Momento de pánico o paciencia en el cierre de la Semana 7

play
Baker Mayfield envió un mensaje a sus críticos con victoria en la Semana 7 (1:15)

El pasador de Cleveland contabilizó cinco pases de anotación, a pesar de no tener un corredor que superara las 100 yardas ante Cincinnati. (1:15)

Un número importante de equipos con expectativas altas pasa por un momento incierto en el segundo tercio de la temporada regular

Amigos de ESPN estamos ya de lleno en el segundo tercio de la temporada de la NFL, y por ello es tiempo de empezar a revisar a cuáles equipos, de los que pensábamos eran contendientes, debemos tenerles paciencia y cuáles creemos que entran ya de plano en pánico.

De estos podríamos destacar por ejemplo a los Buffalo Bills. A pesar de que los Bills marchan en primer lugar de su división, son un equipo que ha dejado muchas dudas, sobre todo porque son más los puntos que ha recibido que los que ha anotado.

Por si fuera poco, han sido inconsistentes, y este domingo sufrió ante el peor equipo de toda la liga, los New York Jets. Pese a todo, habrá que tenerles paciencia, sobre todo porque sus rivales de división están jugando de manera muy irregular.

Ya que hablamos de la División Este de la Conferencia Americana, ahí se encuentran los New England Patriots, un equipo que perdió este fin de semana, y de manera vergonzosa, ante los San Francisco 49ers. Por segundo partido consecutivo los Pats no anotaron touchdown.

Esto implica que es apenas la segunda ocasión desde que llegó Bill Belichick, que el equipo que no consigue anotar de seis puntos en dos partidos consecutivos. La última la última vez había sido justo en el 2000.

A la vista queda que Cam Newton, quien sufrió tres intercepciones, no es un quarterback para un equipo contendiente. Los Patriots marchan con marca de 2-4. Pánico, mucho pánico en este equipo.

Otro equipo de la Conferencia Americana son los Las Vegas Raiders, un equipo que a pesar de su marca de tres ganados y tres perdidos, es mejor equipo de lo que sus números dicen.

La derrota que sufrió este domingo entre los Tampa Bay Buccaneers era previsible, es decir estaba en el presupuesto. De hecho, hoy los Bucs parecen ser el equipo más fuerte, más sólido y más completo que hay en la liga.

Yo le tendría mucha paciencia a los Raiders, que además recordemos, ya le quitaron el invicto a los Kansas City Chiefs. Las Vegas tiene el calendario más difícil este año.

También en la Conferencia Americana están los Denver Broncos, que están jugando mejor que el año pasado. Sin embargo, no les está alcanzando.

Su joven mariscal de campo, Drew Lock, mucho tendrá que mejorar todavía. La defensiva, a pesar de que es agresiva y rápida, sigue cometiendo errores.

Con Denver hay que tener pánico porque el proyecto del head coach Vic Fangio sigue todavía sin dar color, a pesar de qué es su segunda temporada con el equipo. Los Raiders tienen mayores posibilidades de calificar que ellos.

En la Conferencia Nacional encontramos a los Carolina Panthers, un equipo que a pesar de que perdió este domingo ante los New Orleans Saints, sigue viéndose cada vez mejor.

Su récord es de tres ganados y cuatro perdidos, pero el equipo ha mejorado mucho, sobre todo si consideramos que para este año llegó un nuevo entrenador en jefe en Matt Rhule, y un nuevo quarterback en Teddy Bridgewater.

El equipo está compitiendo en una difícil división, la Sur de la Nacional donde se encuentran los Bucs y los propios Saints, sin embargo, el proyecto tendrá éxito para el 2021, no en este año.

Tengamos paciencia en el proyecto.

Los Dallas Cowboys están en una situación muy comprometida, con apenas dos victorias y un total de cinco derrotas.

La situación es definitivamente de pánico para un equipo que apostó mucho en un nuevo entrenador en jefe como es Mike McCarthy y los resultados no se están dando.

Cierto es que la lesión de Dak Prescott ha venido a complicar más las cosas, pero la defensiva es un desastre, la línea ofensiva también lo es y el equipo hoy parece que va a terminar con marca perdedora, aun cuando en el arranque de la temporada parecían candidatos para ganar incluso la división.

Pánico, mucho pánico con los Cowboys.