Bajo la tutela de Marcus Allen, progresa Josh Jacobs para Raiders

El joven corredor Josh Jacobs acude a una leyenda de los Raiders, Marcus Allen, para explotar todo su potencial ofensivo

HENDERSON – Sí, Josh Jacobs tenía metas esta temporada baja.

¿Sobre la base de su éxito de primer año, en el que estableció un récord de novato en la franquicia de Las Vegas Raiders? Sin duda.

¿Convertirse en un jugador más completo? Absolutamente.

¿Atrapar 60 pases? Espera… ¿qué?

De hecho, el corredor de segundo año se puso el listón muy alto en el campo de entrenamiento. Porque con dos receptores tomados en el draft, Henry Ruggs III y Bryan Edwards, un ala cerrada del calibre de Pro Bowl, Darren Waller y un corredor en Jalen Richard cuya especialidad es, bueno, atrapar pases, hay muy pocas bolas por las cuales ir.

No es que a Jacobs le importe mucho. Además, tiene un discreto gurú tras bastidores. Alguien con el que habla habitualmente. Un nombre muy familiar para los aficionados de los Raiders. Y sí, uno de los corredores más completos en la historia de la NFL, un corredor que era tan experto en acarrear el balón como en atraparlo y, sí, incluso lanzarlo en ocasiones.

Así que sí, cuando Jacobs saltó por el aire sobre la línea para anotar en Kansas City la semana pasada, las visiones de Marcus Allen llenaron las cabezas de los aficionados de los Raiders. El mismo Allen ha estado en la cabeza de Jacobs.

“Solo le pido pequeños consejos, ¿qué puedo hacer mejor”? Estoy feliz de tener un gran mentor en él, un miembro del Salón de la Fama que me guía y toma bajo su protección. Darme algunos puntos es enorme para mí”, acepto Jacobs sobre las conversaciones telefónicas y/o mensajes de texto semanales con Allen.

Quiero decir, cuando vi caer a la defensiva, nuestros muchachos los detuvieron en la línea, ya sabía lo que iba a hacer. Estoy feliz por haber caído en la zona de anotación”.

Brincar por encima de la línea era un elemento básico del juego de Allen, que se remonta a su época como ganador del Trofeo Heisman en USC. Nunca fue realmente la característica de Jacobs en Alabama, pero los Raiders usaron la selección 24 con él en el draft de la NFL de 2019 (un pick obtenido en el canje de Khalil Mack) y no hay arrepentimientos.

Jacobs tampoco. A pesar de perderse tres de los últimos cuatro juegos de los Raiders la temporada pasada debido a una fractura de hombro sufrida en la Semana 7, Jacobs corrió para 1,150 yardas y siete anotaciones; atrapó 20 pases para 166 yardas.

A lo largo de cinco juegos esta campaña, Jacobs está en camino para 1,206 yardas terrestres, 16 touchdowns por tierra y…48 recepciones.

Desde 1983 hasta 1987, Allen promedió 59 recepciones… y un promedio de 1,090 yardas por tierra y nueve anotaciones por esa vía.

El entrenador de corredores de los Raiders, Kirby Wilson, dijo que las sesiones de Allen están “preparando mentalmente (a Jacobs) sobre cómo leer las defensivas, entender el frente. Tener ese reconocimiento antes de la jugada y, obviamente, después, es tener una lectura y una clave. Tienen un gran dialogo. Sé que Josh está extremadamente feliz de que se estén comunicando y creo que solo lo mejorará a medida que avancemos”.

Como cuando Jacobs cerró en Kansas City, con Richard y Devontae Booker imploranto en tiempo muerto en el último cuarto: “Es hora. Llévanos a casa”.

“Para este tipo de muchachos, simplemente se necesitan oportunidades”, dijo Wilson sobre Jacons asumiendo el papel destacado. “y ahora tiene esas oportunidades. Tuvo una temporada baja completa para trabajar en su juego aéreo, por sí mismo, entendiendo lo que necesitábamos de él”.

“Y luego, una vez reinició el futbol americano, estaba en la sala de receptores haciendo un montón de preguntas, con los receptores abiertos, hablando con (el entrenador de receptores) Edgar Bennett sobre cuándo estás separado en divisiones, cómo leer coberturas cuando estas separado y fuera del backfield. Siempre hemos trabajado en esos aspectos cuando él está detrás de la línea de golpeo, así que es una oportunidad. Es él quien comprende su papel y lo está aprovechando al máximo”.

Allen y Jacobs se llevaron bien durante un juego de softball en las Vegas en el verano de 2019. Y después de que Jacobs pasó por encima de la línea para ganar en el primer partido de la temporada, contra Denver Broncos el año pasado, Allen fue a Twitter.

“Lo dije antes y lo digo otra vez, Jacobs está destinado a la grandeza”, posteó el ex corredor.

Así que, ¿de qué hablan exactamente Allen y Jacobs?

“De todo. Literalmente. Cuando se trata de pases, mantenerse dentro-fuera. Aprender cómo, en los acarreos, me debo asegurar de saber todo lo que la línea ofensiva está haciendo, lo que los receptores están haciendo, quien bloquea a quien. La rotación de los profundos”.

“No solo eso, fue uno de los mejores en la línea de gol que haya visto, que haya estudiado en video. Así que le preguntó, como imitar algo de eso también. Me da puntos –como ser un líder. Me dice todo el tiempo, si algo no está bien, no temas hablarlo. Y si el entrenamiento no va bien, comienza la práctica de nuevo. Trata de enseñarme cómo ser un profesional y cómo dar el siguiente paso”.

Ya sea si ese siguiente paso sea sobre la línea, o la rodee.