Todd Gurley se volvió loco por la derrota de Atlanta Falcons

El corredor anotó cuando no debía y eso le dio una oportunidad a Lions

Todd Gurley II “estaba como loco”. Sabía que debió tirarse. Debió detenerse. Lo planeó. Pero simplemente no pudo detenerse cuando ya estaba tan cerca de la línea de gol tras un acarreo de 10 yardas contra los Detroit Lions el domingo.

Si no hubiese anotado, los Atlanta Falcons hubiesen comido el tiempo del reloj de juego y patear un gol de campo corto para vencer a los Detroit Lions. En vez de eso, apenas y cayó en la zona de anotación. Eso le dio a Detroit una oportunidad, y los Lions vencieron a los Falcons 23-22 en la última jugada del partido.

Después, Gurley dijo que intentó de todo para no meterse a la zona de anotación.

“Traté de no hacerlo. Mi ‘momentum’ me llevó ahí”, señaló Gurley. “Es algo loco, la última vez que jugué contra Detroit, caí. Esta vez anoté. Es como lo que empieza como un círculo, termina como un círculo”.

“Fue una situación desafortunada. Estuve en muchas de esas situaciones en mi año de novato, seis o siete, y siempre me tiré. Ahora fue una desafortunada”.

Gurley apuntó que se hace responsable de lo que sucedió y de que tenía que caer para mantener lejos el balón de las manos de Matthew Stafford. Gurley admitió que se habló en una reunión un par de jugadas antes de su anotación de 10 yardas y también lo sabía por su propia experiencia. Dijo que nunca discutieron arrodillarse en una jugada y que trataría de caer, pero no lo hizo.

“Se habló en ese mismo momento”, señaló el entrenador interino de Falcons, Raheem Morris. “Sabíamos que sería su situación ideal, que anotásemos para que ellos tuvieran la oportunidad de anotar después”.

“Así que queríamos arrodillarnos en la 1; obviamente trató de tirarse y caer en la zona de anotación en el último segundo, tropezando un poco”.

Matt Patricia, entrenador de Lions, dijo que fue “exactamente como se quería, así que fue un gran trabajo de parte de ellos”, refiriéndose a sus jugadores. Algunos de los otros jugadores de Lions, sin embargo, pensaban que no tendrían otra oportunidad una vez que Atlanta estuviese en zona de gol de campo.

“Tenía puesto mi casco, pensando que probablemente el juego había terminad”, recordó Stafford. “Los dejaron anotar, dándonos la oportunidad y eso era todo lo que necesitábamos. Estoy orgulloso de estos chicos por hacer esa jugada”.

Los Falcons han perdido ventajas de cuarto-cuarto en tres de sus seis derrotas este año.