De temible a simple, la caída libre de Lamar Jackson y la ofensiva de los Ravens

A estas alturas en el 2019, Baltimore estaba arrollando al resto de la AFC, pero esta temporada la historia es muy distinta

OWINGS MILLS -- Cuando Baltimore reciba a los Tennessee Titans el domingo, será la revancha de una de las derrotas más dolorosas de los Ravens en postemporada.

También es el momento en que Lamar Jackson y la ofensiva de los Ravens pasaron de ser imparables a desmoronarse.

Previo a los playoffs la temporada pasada, Baltimore estaba destrozando a las defensivas, promediando la mayor cantidad de puntos ofensivos (30.4) y la segunda mayor cantidad de yardas (407.6) por partido. Después de ser frenados por los Titans, en su derrota 28-12 en playoffs, los Ravens no han sido la misma ofensiva eléctrica ubicándose en la posición N° 16 en puntos ofensivos anotados (24.0) y N° 22 en yardas (348.1), un poco después del punto medio de esta temporada.

Baltimore (6-3) sigue en posición de un tercer viaje consecutivo a los playoffs, pero sus inconsistencias a la ofensiva colocan interrogantes sobre esta alguna vez selección popular para llegar al Super Bowl. En la derrota del domingo pasado ante los New England Patriots, los Ravens fueron limitados a 17 puntos, su menor cantidad en los 31 inicios de temporada regular de Jackson.

Lesiones, falta de ejecución y castigos, así como decisiones de personal han llevado a un repentino e inesperado declive, que ahora se ha vuelto parte de la discusión en el mundo del fútbol americano.

"No hacen nada bien", declaró el ex mariscal de campo de la NFL y actual analista de ESPN, Dan Orlovsky, en el podcast de Mike Greenberg. "Ya ni siquiera corren tan bien con el balón. Su juego aéreo no tiene ritmo o razón. Lo más curioso es que el año pasado recuerdo haber dicho, 'Todos los coordinadores defensivos y las defensivas van a ese partido con miedo de jugar contra los Ravens porque no tienen idea de qué hacer'. Este año, ningún coordinador defensivo tiene miedo de jugar contra ellos porque son simples".

Algunos de los problemas han estado fuera del control de Baltimore. Desde el final de la temporada pasada, los Ravens perdieron a su mejor liniero ofensivo (el guardia Marshal Yanda por retiro), su mejor protector de pase (el tackle izquierdo All-Pro, Ronnie Stanley sufrió una lesión de tobillo que puso fin a su temporada a principios de este mes) y un destacado bloqueador para el ataque terrestre (el ala cerrada Nick Boyle sufrió el domingo una lesión de rodilla que puso fin a su temporada). La línea ofensiva, que tuvo dos alineaciones titulares distintas durante toda la temporada pasada, utilizará su quinta combinación de la campaña el domingo.

Otros problemas se han centrado en los aspectos más fundamentales del juego. Centrar el balón y alinearse correctamente no pueden darse por hechos. Baltimore ha sido castigado por formación ilegal en seis ocasiones por no tener suficientes jugadores en la línea de golpeo. En total, los Ravens han cometido 22 castigos ofensivos desde la Semana 4 (seis partidos), la segunda mayor cantidad en la NFL.

Gran parte de los problemas ofensivos han recaído sobre el coordinador ofensivo Greg Roman. La semana pasada Jackson acaparó los titulares cuando indicó en "Rich Eisen Show" que los defensivos estaban adivinando las jugadas de los Ravens en la línea de golpeo.

El entrenador en jefe de los Ravens, John Harbaugh, defendió a Roman cuando se le preguntó qué parte de la culpa recae en el encargado de llamar las jugadas a la ofensiva.

"Greg Roman es un entrenador probado, como todos nuestros entrenadores, y están trabajando duro", sentenció Harbaugh. "Están trabajando duro al igual que los jugadores, para hacerlo bien y anotar tantos puntos como sea posible. Así que lo seguiremos haciendo. El exterior, las críticas, lo que sea, es simplemente de eso, lo entendemos, y simplemente hay que bajar la cabeza, hacer el trabajo y tratar de mejorar. Es una temporada larga en esta liga. Así que, las opiniones van y vienen, todos las tienen, así es como hay que categorizarlo y dejarlo así".

Las dificultades de los Ravens a la ofensiva van más allá de los entrenadores y jugadores. La gerencia enfocó la mayoría de sus movimientos más importantes en la defensiva, adquiriendo en canje al ala defensiva Calais Campbell y al cazamariscales Yannick Ngakoue y usando su selección de primera ronda del draft en el apoyador Patrick Queen. Mientras tanto, otros mariscales de campo jóvenes recibieron receptores abiertos N° 1 esta temporada baja. Los Arizona Cardinals adquirieron a DeAndre Hopkins para Kyler Murray y los Buffalo Bills consiguieron a Stefon Diggs para Josh Allen.

Para que la ofensiva de Baltimore evolucione, el analista de ESPN, Steve Young, cree que los Ravens deben permitirle a Jackson dar el siguiente paso como pasador.

"Tiene que ocurrir un cambio fundamental en esta ofensiva", señaló Young. "Miren a los Cardinals. Vean lo que están haciendo a la ofensiva. Sólo copien eso. La explosividad del ataque aéreo y los acarreos. Han ganado muchos partidos. Han ganado el premio al Jugador Más Valioso, pero no ganarán Super Bowls con esta ofensiva. Y Lamar no va a progresar. Es mucho más talentoso de lo que está demostrando hoy. Pero no le están pidiendo que lo haga. Para mí, tienen que cambiar".

Los juegos más duros que restan a los Ravens en la temporada ocurren en un lapso de cinco días. Baltimore recibe a los Titans (6-3) el domingo y viaja para visitar a los Pittsburgh Steelers (9-0) el Día de Acción de Gracias.

En los últimos encuentros de Jackson contra esas defensivas, ha cometido un total de siete entregas de balón (cuatro intercepciones y tres balones sueltos).

¿Puede esta ofensiva de Baltimore volver al rumbo en el que estaba la temporada pasada?

"No es un tipo de proceso simple, es por eso que no es sencillo", refirió Harbaugh. "Creo que eso es lo que lo hace tan interesante. El proceso seguirá siendo el mismo de siempre. Trabajaremos en eso, decidiremos qué juega y decidiremos qué jugadores con base en contra quién jugamos y qué podemos hacer bien. Así que seguiremos practicando esas cosas para tratar de ser competentes en la ejecución, sobre todo bajo presión. Se necesita mucho trabajo. Si miras alrededor de la liga, lo verás. Así que eso es lo que estaremos haciendo".