¿Cómo convirtieron los Broncos a Kendall Hinton en un quarterback en 24 horas?

Se ganó muchos elogios y un gran respeto por parte de sus compañeros de equipo por lo que intentó hacer el domingo, pero fue una tarea casi imposible

DENVER – Lo que Kendall Hinton y los Denver Broncos intentaron hacer el domingo no tiene precedentes en la era moderna del juego.

Un día después de que Hinton entrara al campo como receptor abierto de la escuadra de prácticas, estaba jugando detrás del centro durante un partido contra los New Orleans Saints. Con el coronavirus arrasando a los mariscales de campo del equipo, los Broncos destrozaron el plan de juego que crearon a lo largo de la semana. Construyeron uno nuevo para un jugador que no había sido mariscal de campo desde su tercer año de universidad, luego intentaron tener una reunión o dos y un mini entrenamiento antes de jugar contra el mejor sembrado de la NFC.

Hinton se ganó muchos elogios y un gran respeto por parte de sus compañeros de equipo por lo que intentó hacer el domingo, pero fue una tarea casi imposible. El resultado fue una derrota por 31-3 ante los Saints con Hinton completando solo 1 de 9 pases para 13 yardas.

“Hizo todo lo que pudo”, dijo el entrenador de los Broncos, Vic Fangio. “… tuvimos una ventana de dos, tres o cuatro horas para prepararlo, lo que obviamente no es mucho… se le pidió mucho, mucho y simplemente no funcionó”.

Los Broncos, ahora 4-7, estaban en un lugar muy estrecho con los mariscales de campo Drew Lock, Brett Rypien y Blake Bortles, quien está en la escuadra de prácticas, removidos entrenamiento del sábado y se les dijo que se aislaran después de ser designados como “contactos de alto riesgo del mariscal de campo Jeff Driskel, quien dio positivo por COVID-19 el jueves”.

“Nunca he sido parte de algo como esto”, dijo el corredor Royce Freeman. “Esto se lo llevo todo”.

La NFL finalmente señaló que, después de analizar toda la información de rastreo de contactos, los tres lanzadores no podían jugar por no seguir el protocolo de uso de cubrebocas o distanciamiento social en una reunión entre ellos el martes y que incluyó a Driskel. Pero los Broncos no recibieron esa noticia hasta el sábado después de comenzar el entrenamiento: los tres quarterbacks inicialmente estaban en el campo y participaron en parte del mismo.

“Definitivamente creo que entienden la situación en la que nos pusieron por no seguir los protocolos”, dijo el profundo de Broncos, Kareem Jackson, de los mariscales de campo. Esos muchachos definitivamente están arrepentidos…”.

Los Broncos le pidieron a la NFL que moviera el juego al lunes u otro día para que los mariscales de campo, quienes dieron positivo esta semana, incluida la prueba del sábado, pudieran uniformarse. Esa solicitud fue denegada. Luego, el equipo preguntó si los entrenadores de control de calidad ofensiva del equipo, los ex mariscales de campo Rob Calabrese y Justin Racati, podrían ser fichados para el juego del domingo. Calabrase jugó por última vez en Central Florida en 2012, mientras que Rascati jugó durante dos temporadas en el Arena Football League luego de su último año en James Madison en 2006. Esas solicitudes fueron negadas.

Eso dejó a los Broncos con Hinton, quien jugó como lanzador durante tres años de sus cuatro en Wake Forest, y un grupo de corredores que podían tomar jugadas directas con ‘apariencia de Wildcats’.

“Bueno, esas eran las opciones, las viste, ‘Wildcat’ en cada jugada (y) Kendall tiene algo de experiencia jugando como mariscal de campo en la universidad así que esas eran nuestras opciones”, señaló Fangio. “… fue frenético como puedes imaginar”.

El coordinador ofensivo Pat Shurmur recortó el plan de juego a unas “20 o 30 jugadas”, según Hinton. Luego llevaron a Hinton y algunos de los otros jugadores de regreso a las instalaciones del equipo el sábado por la noche para tratar de ponerlos a prueba en algunos de los pasos de esa lista limitada de jugadas.

“Al entrar a las instalaciones (el sábado por la noche) … después de eso, volver a la habitación para estudiar”, dijo Hinton. “Y la cuestión de conciliar el sueño, los nervios me iban a mantener despierto o estudiando”.

Los Saints sabían que la necesidad haría que los Broncos corrieran desde el saque y estaban listos. La segunda mejor defensiva contra la carrera de la liga, al entrar al juego vio a los Broncos correr el balón en 33 de sus 44 jugadas contra una línea de golpeo abarrotada. Veintidós de los acarreos de los Broncos fueron de tres yardas o menos. A medida que avanzaba el juego, los Broncos se apoyaron más en los corredores y menos en Hinton, ya que intentó solo dos pases en la segunda mitad, ninguno después de su segunda intercepción del juego con 10:04 por jugar en el tercer cuarto.

“No es como lo planeé en mis sueños, (pero) simplemente tener esta oportunidad, esta experiencia, ha sido increíble”, dijo Hinton, quien estaba en un trabajo de ventas a principios de este mes. “… es una experiencia como ninguna otra… absolutamente esperaba jugar mejor… honestamente, no creo que jugué lo mejor que pude, pero uno o dos días de práctica definitivamente me habría ayudado. Definitivamente creo que podría haber hecho más cosas allí”.

Al final, fue la producción más baja a la ofensiva, 112 yardas, desde una derrota en 1992 ante Washington y la menor cantidad de yardas aéreas en un juego para los Broncos desde 1967.

“Nuestros muchachos aceptaron el desafío”, dijo Fangio. “… Obviamente el resultado no fue agradable, para nuestros mariscales de campo el ponernos en esta posición fue decepcionante, estoy decepcionado de no haber hecho un buen trabajo al venderles la importancia de los protocolos”.