NFL planea Super Bowl LV con 20 por ciento de capacidad y máscaras obligatorias

El Raymond James Stadium, casa del Super Bowl, estará a un 20 por ciento de su capacidad total, y las máscaras serán obligatorias

La NFL sigue adelante con sus planes para llevar a cabo un Super Bowl LV frente a capacidad reducida, para ser disputado el próximo 7 de febrero, incluso si la liga se ve obligada a agregar una semana N° 18 a su temporada regular, dijeron fuentes a Adam Schefter de ESPN.

En este punto, la NFL está planeando una capacidad de 20 por ciento en el Raymond James Stadium de Tampa, que en condiciones normales puede recibir a 65,000 aficionados. Con el acomodo de asientos temporales, la capacidad se puede incrementar hasta casi los 75,000 fanáticos. Los aficionados estarán en acomodados en pequeños grupos a seis pies de distancia, y el uso de máscaras será obligatorio.

Durante la temporada regular, la NFL ha delegado las decisiones respecto a la capacidad de asistentes a los estadios a los equipos locales, en conjunto con las autoridades locales y estatales. La mitad de los equipos de la liga han recibido a asistentes con entradas pagadas por al menos un partido en el año; los Tampa Bay Buccaneers han recibido un promedio de 10,961 aficionados para dos partidos en cada en lo que va de la temporada.

Mientras intenta maniobrar en medio de una pandemia de COVID-19, la NFL ha mantenido abierta la posibilidad de mover la fecha del Super Bowl por un máximo de hasta cuatro semanas para poder completar su temporada regular. Sin embargo, la liga preferiría mantenerse apegado al calendario en tanto sea posible, y en este punto todos los partidos que han sido reprogramados han podido acomodarse dentro de la estructura original de 17 jornadas de la campaña regular.

En caso de que la liga requiera una semana adicional para completar la temporada regular, eliminará la semana adicional que usualmente se programa entre los Juegos de Campeonato de las Conferencias Nacional y Americana, y el Super Bowl.