poder sobrevivir a lo suficiente a lo largo de los primeros 45 o 50 minutos para intentar la remontada en los minutos finales. Hoy, la esperanza es nula, y se pierde desde muy rápidamente en el transcurso del encuentro.

Hasta el plan de juego es muy contrastante, con Dalton en los controles. Esta noche, los Cowboys mostraron confianza nivel cero en que el pasador intentara lanzar largo en la noche, con todo y que el equipo cuenta con uno de los mejores tríos de receptores abiertos en la liga. ¿Cuáles son tus probabilidades de ganar si ni siquieras tienes el libro de jugadas completo a tu disposición, gracias a las limitaciones del pasador?

Nuevamente, la discusión se voltea a las negociaciones de contrato fallidas entre el equipo y el quarterback. Prescott está bajo la etiqueta de jugador franquicia este año, después de no poder alcanzar un acuerdo a largo plazo, primordialmente por la cuestión de la duración, no del dinero, en el acuerdo.

La vida sin Prescott es miserable en Dallas. Cuando apenas hace unos días parecía que la aparatosa lesión de tobillo impactaría de forma muy negativa sus pretensiones hacia un nuevo contrato, hoy subieron los bonos de Prescott sin que tuviera que estar presente en el estadio.

La primera salida de Dalton como titular en Dallas parece continuar una tendencia que hemos visto a lo largo de la liga, con los pasadores suplentes mostrando un nivel notoriamente bajo cuando han tenido que iniciar en lo que va del año. Es sencillo pensar en la falta de temporada baja y el campamento de entrenamiento reducido como las causas; si en condiciones normales los suplentes reciben un número reducido de repeticiones en las prácticas, en un año como el actual, es difícil suponer que los titulares no se iban a devorar prácticamente la totalidad de las repeticiones mientras se apresuraban a iniciar la temporada de la pandemia.

Cuando un quarterback está realmente a cargo, parte de sus funciones incluyen cerciorarse de que el resto del equipo esté enchufado y enfocado. Eso también faltó en Dallas esta tarde. Hoy, Dalton estaba demasiado abrumado con el paquete en lo personal, como para preocuparse por los demás.

No todas las salidas de Dalton en lo que resta de la campaña serán tan terribles como la de hoy. No todos los días Elliott perderá dos balones sueltos para regalar los primeros 14 puntos al oponente, o Gallup dejará caer un pase de anotación de las manos. Y --al menos eso esperamos-- no todos los días habrá un plan de juego tan reducido y predecible para la ofensiva de Dallas, una unidad capaz de amasar yardas y puntos.

Pero, esta noche como nunca antes, los Cowboys y su afición apreciaron lo que tienen en Prescott como quarterback y líder de la franquicia.